El Cañón del Río Pilón

El río pilón nace en las profundidades  encañonadas de la sierra madre oriental del estado de Nuevo León, en el municipio de Rayones y sus aguas son afluentes del río San Juan, el más caudaloso del estado que a su vez forma parte de la cuenca del Río San Fernando.

Al bajar por la sierra ha creado otro cañón que desemboca en el municipio de Montemorelos, junto a la comunidad de Puerta de la Boca. Desde aquí se puede realizar un recorrido ameno entre el cauce, aunque debido a los huracanes Alex en el 2010 e Ingrid en el 2013 las aguas han dejado en malas condiciones los caminos, que definitivaente es algo positivo pues evita la circulación masiva de vehículos 4 x 4 que maltratan el cauce del agua.
Entrada al cañón del río pilón desde la comunidad Puerta de la Boca.

La vegetación que domina en ésta zona que se ubica a 600 msnm es de matorral submontano.

Aunque también podemos ver que al lado del cauce hay manchones de vegetación riparia la cual está representada por los hermosos sabinos o ahuehuetes (Taxodium mucronatum) el árbol de México.

El agua baja cristalina desde el municipio de Rayones.
El recorrido comienza a un lado del cauce, donde es posible ver una gran biodiversidad, desde plantas en floración tanto rupícolas como acuáticas, insectos, aves y rastros de otros organismos. Se puede ir a un lado del agua observando la vida asociada al agua que corre así como a las laderas rocosas que enmarcan el cauce del agua como lo son plantas asociadas a taludes rocosos y de piedra conglomerada.
Egagrópila de tecolote o lechuza, se puede observar la carcasa de un insecto de color verde brillante.

Grilleta Pterophylla beltrani.

Crasa que es muy utilizada como ornamental en las casas. Sedum palmeri.

Otra crasa que también es muy usada como ornamental. Sedum wrigthii.

Un microecosistema de las rocas: lechuguillas, crasas y siemprevivas entre los atisbos de suelo entre litosoles.

Agregar leyenda

Pata de vaca Bauhinia machranthera, la planta más ampliamente distribuída en la sierra madre oriental.

Un saltamontes inmaduro, se le pueden observar sus pequeñas alas sin desarrollar del todo.

Una Mascagnia macroptera, una planta característica del matorral submontano.

Frutos de Mascagnia macroptera.

Frutos ya secos, adentro contiene su semilla. La especie macroptera se refiere al ala grande que cubre la semilla.

Otra vista de los frutos de Mascagnia macroptera.

Una planta muy asociada a los cuerpos de agua: Lobelia cardinalis.
Más adelante como a 1km de distancia de Puerta de la Boca se encuentra un venero. Los veneros son salidas de agua a través de la roca, esto se debe al proceso geológico a través del cual el agua de lluvia que cae sobre las montañas se filtra entre las grietas de la misma llegando por gravedad a los huecos subterráneos que hay en ellas, especialmente las montañas de orígen sedimentario que son de rocas muy porosas y permeables, cuando el agua que se junta dentro de los montañas llena las cavidades se forman acuíferos que buscan filtrarse por alguna grieta más abajo por gravedad, el agua se sigue acumulando y la presión aumenta busca salir por las zonas más blandas de roca creando así los veneros que escurren hacia la libertad, brindándonos del agua limpia. En el recorrido está un venero impresionante, el más impresionante que hayamos presenciado. 
Venero en el cañón del río Pilón.

Un venero es un escurrimiento de agua que escapa de las parte subterráneas de la roca que compone las montañas.

El agua brota.

El agua permite el desarrollo de especies asociadas a los cauces de agua como el lampazo u oreja de elefante Xanthosoma robustum.

El venero su ubica sobre un talud de roca en la parte sur del cañón.

El crecimiento de lampazos crea umbría que sirve de refugio a especies asociadas al agua, princopalmente anfibios.

Puee verse el crecimiento de helechos y lampazos por la cantidad de agua que brota del venero.

Se forman pequeñas cascadas de agua cristalina y helada por venir de las profundidades de la roca.

