Curso de reproducción de cactáceas en el Bosque Urbano, Ciudad Victoria, Tamaulipas

El pasado 6 se septiembre tuvimos la oportunidad de asistir a un curso súper didáctico de cómo podemos reproducir cactáceas desde semilla de una manera muy rápida, barata y sobre todo sencilla. Tan sencilla que un niño puede hacerlo e ir viendo crecer sus cactus. 
Antes de explicarles un poco acerca del proceso los pongo en contexto. La ONG Tonantzin Tlalli venerable madre tierra A. C. con sede en Ciudad Victoria, Tamaulipas a la orilla de la hermosa sierra madre oriental, se dedica a la difusión de temas medio ambientales a través de la impartición de talleres, eventos, campañas culturales etc. en toda la ciudad pero especialmente en un espacio natural llamado El Bosque Urbano. Éste sitio es en realidad un remanente de matorrales submontanos que quedaron en medio de la urbanización y que aún conserva las especies nativas, sin embargo algunas zonas han estado sujetas a la remoción del suelo e incendios,  quedando desnudas y las cuales están siendo reforestadas con otras especies de árboles no necesariamente nativos pero que de igual manera protegen el suelo y fomentan la atracción de fauna. En éste espacio hay una palapa y una explanada grande en donde se hacen los eventos y el taller de reproducción de cactáceas junto con otros talleres del sábado 6 de septiembre fueron en conmemoración de los 13 años de creada la A.C. Tonantzin Tlalli. 

Además del taller de propagación de cactáceas hubo un taller básico de fotografía de la naturaleza, modelado de arcilla, alimentación sana, trueque de libros y plantas etc. 

Trueque de Libros. Fotografía de Tonantzin Tlalli venerable madre tierra A. C.
Trueque de libros. Foto de Nelly R. de López.

Modelado de arcilla. Fotografía de Tonantzin Tlalli venerable madre tierra A. C.
El taller de reproducción de cactáceas que corrió a cargo del Sr. Sergio Niebla consistió en crear un micro ambiente cerrado para la germinación de semillas de tres especies nativas: Echinocactus grusonii, Echinocactus texensis y Astrophytum myriostigma
Se comenzó extrayendo directamente del fruto las semillas de cada una de las especies. Éstos frutos son parte de la colección que hay en el jardín botánico y UMA: El jardín de las Piedras que se ubica junto a la Tequilera La Picota, una mezcla muy especial de cactus y buen tequila justo a 12km del centro de Ciudad Victoria por la carretera nacional 85 con destino a Monterrey, muy recomendable de visitar.
Frutos de cactácea barril de oro (Echinocactus grusonii). Foto de Diana Arredondo.

Extracción de las semillas. Foto de Nelly R. de López.

Semillas de cactácea barril de oro (Echinocactus grusonii). Foto de Diana Arredondo.
Después de obtener las semillas se procedió a preparar el sustrato dentro de los frascos que nos pidieron para reproducir las cactáceas, nuestra compañera llevó para todas frascos de vidrio de miel, mayonesa, mermelada etc. Primero se agregó grava gruesa, después un poco de agua, pero tan poca como para no cubrir la grava y después una mezcla de tierra, arena y peat moss o materia argánica.
Frasco con grava gruesa. Foto de Diana Arredondo.

La grava solo debe tener el grosor de uno o dos dedos y se le agrega una cantidad mínima de agua. Foto Diana Arredondo.

Posteriormente se agrega sustrato de tierra+arena+peat moss. Foto Diana Arredondo.
 Finalmente dependiendo de la capacidad de cada frasco se colocaron cuidadosamente las semillas repartidas de las tres especies sobre el sustrato, literalmente dejándolas caer y posteriormente se cerró el frasco para no abrirlo hasta que las cactáceas alcancen un buen tamaño para ser transplantadas a una maceta.
 
 El frasco cerrado con agua y sustrato creará un microhábitat en donde la evaporación del agua y posterior condensación en las paredes creará la humedad necesaria para que germinen las semillas. Apenas y un periodo de luz de sol indirecta al día creará la temperatura idónea para que germinen y es fecha de que al menos en mi frasco ya germinaron 5 semillas aparentemente de Echinocactus grusonii. Cuando terminó el taller se nos dio a elegir como obsequio un pequeño bonete de obismpo (Astrophytum myriostigma), una pata de elefante (Beucarnea gracilis) o una cactácea sudamericana (Cereus hildmannianus).
Pata de elefante (Beucarnea gracilis) de obsequio. Foto Diana Arredondo.

Bonete de obispo (Astrophytum myriostigma) de obsequio. Foto Diana Arredondo.
Al término del taller fuimos a conocer el Jardín de ls Piedras y la Tequilera La Picota en donde el instructor y además propietario nos dio un recorrido. Es increíble como éste tipo de sitios recreativos tan interesantes en un país como México en donde está la mayor concentración de cactáceas en el mundo sea a menudo tan poco conocido incluso por los habitantes de Ciudad Victoria.

