El cañón del Alamar, Municipios de Linares-Galeana, Nuevo León

En la franja de montañas que ciñen el centro del estado de Nuevo León, existe una serie de cañones estrechos que interrumpen la continuidad del macizo montañoso y son un pasaje entre la llanura costera del Golfo Norte de fisiografía plana, climas cálido-subhúmedos y matorrales espinosos tamaulipecos y el altiplano mexicano de fisiografía ondulada, climas templados-secos y matorrales xerófilos.
El acordeón de serranías se imponen plegadas en anticlinales y sinclinales, o crestas y valles que aglomeran tipos de roca, suelos, climas, altitudes, exposiciones, insolaciones, umbrías y por su puesto flora y fauna uy diversos. Son los cañones, los pasadizos que irrumpen y hacen que las aguas que caen en la parte alta de la cuenca puedan bajar de manera muy rápida hacia la llanura. 
La Sierra Madre Oriental está llena de ellos. Hace unos meses visitamos el del Alamar, por donde escurre el río Potosí (llamado así en la parte alta de la cuenca en el municipio de Galeana)-Cabezones (en la parte baja en Linares y Montemorelos), parte de la cuenca de San Fernando-Soto la Marina, cuya altura máxima es el cerro del Potosí con 3700 msnm y la altura mínima es de 0 m en el municipio de Soto La Marina, desembocando en el Golfo de México en el estado de Tamaulipas. 
El cañón es sinuoso, está rodeado de altas paredes verticales, roca expuesta y pequeños bosquetes de encinos, pero en su mayoría podemos ver matorrales submontanos y la corriente perene del río Potosí. El nombre de Alamar hace referencia a los álamos de río (Platanus rzedowskii) que también abundan.

En la entrada se ubica la localidad de Loma Alta, del municipio de Linares, posteriormente Las Caleras, Temporales, Canoas, La Boquilla, Los Sabinos, El Alamar, El Mezquite, Los Americanos, Guadalupe, después sigue Galeana con Los Chorros, Las Palmas, Protrero Prieto de Abajo, Potrero Prieto de Arriba, El Nopal, Molino de Higueras y Brownsville, el cañón se abre justo en la entrada a la cabecera municipal de Galeana, incluso se puede ver desde la carretera y es posible andarlo a pie o en un vehículo todo terreno. En esta entrada solo llegamos hasta Los Americanos, pero ya tenemos otra entrada de la parte que corre de Potrero Prieto de Abajo, con el manantial de aguas azufrosas.

Entrada al cañón del Alamar en la comunidad de Boquillas. Aquí a menudo se transportan en carretas jaladas por bueyes debido a la gran cantidad de piedra bola o cantos rodados que impiden el paso a los vehículos, sobre todo en temporada de lluvias.

Salimos muy temprano y dejamos nuestro vehículo en la comunidad de La Boquilla para caminar y poder hacer un reconocimiento a fondo de la biodiversidad que hay en el cañón. Desde muy temprano estuvimos oyendo el canto del tinamú canelo (Crypturellus cinnamomeus) un ave parecida a una pequeña gallina que es muy críptica, es decir que se la pasa oculta entre la maleza y es muy fácil escucharla pero muy difícil verla. De hecho hasta hace pocos años se extendió la dsitribución de esta ave a zonas centrales del estado de Nuevo León. En éste artículo de unos colegas de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, encontraron al tinamú canelo en el Cerro de la Silla y la sierra del mismo nombre apenas en el 2011, además se menciona:

“En Nuevo León, Sutton (1951) considera la especie como la mejor conocida de la familia y establece una distribución desde el norte de Linares hacia el sur. Por otro lado, Contreras-Balderas et al. (2008) proporcionan un registro fotográfico en un bosque de Quercus en el Parque Nacional Cumbres de Monterrey, mientras que el registro fotográfico más reciente es el de A. Hidalgo en 2010 en el Área Natural Protegida Parque La Estanzuela (com. pers.)”.
Tinamú canelo. Fotografía de Dave Irving.