Junto al venero se halla un altar a la virgen de Guadalupe.
Conforme vamos avanzando a menudo el camino se interna en las laderas del cerro, alejándose del agua y permitiendo ver el matorral submontano más de cerca con otro tipo de plantas, aunque en repetidas ocasiones el camino de nuevo baja y no en pocas veces cruza el cauce, por lo que si viene crecido el paso se torna imposible en vehículos o a pie, estas características hacen que este tipo de lugares se conserve a salvo de las actividades humanas debido a la inaccecibilidad.

Siguiendo el río. Sobre las laderas se pueden observar matorrales submontanos y bosques de encino.
Hay partes donde el río hace recovecos y se hace más profundo.
Matorral submontano, un lugar muy umbroso.

El río adquiere tonalidades turquiesa debido al agua limpia y los minerales que arrastra.

Camino por entre el matorral sumbontano.

Cerca con postes de madera y alambre de púas que delimita los ranchos.

Conforme se avanza en el matorral submontano podemos apreciar otro tipo de especies interesantes, algunas de ellas como la parra silvestre, inimaginables para muchísimas personas que creen que en nuestras sierras no hay alimentos comestibles. En las zonas serranas hat también muchos sitios que sirvieron posiblemente de cobertizos para los antiguos chichimecas, eran lugares con agua, con cuevas y con plantas y animales comestibles. Atrás del venero encontramos una agradable oquedad muy fresca y húmeda donde además encontramos plantas de la familia Piperace que se distribuyen en las zonas más húmedas del estado y son raras, apenas 5 Peperomias y una del género Piper que es la que encontramos: Piper auritum.

Oquedad tras el venero.

Un cobertizo lleno de vida.

Piper auritum.

Parra silvestre: Vitis berlandieri.

Parra comestible y nativa.

Chapulines que también pueden ser comestibles.

Granjeno, Celtis pallida, su fruto es agridulce y se puede elaborar mermelada.

Una papaya que aunque es silvestre en México no se distribuye naturalmente en el estado de Nuevo León, esta fue quizá producto de un descuido.

Papaya.

Ha sabido sobrevivir bien las heladas de la sierra.

Además de las plantas comestibles hay también muchas herbáceas interesantes que componen el estrato bajo del matorral submontano. Debemos señalar que este tipo de vegetación caracterizado por cubrir el faldeo de la sierra entre el matorral espinoso Tamaulipeco y los bosques de encino de la sierra es endémico, es decir es un ecosistema único en el mundo. Es subinerme, que quiere decir que algunas de sus especies son espinosas y la mayoría no lo son, es denso y tiene un porte que llega hasta los 8 metros o más de altura, caracterizado por especies como la barreta (Helietta parvifolia), la anacahuita (Cordia boissieri), el granjeno (Celtis pallida), la palma yuca (Yucca treculeana), el palmito (Brahea berlandieri), la anacua (Ehretia anacua), el chamal (Dioon angustifolium), la acacia (Acacia berlandieri), la monilla (Ugnadia speciosa), el fresno (Fraxinus sp.) y muchas otras especies arboreas, arbustivas y herbáceas.

Charrasquillo (Paintheria elachystophylla).

Gallito (Centrosema virginiana).

Tenaza.

Tenaza (Havardia pallens).
Catácea creciendo (Echinocactus hamatacanthus) con siemprevivas (Selaginella pilifera).

Oenothera sp.

Barreta (Helietta parvifolia) una planta característica del matorral submontano.
 Sobre el sendero hay un falsete que indica la entrada a un rancho. La sierra entera tiene dueño, ya sean propietarios particulares, ejidales o propiedad de la nación toda la tierra está fraccionada. Afortunadamente muchos de estos terrenos son vírgenes todavía, en la parte norte de la sierra madre oriental en los estados de Coahuila, Nuevo León, Durango, Zacatecas y Tamaulipas es mucho más fácil ver la sierra conservada que en San Luis Potosí, Querétaro, Guanajuato, Hidalgo, Veracruz y Puebla debido a que en los primeros los propietarios suelen vivir en las ciudades y no abundan los ejidos, mientras que en los últimos abunda la sobrepoblación rural. Si de conservación se trata, es preferible que no existan personas en la sierra para que los procesos naturales sigan su curso. 
Entrada a un rancho privado.