Tequilera La Picota. Foto de Nelly R. de López.

Cuenco prehispánico. Foto de Nelly R. de López.

El jardín de las piedras. Foto de Nelly R. de López.
Foto de Diana Arredondo.

Foto de Diana Arredondo.

Foto de Diana Arredondo.

Bonete de obispo Astrophytum myriostigma floreciendo. Foto de Diana Arredondo.

Foto de Diana Arredondo.

Foto de Diana Arredondo.

Foto de Diana Arredondo.
Les dejo a término una noticia que anda circulando en las redes de México en donde un cargamento de 297 ejemplares de peyote (Lophophora williamsii) fue incautado por PROFEPA antes de llegar a su destino: Suecia y China.

Valoremos nuestra biodiversidad, nuestra flora, conozcámosla. Éstos talleres son un acercamiento al valor que tienen nuestras plantas, veamos que en otros lados del mundo trafican con nuestras cactáceas y aquí solemos desdeñarlas. Los invito a visitar el jardín de las piedras y sentir el orgullo de vivir en una región del mundo tan diversa.
Anuncios

La conquista de América y la decadencia de los territorios bioculturales

Hoy es un día triste. Hoy se cumplen 521 años desde aquel día que se cuenta, llegó un hombre del viejo mundo a querer descubrir una ruta marítima diferente para llegar a los preciados recursos naturales de la India y se topó con este continente hermoso colmado de riqueza biocultural de polo a polo, actualmente mal llamado América. 
Los dioses, enferemedades, animales y plantas invasoras llegaron con ellos y se desperidgaron como pólvora bajo un yugo sangriento de españoles ávidos de tierras y una vida lozana, llevándose a su paso las vidas de los oriundos, que como vulgarmente dicen, fueron engañados para intercambiar oro por espejitos, aunque lo más preocupante no fue intercambiar nefasto oro, sino fue intercambiar sierras, ríos, mares y desiertos por un modo de vida estúpidamente “civilizado”, que terminó por hundir en el crepitar insulso de las hogueras inquisidoras, siglos y siglos de sabiduría etnobiológica y cosmogónica de la verdadera historia de esta tierra. Poco se ha podido rescatar de esos códices que ardieron en el fuego. Afortunadamente una poca de esa sabiduría quedó en la carne viva de los  habitantes nativos, sin embargo fue obligada a mezclarse y transformarse para el agrado de un dios cristiano, por miedo a morir como los códices, en las llamas de ese infierno ficticio que tanto asusta a los creyentes, sin darse cuenta que el infierno fue aquí en la tierra y sigue siendo.
Al caer los conquistadores como plaga, los métodos de aprovechamiento de los recursos naturales dieron un vuelco, pues con ayuda de bueyes y caballos, con ingenios y moliendas, con pólvora y el peor de todos: la idea de patrón y peón, fue más fácil desbrozar los campos, talar las montañas, desvíar el río y matar a cuanto animal de monte se apareciera por las villas.
¿Y todo para qué? para venir a implementar un modo de vida civilizado en base a creencias religiosas, ciudades ordenadas, vida urbanita alejada de los montes y su barbarie silvestre, vida racional y amor ciego a un monarca que vivió a miles de kilómetros al otro lado del mar. Absurdo.
Y los nativos fueron obligados a someterse a este nuevo régimen, alejarse a los montes agrestes o perecer violentamente.
Situándome en mi nación biocultural,  José Escandon por ejemplo, fue según cuentan, ilustre domador del fiero seno mexicano (actual Tamaulipas, sur de Texas y parte de la huasteca Veracruzana), fundó 14 villas en nombre del Reino de Santander, villorrios de españoles y mestizos desperdigados al achecho de los salvajes Chichimecas, pero antes de aquella empresa, no fue sino un cobarde asesino de Pames, dejando su estela sangrienta en la Sierra Gorda de Querétaro antes de llegar a conquistar Tamaulipas, borrando ahí del mapaa decenas de pueblos de la nación Chichimeca, de quienes no conoceremos jamás su cultura, su lengua, su visión del universo…jamás. 
Asesinos de biocultura fueron y siguen siendo los conquistadores, ya no solo blancos ni europeos, sino de todo credo y procedencia, nefastos seres ávidos de riqueza inmediata que han decidido conquistar a punta de violencia pueblos nahuas, tepehuas, teeneks y totonacos en la sierra madre oriental para abrirle heridas a los cerros, para sacar sus metales, llenarlos de agua, hacer electricidad y demás parafernalias capitalistas.
Abramos los ojos, la conquista sigue, la conquista del pensamiento lleva como panacea la ignorancia, la conquista de los recursos lleva como panacea el progreso, la conquista de la vida lleva como panacea el desarrollo.
No importa ya el color de la piel, todos quienes atentan por extinguir de una u otra manera la riqueza biocultural de los territorios naturales son culpables, el que niega sus raíces y hace oídos sordos al genocidio y ecocidio es culpable, el que alaba la globalización, la tecnología y la ciencia por encima de sus lazos con la naturaleza también lo es. 
No seamos culpables y abracemos con fuerza nuestra verdadera identidad, nuestra región biocultural, nuestros saberes perdidos, nuestros mares, sierras y cielos, enseñemos a los niños a creer en otro México, el México libre de pensamiento, el México mestizo que añora su pasado indígena y lo enaltece, no lo borra ni lo olvida. Muera para siempre la festividad de el Descubrimiento de América.  