Por lo que haber escuchado el canto del tinamú en el cañón del Alamar confirma que podría estar bien establecida y usar la sierra madre oriental desde Tamaulipas hasta Nuevo León. A continuación les dejo un video de su canto captado ya cuando veníamos bajando del cañón:

Vista del cañón en la comunidad de Boquillas, hábitat del tinamú canelo, bosques de encino y matorrales submontanos.

El paisaje es majestuoso, la sierra se abre en una garganta profunda pero muy amplia rodeada de montañas altas y escarpadas con matorrales submontanos que van poco a poco pasando a bosques de encino, pudimos registrar variadas especies de plantas como el ébano, anacua, jaboncillo, panalero, barreta, nopal, salvia, poleo, chicalote, potro, anacahuita, tenaza, vara dulce, chile piquín, y en ésta época del año es posible hallarlas floreciendo o fructificando.

Matorrales submontanos en el cañón El Alamar.

Eucnide lobata
Anagallis arvensis.

Havardia pallens. Tenaza.

Especie herbácea sin identificar (flor azul), Calyptocarpus vialis (flor amarilla) y líquen.

Ehretia anacua. Anacua.

Ebenopsis ebano. Ébano.

Echinocereus sp. Alicoche.

Salvia ballotaeflora. Salvia.

Mascagnia macroptera. Vid mariposa amarilla.
Capsicum annuum var. glabriusculum. Chile piquín.

Cordia boissieri. Anacahuita.
Anacahuita en flor.

Forestiera angustifolia. Panalero.

Opuntia sp. Nopal.

Caesalpinia mexicana. Potro.
Flor del potro.
Sapindus saponaria. Jaboncillo

Árbol de jaboncillo.

Vista del cañón del Alamar a la altura de la comunidad de Los Sabinos. Se pueden observar bosques de encino en las montañas.
El camino tiene secciones que van por sobre el cauce seco y secciones que van en el faldeo de la sierra, en general está en buenas condiciones después del huracán Alex en julio del 2010 y el huracán Ingrid en septiembre del 2013, pero hay partes donde hay que cruzar el río y es donde puede haber problemas debido a la piedra suelta. También se desembocan veredas que se meten a la sierra, algunas entre el matorral bastante intrincado.
Camino por entre la sierra en el cañón del Alamar. Ideal para los ciclistas y excursionistas.
Vereda que se interna entre los matorrales de la sierra.
El cuidador de la entrada.
Hay partes del camino entre el cauce seco y otras más entre el río, sin un vehículo de doble tracción es imposible acceder, el paseo es agradable a pie y hasta en bicicleta. 

El río Potosí-Cabezones es un cuerpo de agua perenne y ha permitido que se desarrolle una gran cantidad de ambientes riparios en donde pulula la vida, especialmente de artrópodos como caballetes, libélulas, mariposas, arañas cazadoras, zapateros, nadadores de dorso y carritos de agua, así como peces y ranas.

Cauce del río Potosí-Cabezones, de tipo permanente lo cual permite el desarrollo de ambientes riparios en aguas cristalinas.
Pececitos Astyanax mexicana, sus poblaciones solo se confinan a cauces de aguas muy limpias, lo cual nos indica la calidad de las aguas del río.

Vista del cañón del Alamar pasando Los Sabinos y antes de llegar al la ranchería del Alamar.

Vista del Cañón del Alamar desde la ranchería de Los Americanos.

A la altura de la ranchería Los americanos pueden verse veras fértiles donde se siembra maíz, nogales y se alimentan rebaños de cabras.

El agua atrae mucha fauna, variadas especies de odonatos como éste caballete o caballito del diablo.

El agua también es propicia para el desarrollo de especies asociadas a ambientes riparios como los álamos de río o también llamados sicomoros (Platanus rzedowskii), de ahí el nombre del cañón: el alamar, que alude a la concentración de ésta especie en sus riberas.
Álamo de río (Platanus rzedowskii) en las riberas del cañón, de ahí su nombre.
Otra especie asociada a los cauces de los ríos son los sauces llorones o sauz (Salix bonplandiana).
Sin duda un elemento que no puede faltar en los ecosistemas mexicanos son los agaves, aquí un par de agaves escabrosos (Agave scabra) por su textura rasposa.

Una rana del género Lithobates.