Los ranchos privados muchas veces son beneficiosos para la conservación de la vida silvestre.

Vista del rancho Las Pintas.
 El cañón sigue su curso río arriba. Se pueden observar oquedades horadadas por acció del agua y muchos relieves en la roca caliza que nos demuestran la antiguedad de ls rocas y la paciencia del agua para cincelrlas. Estas paredes además son hogar de muchas especies que se han adaptado a vivir en el suelo somero que sobresale de entre las grietas de la roca, muchas otras son acuáticas y otras más son tan versátiles que colonizan el lecho rocoso hasta que una crecida del río ls arrastra cada temporada de huracanes.
Oquedades horadadas por el paso del agua.

El cañón tiene paredes verticales sobre el lecho desde donde se aferran una amplia variedad de especies rupícolas.

Paredes de roca y deslaves.
Oquedad y vista hacia el sur.

Vista de la oquedad desde afuera.

Pared de roca caliza colonizada por miles de plantas rupícolas.

También pudimos observar  especies asociadas al cauce del agua, algunas de ellas invasoras muy agresivas como el carrizo (Arundo donax).

Lobelia cardinalis.

Cyperus sp.

Fruta de la rana, Phyla nodiflora.

Astracea sin id.

Carrizo (Arundo donax) una especie invasora de cuerpos de agua.
Sin id.
El día estuvo soleado y fresco, pudimos conocer otro cañón más de la sierra madre, otro proverbial camino de agua entre la parte alta y la parte baja de una cuenca hidrográfica y ver la magnitud que el agua tiene en la vida de todos los organimos incluyéndonos a nosotros. La sierra madre oriental propicia la captación de agua en sus mantos acuíferos y nos las devuelve en forma de los múltiples ríos que alimentan la llanura costera del Golfo.
Hasta aquí llegó nuestro viaje.

Vista del ecosistema del cañón del Río Pilón.
Anuncios

Rumbo a la comunidad de Cuevas, Iturbide, Nuevo León

El pasado mes de abril recorrimos la sierra madre oriental del municipio de Iturbide en el estado de Nuevo León, el objetivo primordial era conocer los ecosistemas que ahí se ubican, comenzando el recorrido en la cabecera municipal de Linares para salir por el municipio de  Villa Mainero en Tamaulipas, es decir una especie de U pero por la sierra.

El viaje comienza subiendo por el matorral espinoso tamaulipeco de la ladera este de la sierra, adelante en el faldeo se ubican los matorrales submontanos, únicos en el mundo, más adelante nos internamos por el cañón de Iturbide o Santa Rosa donde los matorrales se funden con los encinares y posteriormente éstos con los bosques mixtos de pinos, al llegar a la cabecera de Iturbide los pinares se convierten en chaparrales y matorrales xerófilos, pues la lluvia se queda atrapada en las murallas de la sierra y escasea, permitiendo el desarrollo de éstos ecosistemas semiáridos.

Encinares del cañón de Iturbide, Nuevo León, México.
Iturbide es un pueblo pequeño, la cabecera de un municipio totalmente inmerso en la sierra madre oriental, al llegar por la carretera que conecta al municipio de Galeana se abre otra brecha que conduce a comunidades, rancherías y ejidos que están enclavados en las montañas. Al subir por ese camino el primer punto es la laguna de Santa Rosa, que la mayoría del año está seca, pero durante la temporada húmeda los huracanes pueden llenarla. En su lecho hay potreros, cultivos de maíz y huertas de frutales de climas templados como manzanas y ciruelos.

Panorámica de la Laguna de Santa Rosa, Iturbide, Nuevo León.