Plantas ornamentales y nativas que se encuentran en la Sierra Madre Oriental de Nuevo León

Buenas tardes. He andado ausente debido a cuestiones académicas, pero eso si, muy satisfecha con la labor que realizo colectando datos de la flora en la sierra. Aún así me he dado el tiempo para mostrarles unas láminas que contienen fotografías de algunas de las especies nativas de la sierra más bonitas que pueden ayudar a decorar, atraer polinizadores y fauna, además de verdear, ser especies alimenticias o medicinales, proteger y regrescar nuestros patios y jardines en un clima como la ciudad de Saltillo, Coahuila, Monterrey, Nuevo León o Ciudad Victoria, Tamaulipas. 
Muchas de ellas ya se consiguen en viveros, otras las cultiva la gente serrana, varias tienen algún estatus de conservación pero habiéndolas conseguido en viveros certificados nos aseguramos de no estar dañando sus poblaciones y al contrario, tenemos la oportunidad de reproducrilas y dispersarlas desde nuestras casas para familiares, amigos y vecinos.
Les dejo aquí la información y espero se animen a sembrar estas especies en sus hogares.

La foto de la anacua y el colorín son de internet debido a que los que tengo aquí en la casa no tenían su flor.

Asuencias y novedades

Este 2012 he escrito muy poco en el Blog. La verdad que ha estado muy abandonado, pero las horas de trabajo de la tesis de Maestría han valido mucho la pena, y me he abstraído casi por total en ellas, bueno y en informarme acerca de la política, ya saben, con eso de que el 1 de julio se acerca…
Uno de los problemas principales que nos encontramos para proteger la biodiversidad mexicana es sin duda que ni siquiera sabemos lo que tenemos, ¿cómo vamos a proteger lo que ni siquiera sabemos que está ahí?. 
Ya muchos trabajos de investigación se han hecho en México, sobre todo respecto a los grupos más carismáticos de las ciencias naturales, como los grandes mamíferos, las aves, los reptiles, etc.; muchos de los biólogos que conozco son zoólogos, pocos botánicos, y si a eso le sumamos que los pocos botánicos que hay suelen inclinarse por algún grupo de plantas ya sean los zacates, las leguminosas, las plantas útiles, además ni se diga de los botánicos entisiastas de las cactáceas, las orquídeas y los árboles de las selvas tropicales, pues al final quedamos muy pocos los que hemos decidido especializarnos en una biorregión. Y al final, a eso he decidido dedicarme, al estudio y conservación de la flora que hay en la biorregión montañosa de la Sierra Madre Oriental, especialmente la porción de la Gran Sierra Plegada y el Carso Huasteco.
Actualmente me he ido estudiándola por partes, es imposible humana y economicamente halando, estudiarla toda a la vez, estudiar una porción montañosa de más de 800 km en 4 o 5 estados dividida por zonas es la meta que persigo. Obviamente por mi orígen, actualmente estudio porciones de la franja de montañas que cruza el estado de Nuevo León. Hace 3 años estudié la Sierra Gorda en Querétaro, y ahora tengo planes de pasarme a Tamaulipas, San Luis Potosí, y quizá Guanajuato e Hidalgo, todo a su tiempo. 
Además, siempre he creído que las mejores investigaciónes se logran en zonas que han sido poco exploradas, y con la cercanía con la ciudad de México, muchos bosques de Hidalgo, Veracruz y Puebla, ya están más que estudiados, y además tristemente están llenísimos de comunidades rurales que imposibilitan el desarrollo normal de la vida silvestre y se han vuelto ecosistemas muy humanizados. Por ello no me he animado del todo a lanzarme para allá.
Prefiero sin duda, Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí, estados que por mucho, conservan áreas serranas aún prístinas. Actualmente me encuentro en espera de presentar el exámen que me permita seguir llevando a cabo una investigación de Doctorado con acentuación en Ciencias y el Manejo de los Recursos Naturales, y por obvias razones he elegido a la zona culturalmente denominada Huasteca, para continuar con la investigación de la flora de la Sierra Madre Oriental.
Fruto de todo este esfuerzo que comenzó desde el 2008, es la creación de nuestra ONG, que lleva por nombre Rumbo a la Sierra Madre Oriental A. C., y la cual ya está en visperas de ser dada de alta y próximamente abriremos nuevos proyectos no solo de flora, sino también de fauna. Esperemos que la segunda mitad del 2012 traiga consigo muchos proyectos. Si desean conocer más acerca de las actividades que estaremos realizando no duden en darle una leída a la pestaña del menú prinpal del blog: ¿Qué hacemos?