En algunas partes, sobre todo en las rancherías se pueden observar este tipo de puentes rústicos que la gente usa para pasar de una ribera a otra, aunque en cualquier venida fuerte de agua estos puentes desaparecen, pues se los lleva la fuerte corriente.
Un renacuajo.

En algunas zonas el río adquiere tonalidades turquesa por la acumulación de minerales, en otras, tonalidades verdes por la acumulación de algas.

Incluso entre la ranchería de Los Sabinos y Los Americanos hay un pequeño manantial que brota de la sierra y alimenta al cauce en forma de afluente, no sabemos si es perene o temporal, pero suponemos que por su pequeño tamaño debe ser temporal y solo existe en época de lluvias.

Nacimiento de agua.

Pequeño nacimiento de agua entre las rocas, debido a la coloración amarillenta de las rocas, podria tratarse de una acumulación de agua azufrosa como ocurre en otros nacimientos río arriba.

El agua nace de entre las rocas y alimenta el afluente del río Potosí-Cabezones.

Un álamo ha crecido en la base del nacimiento.

Cascada pequeña que se forma por el nacimiento de agua.

Tras el nacimiento se extiende una cañada con bosques de encino.

La coloración amarillenta delata posible filtración de azufre en el agua.

Éste tipo de ambientes genera microecosistemas donde convergen gran cantidad de fauna artrópoda, incluso si existiera la posibilidad de colocar cámaras infrarrojas podríamos captar animales nocturos que bajan a abrevar al nacimiento y el estanque que se forma, ese día solo vimos una interesante concentración de microfauna asociada al agua.

Mariposa.

Zapateros en la superficie del agua.

Araña cazadora.

Libélula.

Has secciones del cañón en donde la roca caliza deja ver su angustiosa geomorfología, la cual indica un fuerte empuje que en tiempos pasados los procesos geológicos provocaron a los macizos que emergieron del lecho marino.

Paredes verticales con capas comprimidas, se puede ver la fuerza con la que la roca literalmente fue doblada hasta en 90 grados.

Toda una caja de pandora para los geólogos, ¿qué nos dirían las rocas si hablaran?.

El cañón es un caleidoscopio entre diversidad geológica, biológica e hidrológica. 
Ese día volvimos hasta donde dejamos el vehículo estacionado en la ranchería de Las Boquillas por no arriesgarnos a quedarnos varados, la tarde fue calurosa y bien aprovechada hasta por los perros.

La Picea disfrutando del cauce del río y atrás capas y capas del cañón del Alamar.


En la segunda ocasión nos aventuramos hasta más adelante de la ranchería de los Sabinos, pero lamentablemente nos quedamos varados en medio de la pasada del río y estuvimos a punto de que el agua entrara a la camioneta. Desesperados comenzamos a hacer palanca a las llantas enterradas entre las piedras para tratar de des atascar la camioneta pero como por mera treta del destino, un grupo de biólogos conocidos que casualmente se encontraban de paseo aquel domingo nos remolcaron con su vehículo doble tracción. Este post lo dedico afectuosa y respetuosamente al Dr. Jorge Verduzco y el Dr. Manuel Nevárez de la Facultad de Biología de la UANL, así como al Dr. Raúl De la Torre Lillingston, su esposa la Dra. Clauda Plata de la UNAM y demas colegas amantes de las cactáceas cuyos nombres torpemente olvidé por habernos ayudado amablemente a salir literalmente del atolladero aquel día. Les dejo aquí la fotografía que muestra el momento después de salir haciendo la inconfundible señal de un cactus candelabriforme que los compañeros de la UNAM llaman la “compaseñal” y para los amantes de los cactus les dejo su página de facebook. 

Bien atascados en el río.
Con el Dr. Manuel Nevárez y el Dr. Jorge Verduzco de la FCB de la UANL.
La compañseñal con el Dr. Raúl De La Torre Lillingston y su esposa la Dra. Claudia Platas de la UNAM.