En esta parte se acaba el camini pavimentado y sigue la brecha de 24 km hacia Camarones, es una de las últimas localidades antes de la guarda raya con el estado de Tamaulipas hacia la comunidad de Venustiano Carranza (La oveja) en el municipio de Villa Mainero. En la Laguna de Santa Rosa se abre otra brecha que conduce al Bosque Escuela de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Bosque Escuela de la FCF, UANL.

Casa típica de adobe y piedra en la comunidad de Santa Rosa, Iturbide, Nuevo León.

Aquel día nos encontramos con una mula con su horqueta de madera en el lomo que ayuda a distribuír el peso de la carga ya sea de leña, paja, costales etc., cabe mencionar que las mulas y los m machos son los decendientes híbridos de la cruza entre las especies Equus ferus caballus ya sea caballo o yegüa y Equus africanus asinus ya sea burro o burra. En la sierra se acostumbra andar en mula o macho debido a que es más resistente que un caballo y más velóz que un burro, además es muy bueno para andar en terrenos agrestes descendientes sin que “se les vayan las patas” hacia los defiladeros.

Brecha para Camarones, Nuevo León.Al fondo se observa el Cerro Barranco Blanco.
Una mula esperando a su dueño.
Las mulas son las mejores “bestias” para moverse y transportar carga en la sierra a grandes distancias.

Adelante de la laguna de Santa Rosa, un valle intermontano, se llega al Puerto El Novillo, desde donde se angosta un el cañón El novillo hacia el sureste por donde comienzan los chaparrales con pinos piñoneros dispersos en las laderas de exposición noreste que son más bajas y del lado de las laderas oeste. Es complicado definir con precisión las características absolutas que definen estas comunidades florísticas, no obstante a grandes rasgos y como su nombre lo indica, los chaparrales son comunidades de porte bajo o porte arbustivo que crecen en la parte alta de la sierra sobre laderas expuestas a la acción directa del sol y de vientos fríos, cuya característica radica por poseer especies de hojas perennes esclerófilas, particularmente adaptados a ambientes secos y fríos (de la Lata-Gómez, 2006) como los encinos, rosáceas y ericáceas, donde las condiciones de sombra orográfica son aparentes y se supone son el relicto de la expansión de los climas secos durante el Mioceno (García-Morales, 2009). Mucho más altas se ubican los bosques mixtos, incluso con la presencia dispersa de chamales (Dioon angustifolium). 
Cañón El Novillo rumbo a la comunidad de Cuevas.
Chamales en el Cañón del Novillo.

Philadelphus calcicolus. Jazmín.
A este género (Philadelphus) se le considera ornamental y en el centro de México le llaman Mosqueta, en la zona se conoce como Jazmín.
Después de 12 km de ir por el cañón El Novillo se llega a las adjuntas del arroyo Las Chorreras y el escurrimiento el Novillo, aquí ya está cerca la comunidad de Cuevas y Lampazos y andando un poco por el arroyo en busca de fauna acuática observamos que a ambos lados del talud se pueden observar profundas oquedades esculpidas por la fuerza del paso del agua, formando “cuevas” y quizá de ahí provenga el nombre del ejido.

Arroyo Las Chorreras proveniente de la parte alta del municipio, escurriendo rumbo a Tamaulipas.

Panorámica del arroyo Las Chorreras, con taludes con oquedades en forma de cuevas horadadas por el agua.

En esta parte del arroyo abundan las oquedades horadadas en la roca y el suelo yesoso de suave conglomerado.

Arriba hay cruces, desconocemos la manera de como las colocaron.
Arroyo Las Chorreras desde Cuevas hacia Lampazos.
Después de este punto se llega a la comunidad de Cuevas, está a 920 m de altitud y ahí habitan alrededor de 120 personas. 
Comunidad de Cuevas, Iturbide, Nuevo León.
Tomando el fresco. En estas localidades todo es tranquilidad.
Frente a la comunidad hacia el oriente está el cañón del arroyo el Novillo el cual se interna entre las montañas hacia las partes bajas, éste arroyo unos km mas hacia abajo se llama Pablillo y viene a desembocar en Linares, N. L. El cañón desde donde se interna en cuevas es también llamado Cañón de Pablillo y tiene paredes verticales impresionantes y el río corre de color turquesa. Aquí anexo una foto de internet cuyo autor se llama Andoexplorando.