Como sea, todo esto apenas comienza, pero esperamos comenzar con muchas investigaciones, aunque tengamos como siempre, que estirar el presupuesto. Con todas las ganas y eso es lo que cuenta. ¡¡¡Un saludo cordial a todos!!!

Perfil histórico cultural de Ciudad Mante

Hace poco más de un mes, tuve la fortuna de acompañar a una querida amiga a su tierra natal, Loma Alta, ejido de Gómez Farías, en la mera huasteca Tamaulipeca a la altura de la carretera nacional 85. Además de eso también me invitó a conocer ciudad Mante, bella ciudad por la cual una vez pasé en el 2006 cuando veníamos un amigo biólogo y yo en un autobús desde Ciudad Valles con destino a Monterrey,  en aquel entonces hicimos un viaje de fin de cursos a la Sierra Gorda, y ya veníamos bastante cansados de regreso que ni me percaté siquiera de las calles de la ciudad, por lo que en esta ocasión si tuve la fortuna, comímos ahí unas exquisitas y gigantescas quesadillas, fuimos al mercado, conocí a las despeinadas, esos camiones atiborrados de varitas de caña directo al ingenio, anduvimos en sus callles y hasta nos tomamos una refrescante agua de guapilla!!! Ya en casa de nuestra amiga, cortamos mangos, mangos de todas variedades, además de los ciruelos de la tierra caliente de la especie Spondias mombin, y ni qué decir de las naranjas, chirimoyas, limones, plátanos, aguacates y gran variedad de frutas nativas y naturalizadas.

Leyendo un poco sobre el Mante, me encontré con esta reseña del cronista de la ciudad, espero la disfruten tanto como yo y se animen a conocer tan hermoso municipio del sur del estado de Tamaulipas.

PERFIL HISTÓRICO CULTURAL DE CD. MANTE

Por: Sr. Juan José Mata Bravo (Cronista de la Ciudad)

La región de lo que hoy es el Mante fué conocida por su nombre huasteco de los “cinco potreros de Tamatán”, palabra que ésta en lengua “Tenek” o huasteca que significa “Lugar de canoas”.

Según diversos documentos, era sumamente insalubre a causa de las inundaciones que sufrían las tierras al desbordarse los ríos regionales, principalmente el río Mante, cuyas aguas permanecían meses sin salida dando lugar a la formación de gruesas capas de lama, que se convertían en campo propicio para la proliferación de zancudos, además de que abundaban los “tábanos”, insecto cuya picadura es sumamente dolorosa. Por ésas razones no se produjeron asentamientos humanos de colonos españoles o criollos, ya que no soportaban la insalubridad de la zona, a la que, sin embargo, reconocían como muy fértil y adecuada para diversos cultivos.

Conforme a investigaciones de varios estudiosos, en éstas tierras vivían tribus indígenas de “recolectores-cazadores”, pero con el predominio de pames, chichimecas y janambres. Sobre todo éstos últimos representaban un formidable escollo para los intentos colonizadores, pues atacaban indiscriminadamente a todos los que pretendieran asentarse en cualquier punto de “Tamatán”.

Refieren distintos relatos que los janambres hostilizaban continuamente a los colonos y cuando éstos trataban de repeler los ataques, los indígenas se refugiaban entre el monte formado, entre otras, por una planta muy espinosa, llamada “choveno” o “sinvergüenza’, de donde no había poder humano que los hiciera salir.

Existen, por otra parte, indicios de que desde muy temprano en la conquista de México, la región de El Mante actual fue visitada por varios misioneros agustinos, entre ellos Fray Juan de Mesa, Fray Nicolás de San Paulo (de apellido Witte); Fray Comelio de Bye y Fray Antonio de Roa, quienes misionaron en sitios como el Tamezín (Tamesí, Tanchipa (Tanchipa) y Tanguanchín; ésto según datos aportados por la doctora Patricia Osante en su obra “Orígenes del Nuevo Santander”.

Pero, según las evidencias disponibles, ninguno de ellos estableció alguna misión u otro asentamiento o, por lo menos, ninguna de las fuentes consultadas da razón de ello. Por lo tanto, los “Cinco potreros de Tamatán”, que también se conocían como el “Frondoso paraje de Canoas”, quedaron fuera de las fundaciones oficiales, inclusive de las escandonianas.

La mala calidad de las tierras de San Juan Bautista de Horcasitas (hoy Magiscatzin, municipio de González), fundado por José de Escandón el 11 de mayo de 1749, obligó a varios de sus colonos a incursionar hacia el lado de la Sierra de Tanchipa, incluyendo los alrededores del nacimiento del Río Mante, donde abrieron al cultivo una gran cantidad de tierras fértiles que les garantizaban excelentes cosechas de maíz, frijol, caña de azúcar, chiles y hasta frutales, con lo que aseguraban la subsistencia y obtenían remanentes considerables para comerciar.