Anuncios

Y la ayuda llegó a la Sierra Madre Oriental después del Huracán Alex

Quisiera platicarles un poco de lo que pasó en este lado del mundo durante la semana del 28 de junio al 4 de julio del año 2010.
La alarma se activó desde el lunes 28 de junio, el acercamiento del huracán Alex a las costas de Tamaulipas en la comunidad de La Pesca era inminente. Todo el noreste se paralizó ante su llegada, se suspendieron clases, trabajos, actividades todas y la ciudad esperó a la expectativa total la llegada del meteoro, quién tocó a nuestras puertas en forma de lluvias torrenciales que no pararon desde el martes 29 de junio por la noche, hasta el sábado 3 de julio por la tarde, habiendo para ese entonces cruzado desde La Pesca, pasando por Ciudad Victoria, cruzando la sierra que colinda con Nuevo León por el municipio de Zaragoza, llegando al sur de Matehuala y Charcas en San Luis Potosí ya en forma de depresión tropical hallando su muerte en las sierras cercanas a la ciudad de Zacatecas.
Antes que llegar la calma después de la tormenta, llegó el caos; mucho se ha documentado ya de los desmanes que el agua dejó a su paso por la tercera metrópoli mas grande de México, Monterrey y su área metropolitana al noreste de territorio nacional. Colonias devastadas, ríos de lodo y piedras sepultó avenidas y casas, el agua arrastró con todo a su paso en el lecho del Río Santa Catarina, el cual atraviesa esta enorme urbe, las avenidas principales que unen el oriente con el poniente colapsaron, miles de familias sin comida, sin agua potable, sin energía eléctrica, sin gas natural, en fin, todo un desastre socio-ambiental que hizo vibrar a la población regiomontana en una unión y solidaridad sin precedentes con el único objetivo de salir adelante ante la adversidad de dejó este fenómeno totalmente imparable.
Pero después de tanto hablar y decir de Monterrey…sabemos realmente que ocurrió con las comunidades enclavadas en la sierra sur de Nuevo León por dónde cruzo el ojo del huracán Alex?
Este es un pequeño video documental de la labor realizada por un grupo de instituciones sociales y gubernamentales, además de muchos voluntarios y principalmente las personas que generosamente colaboraron con víveres, ropa, enseres, catres, medicinas, agua embotellada y cobijas, las cuales fueron acopiadas y llevadas hace 2 semanas a los municipios serranos de Aramberri y Zaragoza en Nuevo León, área por dónde cruzó el Huracán Alex.
Además, nos fue posible documentar también, los daños que el Huracán dejó en las parcelas de los pobladores de la comunidad de Tepozanes, quienes aseguran que lo que necesitan no son apoyos económicos, sino personas que vayan a capacitarlos para planear mejor sus parcelas, sus reforestaciones y las retenidas del agua que baja del cerro.
Como podrán ver, los daños fueron muchos, la ayuda fue solo para mitigar una parte de los estragos, pero definitivamente la mejor ayuda para estas personas será el trabajo conjunto de quienes a parte de tenderles una mano de solidaridad y apoyo en estos momentos difíciles, podemos enseñarles a mejorar su calidad de vida y manejar mas efectivamente sus recursos naturales de los que dependen a diario, con mejores prácticas  de agricultura orgánica, conservación de suelo, flora, fauna, programas de reforestación, educación ambiental, ecotecnias y pago de  de servicios ambientales seguramente la sierras de Nuevo León serán sitios de conservación mas organizados y preparados para recibir este tipo de fenómenos naturales, tan latentes bajo la amenaza de climas cambiantes. 

Trayectoría de un huracán

 