Cañón del Río Pablillo. Tomada de Panoramio.

Arroyo Novillos que más adelante se interna en el Cañón de Pablillo y toma el mismo nombre.
Rumbo al Cañón de Pablillo.

Arroyo El Novillo en la comunidad de Cuevas, Iturbide, Nuevo León.
Pasando Cuevas hay una pequeña cañada en donde escurre otro arroyo, el arroyo La Purisima. Éste arroyo obtiene su nombre de la comunidad de La Purisima en donde hay dos áreas naturales protegidas de carácter estatal debido a la presencia de ecosistemas raros como el bosque de cedros (Cupressus arizonica) y el bosque de oyamel (Abies vejarii var. mexicana) y además tiene el atractivo turístico de la Cascada La Purísima. En esta parte está el puente que pasa sobre el arroyo y hay cabañas en renta en la comunidad de Tijeras. Justo al lado de las cabañas nos percatamos de una cactácea epífita localmente llamada pitaya del género Hylocereus. Lamentablemente no tenía la flor abierta, aunque ya no faltaba mucho para abrir.

Pitaya, Hylocereus sp.
Pitaya, fruto de sabor agridulce.
Adelante de pasar el puente del Arroyo La Purisima y la comunidad de Tijeras se encuentra la localidad de Jazmines y de nuevo el camino se angosta en un cañón llamado Cañón Jazmines, en donde podemos ver como las comunidades en estas zonas protegidas de la exposición solar se comienzan a transformar en encinares.

Comunidad de Jazmines rumbo a Camarones.

Arroyo temporal.

En éstas áreas protegidas del intenso sol es común encontrar especies como los encinos.
En las laderas adyacentes al arroyo temporal se pueden observar encinares.

Pasando Jazmines el cañón se ensancha otra vez y sobre el camino hay un par de “guardaganados”  que es una estructura en forma de parrilla hecha con tubos de acero que se empotra en un foso hecho de concreto entre terreno y terreno para que cuando las vacas intenten cruzar se vean desanimadas debido a que se les resbalan las pezuñas, pero lo que llama la atención los señalamientos para indicar que la maquinaria pesada (que por lo general son las máquinas que arreglan el camino) no deben pasar por sobre los guardaganados, sino que deben abrir un falsete o puerta que está al lado para que no los arruinen.

Ejemplo de guardaganado.

Advertencia para la maquinaria pesada.

El falsete es una puerta rústica.

Los guardaganados sobre las brechas tienen la función de impedir que el ganado cruce de un terreno a otro.
Finalmente llegamos a la comunidad de Camarones, la vegetación aquí es chaparral mezclado con laderas semiáridas y hasta yucas pudimos observar dentro del pueblo. Regresamos de vuelta los 24 km hasta Iturbide y de ahí otros 45 km hasta La Loma, Linares.
Yucca filifera en medio de la comunidad de Camarones, Iturbide, Nuevo León.

Nueva especie de girasol para la Sierra Madre Oriental de Nuevo León, México.

UNA ESPECIE NUEVA DE VERBESINA (COMPOSITAE: HELIANTHEAE) DEL NORESTE DE MÉXICO

José Ángel Villarreal-Quintanilla (UAAAN)

Eduardo Estrada-Castillón (Facultad de Ciencias Forestales,UANL)

Magdalena Salinas Rodríguez (Facultad de Ciencias Forestales, UANL)