Así, en noviembre de 1750, estando Escandón en visita de inspección en Horcasitas, encuentra ya consumado el hecho de la apertura de estas tierras encontrándola justificada y procede a gestionar la donación de las mismas al obispo de Manila, don Manuel Antonio Rojo de la Fuente y Vieyra, quien accedió a lo solicitado por considerarlo de justicia.

Luego de los trámites y de las diligencias requeridas, Escandón ordena al capitán Juan Antonio de Barberena tomar posesión de las tierras de los “Cinco potreros de Tamatán”, lo que según testimonio del propio Barberena ocurre el ocho de marzo de 1764, levantándose la lista oficial de los colonos mercedados, pertenecientes a las parcialidades de indios huastecos y olives que habitaban en Horcasitas. Miguel Velázquez y Ausencio Hemández representaban a los primeros y Andrés Gómez a los segundos. Treinta cinco colonos fueron ubicados en las inmediaciones del nacimiento del Río Mante y sesenta y seis más desde El Abra hasta Tanchipa.

Con base en éstos datos, algunas personas consideran ésta fecha y a éstos colonos como los fundadores de lo que se conocía como “Frondoso paraje de Canoas”, más tarde “Rancho Canoas”, posteriormente Villa Juárez y actualmente Ciudad Mante.

Sin embargo, debernos reconocer que un reparto de tierras no significa, necesariamente, la fundación de un poblado y, en ese sentido, la actual Ciudad Mante no tiene una fecha precisa de fundación.

Zamia fischeri, chamalillo

Los chamales o cycadas son integrantes ineludibles de la flora serrana, se encuentran creciendo en suelos calizos y son característicos de los matorrales submontanos, los encinares y los bosques tropicales caducifolios. Las semillas provenientes de los conos femeninos de la especie Dioon edule, fueron usadas antiguamente por las etnias de origen Chichimeca que habitaron la Sierra Madre Oriental, siendo aún más importante como alimento que el propio maíz, especialmente en los estados de San Luis Potosí y el norte de Querétaro.
Aunque con la introducción del maíz como alimento básico, el uso de las semillas de chamal ha ido en desuso, en algunas partes del estado de Nuevo León y Tamaulipas la gente aún sabe cocinar tamales, panes y tortillas con la harina que se obtiene de las semillas, sobre todo en época de escasez cuando ni siquiera la milpa da buena cosecha, y más en estos tiempos de sequía en el noreste de México.
A continuación les dejo la descripción de una especie de chamal que conocí cuando vivía en la Sierra Gorda de Querétaro, que hasta donde yo sé no se consume, pero es un chamal enano de porte muy ornamental y que actualmente se encuentra amenazada no solo por su saqueo sino por ser tóxico para las vacas que lo consumen, así que es extirpado como maleza no deseada de los potreros donde crece en grandes cantidades. 
Nombre común registrado en la zona: chamalillo.
Nombre común registrado fuera de la zona de estudio: amigo del maíz.
Planta pequeña, semejante a un helecho, de 30 a 100 cm de alto; tronco hipógeo, de 10 a 20 cm o más de largo, de 4 a 6 cm o más de diámetro; hojas de 15 a 90 cm de largo, de 8 a 20 cm de ancho, ascendentes, erectas o descendentes, pecíolo y raquis inermes, foliolos 20 a 32 o más, oblanceolados a ovados, de 5 a 14 cm de largo, de 1.5 a 4.5 cm de ancho, ápice agudo, margen denticulado, nervaduras inconspicuas en el envés, de textura papirácea, glabros; microstróbilos 1, 2 o más, cilíndricos a cónicos, de 4 a 6 cm de largo, de 1.5 a 2 cm de diámetro, tomentosos, cafés, microsporofilos cuneiformes, sus caras externas hexagonales, truncadas, con una ranura horizontal; megastróbilos 1 ó 2, cilíndrico-ovoides, hasta de 7 cm de largo y 4.5 cm de diámetro, cafés oscuros en la juventud, volviéndose verdes oscuros al madurar, época en que pierden el tomento, megasporofilos cuneiformes, peltados, sus caras externas hexagonales en la juventud, volviéndose escutiformes al madurar; semillas ovoides, de 1.6 cm de longitud, de 1.3 cm de diámetro, sarcostesta rosada en la juventud, roja al madurar.
Elemento poco frecuente que habita en el bosque de encino, en el tropical caducifolio y en el mesófilo de montaña del extremo noreste de Querétaro. Alt. 250- 950 m. Época de producción de conos de abril a diciembre. Especie distribuida a lo largo de la Sierra Madre Oriental de Nuevo León a Veracruz. N.L., S.L.P., Qro., Ver. (Tipo procedente de un individuo cultivado en Europa: F. A. W. Miquel s. n. (U)). Como otras Cycadales, la planta se extrae y comercia para fines ornamentales y está considerada como amenazada con la extinción.
Tomado del fascículo 71- Zamiacaeae, de Flora del bajío y de regiones adyacentes.

Trayectoría de un huracán

 

Ni a pedir de boca el clima en Nuevo León ha sido bastante favorable desde mediados de la primavera. Cielos nublados y lluvias ligeras han puesto un verdor intenso en nuestras montañas, desde principios de abril se respiran aires diferentes, aires frescos y húmedos provenientes del golfo, los vientos alisios a diferencia del año anterior tórrido y monótono, han traído consigo la dicha de la lluvia, más sin embargo como todo en el planeta, la lluvia y las tormentas siguen ciclos y porcesos y este año vendrá mas cargado de agua que otros años y sin sospechar, pronto caerá tanta agua del cielo que sobrepasará por muchísimo las expectativas no solo de la década, sino de toda la historia conocida para el estado de Nuevo León.
El huracán Alex fue el primer ciclón tropical de la temporada de huracanes en el Atlántico de 2010. Formado a partir de una potente onda tropical, se desarrolló lentamente en el mar Caribe y se desplazó hacia el Oeste mientras se organizaba e intensificaba hasta tocar tierra al Norte de la Ciudad de Belice.
El 12 de junio, una onda tropical proveniente de África Occidental se desplazó a lo largo de la Zona de convergencia intertropical. El 20 de junio, fue monitoreada por el Centro Nacional de Huracanes (CNH) por primera vez mientras cruzaba las Islas de Barlovento y en un ambiente marginalmente propicio para su desarrollo, debido a la cizalladura del viento en los niveles altos de la atmósfera. Al día siguiente, se organizó y el CNH pronosticó una posibilidad del 50 por ciento del desarrollo en una depresión tropical dentro de dos días siguientes mientras esparcía abundante convección sobre Puerto Rico, La Española, Jamaica y el Este de Cuba. Perdió organización al día siguiente. Sin embargo, las condiciones en los niveles atmosféricos altos todavía eran favorables para el desarrollo. El 24 de junio, el sistema nuevamente recobró fuerza hacia el Sur de Jamaica, aunque aún con poca organización. Hacia las últimas horas de ese día, la actividad eléctrica del sistema fue en aumento y comenzó a bajar la presión atmosférica en la zona afectada. Los cazadores de huracanes volaron sobre la área al día siguiente y encontraron una circulación bien definida, y basado en los datos que recolectaron, el CNH comenzó a emitir boletines sobre la formación de la Depresión Tropical Uno, el primer ciclón tropical de la temporada 2010 en el Atlántico. El 26 de junio el CNH elevó el sistema a intensidad de tormenta tropical, bautizándoselo Alex.
Es sábado 26 de junio, el Gobierno del Estado de Quintana Roo emitió la Alerta Azul de peligro mínimo (aviso), y pidió a la población estar atenta a la evolución del fenómeno. De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (CNH), se ha emitido aviso de tormenta tropical para la costa de Belice y la costa Este de la Península de Yucatán, desde Chetumal hasta Cancún. Este aviso significa que condiciones de tormenta tropical (vientos y lluvias intensas) se pueden registrar en algunos de los lugares dentro del área en las próximas 36 horas.
Aquí se muestran las primeras investigaciones sobre el huracán:
A las 20:00 horas del mismo sábado, la tormenta se degradó a depresión tropical 9 cuyo centro e encontraba cerca de la latitud 16.6 Norte, longitud 83.7 Oeste, y se mueve hacia el Oeste-Noroeste a 17 km/h. Se esperaba que continuara así los próximos días, y con esta trayectoria llegaría a las costas de Quintana Roo, ese sabdo por la tarde-noche.  El fenómeno presentaba vientos máximos sostenidos cercanos a 55 km/h y ráfagas más intensas: se esperaba su fortalecimiento hasta convertirse de nuevo en tormenta tropical esa noche de sábado. De acuerdo con los pronósticos, generaría lluvias de 20 a 70 milímetros, con la posibilidad de precipitaciones más intensas en algunas partes de la Península de Yucatán. Esa misma noche y durante las primeras horas del domingo, la tormenta cruzó la península sin mayores daños. Se esperaron fuertes lluvias para todo el estado de Quintana Roo durante el domingo.
El lunes 28 de junio, a las 4:00 am hora de México, el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos reportó la presencia de la tormenta tropical a unos 115 km al oeste de campeche y a unos 710 km al este- sureste de Tampico, la cual continuó ganando fuerza durante todo el lunes mientras se alejaba lentamente de la península de Yucatán, la cual cruzó durante el fin de semana, dijeron meteorólogos.