Se describe como especie nueva a Verbesina lanulosa del estado mexicano de Nuevo León, se distingue de las otras especies por la forma de las hojas, pecíolo y pubescencia.
Planta herbácea perenne, sufruticosa, de 20 a 60 cm de alto: tallos varios desde la base, simples a poco ramificados, cilíndricos, ligeramente estriados, sin alas, seríceos: hojas opuestas, distribuidas en 4 a 6 nudos en la porción media inferior del tallo, rómbicas a elípticas, a ligeramente triangulares, de 25 a 52 mm de largo, de 18 a 32 mm de ancho, el ápice obtuso, la base atenuada, las de la base con un pecíolo anchamente alado, auriculado, las superiores sésiles, auriculadas, margen dentado, con 8 a 12 dientes de 2 a 4 mm de largo, nerviación pinnada, poco evidente, superficie del haz serícea, con pelos simples de 0.2 a 0.4 mm de largo, de color verde oscuro, el envés tomentoso-lanoso que le da una tonalidad blanco-grisácea; cabezuelas agrupada en cimas de (4)5 a 9(11), sobre pedúnculos de 12 a 24 cm de largo, seríceos, pedicelos de 12 a 64 mm de largo, brácteas de la inflorescencia 1 a 3, oblongo-lanceoladas, 6 a 15 mm de largo, foliáceas; involucro hemisférico, de 4 a 6 mm de alto y 6 a 12 mm de ancho, brácteas 22 a 24, en dos series, subiguales, 5.5 a 6.5 mm de largo y 1.5 a 1.8 mm de ancho, las externas oblongas, con el ápice agudo, receptáculo ligeramente cónico, de 2-3 mm de ancho y 3-4 mm de alto, páleas de 5 a 6 mm de largo, escariosas, de color pajizo, puntiagudas, pilosas; flores liguladas 16 a 19, fértiles, limbo oblongo a elíptico, de 16 a 22 mm de largo y 4 a 5 mm de ancho, con el ápice diminutamente bilobado, de color amarillo; flores tubulares60 a 120, de 4 a 6 mm de largo, amarillas, diminutamente pilosas en la parte externa de garganta y lóbulos, los lóbulos triangulares, 0.6 a 0.8 mm de largo, anteras 2.5 mm de largo, oscuras, con apéndices triangulares, de 0.4 mm de largo, amarillentos, estilo bifurcado, las ramas ligeramente aplanadas, con el ápice agudo; aquenios de las flores tubulares estrechamente obovados, de 4 a 5 mm de largo y 1.5 mm ancho en la porción superior, negros, con pocos pelos esparcidos, las alas de 0.3 a 0.5 mm de ancho, de color crema, con margen entero a eroso, vilano de 2 aristas subiguales de 1.6 a 3.2 mm de largo.
Tipo: MÉXICO. Nuevo León, municipio de Iturbide, Comunidad La Salirtera camino a la Cascada El Caracol 24° 46´ 47.6´´N y 99° 54´20.5´´ O, 1423 msnm
Material adicional examinado: México. Nuevo León, municipio de Iturbide, Comunidad La Salirtera camino a la Cascada El Caracol 24° 46´ 47.6´´N y 99° 54´20.5´´ O, 1423 msn. 
Al parecer se trata de una especie con distribución restringida, ya que solo se conoce hasta el momento de la localidad tipo, crece en matorral submontano en áreas de pendiente pronunciada y sustrato rocoso, asociada con Vauquelinia corymbosa, Painteria elachistophylla, Agave lecheguilla, Acacia berlandieri, Fraxinus greggii, Decatropis bicolor, Senna lindheimeriana, Casimirioa pringlei, Eysenhardtia texana, Celtis pallida, Agave bracteosa, Aclepias linearifolia, Astrolepis sinuata, Tillandsia recurvata, Tillandsia usneoides, Juniperus flaccida, Abutilon malacum y Meximalva filipes.
Verbesina lanulosa está ubicada en la sección Pterophyton de acuerdo con la clasificación propuesta por Robinson y Greenman (1899).
Hábitat de Verbesina lanulosa. Fotografía del Dr. Eduardo Estrada.

Verbesina lanulosa. Fotografía del Dr. Eduardo Estrada.

Cabezuelas de Verbesina lanulosa. Fotografía del Dr. Eduardo Estrada.

Tallos y hojas pubescentes de Verbesina lanulosa. Fotografía del Dr. Eduardo Estrada.