La tormenta sostuvo vientos de 85 kilómetros por hora, y se esperaba que alcanzara el grado de huracán el lunes por la tarde o en la noche o durante el martes. En la noche del mismo lunes 28 de junio se emitió una advertencia de huracán para la costa de Texas al Sur de Bahía de Baffin hasta el Río Grande, al aproximarse Alex a la costa. El gobierno de México también emitió una advertencia de huracán la frontera en la desembocadura del Río Grande al Sur hasta La Cruz, en el estado de Tamaulipas. Se emitieron también advertencia de tormenta tropical para Texas, desde Port O’Connor al Sur hasta Bahía de Baffin y en México, desde La Cruz hasta el Cabo Rojo. Además, Rick Perry, gobernador de Texas proclamó 19 condados como zona de desastre, en vistas a las repercusiones que el ciclón podía tener en su estado. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama también declaró el estado de emergencia y liberó fondos federales para 25 condados de Texas. 
Durante el martes 29 de junio los pronósticos pusieron al entonces huracán Alex, alcanzando la categoría 3 de la escala Saffir-Simpson, con vientos superiores a los 175 kilómetros por hora y con ráfagas de hasta 210, para el próximo jueves.  El Huracan Alex 2010 se movió al oeste noroeste a 9 kilómetros por hora, y se esperaba que se moviera en dirección noroeste por los próximos dos días para comenzar a acercarse peligrósamente a las costas de Tamaulipas el jueves. Para entonces giraría hacia el oeste, pero no suciedió asi, pues siguio firme en su trayectoria hacia el noroeste. El mismo 29 de junio las autoridades de Tamaulipas comenzaron a evacuar los residentes de las áreas costeras de los municipios de Soto la Marina, Matamoros y San Fernando.
El 30 de junio, la Secretaría de Educación y la Agencia de Protección Civil del estado anunciaron el cierre de las escuelas durante la tormenta. Se abrieron 13 refugios en Reynosa, 22 en Matamoros y 10 en San Fernando, a donde se trasladaron unas 3.000 personas. En todo el estado, se solicitó la evacuación de unas 20.000 personas a áreas más seguras. Ese mismo día, las escuelas de Nuevo León fueron cerradas por al menos 24 horas, y más tarde lo hicieron la Universidad Regiomontana, la Universidad de Monterrey y la Universidad Autónoma de Nuevo León. En Monterrey se ordenaron evacuaciones obligatorias a lo largo del Río Santa Catarina, así como el traslado de 5.000 familias de las partes más altas de la ciudad. Se abrieron en el estado más de 100 refugios. En Coahuila no se suspendieron las clases, ya que se esperaba el debilitamiento de Alex.
El Servicio Meteorológico Nacional (Estados Unidos) en Brownsville, Texas, publicó un aviso de inundación para la región sur del estado, ya que se preveían intensas lluvias por hasta 18 horas con potencial de inundaciones, especialmente en áreas de drenaje lento como las afectadas por el huracán Dolly de 2008. Se abrieron refugios y se organizaron evacuaciones voluntarias en la Isla del Padre , donde al menos unas 1.000 personas buscaron protección.
Alex se convirtió esa noche en huracán y se pronosticó que su centro tocaría tierra la tarde o noche de este miércoles en la costa noreste de Tamaulipas, México, o el sur de Texas, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos. Alex tuvo vientos máximos de 120 kilómetros por hora y fue el primer huracán de la temporada del Atlántico. A las 03:00 GMT su centro se ubicaba a 315 kilómetros al sureste de La Pesca, México, o a 415 kilómetros del sureste de Brownsville, Texas. El huracán se desplazó en dirección oeste a una velocidad de 15 kilómetros por hora, pero se esperaba un movimiento general oeste-noroeste en las próximas 24 horas. 
El huracán Alex entró a tierra el miércoles en el noreste de México, provocando tornados en Texas, obligando a desalojos de la población en ambos lados de la frontera y ocasionando olas que frustraron los trabajos por limpiar un colosal derrame petrolero. Alex entró por la costa del estado nororiental mexicano de Tamaulipas, en una franja costera escasamente poblada, unos 177 kilómetros (110 millas) al sur de Brownsville, Texas, con vientos cercanos a los 169 kilómetros por hora (105 mph).

Reportando desde la Pesca Tamaulipas:

La dependencia de protección civil en Matamoros, ciudad mexicana fronteriza con Brownsville, informó que las lluvias causadas por Alex habían inundado ya unos 30 vecindarios ahí. El Centro Nacional de Huracanes en Miami informó que Alex entró a tierra alrededor de las 0200 GMT y siguió hacia el poniente, avanzando a unos 16 kph (10 mph). Cientos de personas fueron trasladadas a un albergue, dentro de un auditorio en el poblado de San Fernando, a unos 128 kilómetros (80 millas) del punto por donde ingresó Alex, para después desviar su trayectoria hacia el Centro de la Entidad.
Las intensas lluvias comenzaron a hacerse presentes en Nuevo León a partir del miércoles 30 de junio, mientras que unos 193 mil usuarios quedaron sin electricidad en Ciudad Victoria, Matamoros y San Fernando, por lo que los servicios bancarios, los semáforos y las distribuidoras de gasolina se colapsaron. El transporte quedó paralizado. Un recuento preliminar de daños dado a conocer por el gobernador tamaulipeco, Eugenio Hernández Flores, indicó que los municipios más afectados fueron los de Soto la Marina, San Fernando, Villa de Casas, Varilla, Llera, Jaumave, Miquihuana y Ciudad Victoria, en esta última se paralizó la actividad económica, además de que todas las radiodifusoras locales dejaron de transmitir.
En Nuevo León reportaron cinco muertos y tres desaparecidos en la zona metropolitana de Monterrey, donde se suspendieron las clases en cinco mil 300 planteles, con más de un millón 100 mil alumnos; hubo inundaciones en avenidas y el desalojo de cientos de familias. Según un primer balance, fueron desalojadas más de cuatro mil personas de zonas inundadas, 61 mil 320 usuarios se quedaron sin luz y suspendieron el abasto de agua a 70 mil usuarios del municipio de Santa Catarina y a 40 mil de García. En la zona metropolitana de Monterrey unos 25 mil trabajadores no acudieron a laborar y 50 empresas suspendieron sus actividades. En el sector productivo se registró un ausentismo de 20% y 25%; los pequeños comercios cerraron.
Desde el río Santa Catarina en Monterrey, Nuevo León.

Informaron el cierre a la circulación por corrientes de agua en las carreteras Saltillo-Monterrey, Ciudad Victoria-Monterrey, Linares-San Roberto, que dejaron colapsadas las vias de comunicación del estado de Nuevo León.
Durante el miércoles y de pasar sobre Ciudad Victoria, el huracán cambió su curso inicial al noreste hacia el sureste, pocicionándose a 85 km al oeste de dicha ciudad sobre la Sierra Madre Oriental, causando la crecida de los ríos de la sierra, dejando incomunicadas a las poblaciones serranas.
 
Durante la mañana del jueves se encontraba cerca de la latitud 24,3 grados norte y de la longitud 97,8 grados oeste. El fenómeno se mueve hacia el oeste a 17 kilómetros por hora. Durante el jueves la lluvia no cesó. En las zonas más críticas de Nuevo León, como La Estanzuela, se llegaron a registrar 700 mm, la cantidad de agua que cae en todo un año en el estado. Basta hacer la comparación: hace 22 años, el 17 de septiembre de 1988, el Gilberto dejó una estela de destrucción y muerte en Nuevo León con 300 milímetros de lluvia en unas cuantas horas, principalmente sobre el sur y centro del estado. 

 Todavía no llegaba el mediodía del jueves cuando el río Santa Catarina ya lucía a su máxima capacidad.
Sin embargo, había una diferencia abismal con el meteoro de hace 22 años: cuando Gilberto golpeó en Monterrey su fuerza se sintió en unas cuantas horas, una noche larga que regaló a los nuevoleoneses una mañana lluviosa para dejar después una tarde apenas nublada y nada más. En esta ocasión el comportamiento del huracán fue muy distinto, y a pesar de que había dejado sentir su efecto desde la noche del miércoles, habían pasado 30 horas y la lluvia no aminoraba: en momentos tendía a agravarse.  Democrática, la lluvia cayó no sólo en la zona metropolitana, sino en todo el estado y especialmente las zonas montañosas que alimentan los cañones de la zona de La Huasteca, y con ello, dan vida al río Santa Catarina.

El viernes y después de seguir una trayectoria que cruzó la Sierra Madre Oriental rumbo al altiplano potosino, Álex desaparece cercano a Zacatecas con un rastro de lluvias torrenciales y ríos desbordados que han arrastrado todo lo que han encontrado a su paso. El nordeste de México ha sido el más castigado por el primer huracán de la temporada, que se ha disipado hace tan sólo unas horas en las montañas del interior del país. Sus efectos, lejos de las fuertes rachas de viento que se esperaban, han sido los de una tormenta tropical que ha ocasionado una fuerza inusual de las aguas que bajan de las partes altas de la sierra destrozando todo a su paso en la ciudad de Monterrey.

Así quedó la Huasteca, por dónde baja el agua de la Sierra a Monterrey:

El aguacero ha anegado calles y ha dejado sin luz y agua potable a más de 60 mil personas tan sólo en Monterrey. Otras 4.500 han tenido que ser evacuadas de emergencia a pabellones deportivos donde han tenido que pasar la noche mientras se cuantifican las casas afectadas.
El sábado 3 de julio por la tarde salió un poco el sol. Después de la muerte del meteoro, vendría el catastrófico recuento de los daños que sin duda alguna pudieron haberse prevenido de no ser por la terquedad de las personas a vivir en donde no se debe.

Como alguna vez pasó, la Huasteca volvió a ser un río: 

Fuentes:
Periódico Milenio
The Associated Press April Castro en Austin contribuyó a este despacho. Copyright © 2010 Associated Press.

Las Noticias  Televisa Monterrey

Periódico Reforma