Ni a pedir de boca el clima en Nuevo León ha sido bastante favorable desde mediados de la primavera. Cielos nublados y lluvias ligeras han puesto un verdor intenso en nuestras montañas, desde principios de abril se respiran aires diferentes, aires frescos y húmedos provenientes del golfo, los vientos alisios a diferencia del año anterior tórrido y monótono, han traído consigo la dicha de la lluvia, más sin embargo como todo en el planeta, la lluvia y las tormentas siguen ciclos y porcesos y este año vendrá mas cargado de agua que otros años y sin sospechar, pronto caerá tanta agua del cielo que sobrepasará por muchísimo las expectativas no solo de la década, sino de toda la historia conocida para el estado de Nuevo León.
El huracán Alex fue el primer ciclón tropical de la temporada de huracanes en el Atlántico de 2010. Formado a partir de una potente onda tropical, se desarrolló lentamente en el mar Caribe y se desplazó hacia el Oeste mientras se organizaba e intensificaba hasta tocar tierra al Norte de la Ciudad de Belice.
El 12 de junio, una onda tropical proveniente de África Occidental se desplazó a lo largo de la Zona de convergencia intertropical. El 20 de junio, fue monitoreada por el Centro Nacional de Huracanes (CNH) por primera vez mientras cruzaba las Islas de Barlovento y en un ambiente marginalmente propicio para su desarrollo, debido a la cizalladura del viento en los niveles altos de la atmósfera. Al día siguiente, se organizó y el CNH pronosticó una posibilidad del 50 por ciento del desarrollo en una depresión tropical dentro de dos días siguientes mientras esparcía abundante convección sobre Puerto Rico, La Española, Jamaica y el Este de Cuba. Perdió organización al día siguiente. Sin embargo, las condiciones en los niveles atmosféricos altos todavía eran favorables para el desarrollo. El 24 de junio, el sistema nuevamente recobró fuerza hacia el Sur de Jamaica, aunque aún con poca organización. Hacia las últimas horas de ese día, la actividad eléctrica del sistema fue en aumento y comenzó a bajar la presión atmosférica en la zona afectada. Los cazadores de huracanes volaron sobre la área al día siguiente y encontraron una circulación bien definida, y basado en los datos que recolectaron, el CNH comenzó a emitir boletines sobre la formación de la Depresión Tropical Uno, el primer ciclón tropical de la temporada 2010 en el Atlántico. El 26 de junio el CNH elevó el sistema a intensidad de tormenta tropical, bautizándoselo Alex.
Es sábado 26 de junio, el Gobierno del Estado de Quintana Roo emitió la Alerta Azul de peligro mínimo (aviso), y pidió a la población estar atenta a la evolución del fenómeno. De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (CNH), se ha emitido aviso de tormenta tropical para la costa de Belice y la costa Este de la Península de Yucatán, desde Chetumal hasta Cancún. Este aviso significa que condiciones de tormenta tropical (vientos y lluvias intensas) se pueden registrar en algunos de los lugares dentro del área en las próximas 36 horas.
Aquí se muestran las primeras investigaciones sobre el huracán:
A las 20:00 horas del mismo sábado, la tormenta se degradó a depresión tropical 9 cuyo centro e encontraba cerca de la latitud 16.6 Norte, longitud 83.7 Oeste, y se mueve hacia el Oeste-Noroeste a 17 km/h. Se esperaba que continuara así los próximos días, y con esta trayectoria llegaría a las costas de Quintana Roo, ese sabdo por la tarde-noche.  El fenómeno presentaba vientos máximos sostenidos cercanos a 55 km/h y ráfagas más intensas: se esperaba su fortalecimiento hasta convertirse de nuevo en tormenta tropical esa noche de sábado. De acuerdo con los pronósticos, generaría lluvias de 20 a 70 milímetros, con la posibilidad de precipitaciones más intensas en algunas partes de la Península de Yucatán. Esa misma noche y durante las primeras horas del domingo, la tormenta cruzó la península sin mayores daños. Se esperaron fuertes lluvias para todo el estado de Quintana Roo durante el domingo.
El lunes 28 de junio, a las 4:00 am hora de México, el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos reportó la presencia de la tormenta tropical a unos 115 km al oeste de campeche y a unos 710 km al este- sureste de Tampico, la cual continuó ganando fuerza durante todo el lunes mientras se alejaba lentamente de la península de Yucatán, la cual cruzó durante el fin de semana, dijeron meteorólogos.
La tormenta sostuvo vientos de 85 kilómetros por hora, y se esperaba que alcanzara el grado de huracán el lunes por la tarde o en la noche o durante el martes. En la noche del mismo lunes 28 de junio se emitió una advertencia de huracán para la costa de Texas al Sur de Bahía de Baffin hasta el Río Grande, al aproximarse Alex a la costa. El gobierno de México también emitió una advertencia de huracán la frontera en la desembocadura del Río Grande al Sur hasta La Cruz, en el estado de Tamaulipas. Se emitieron también advertencia de tormenta tropical para Texas, desde Port O’Connor al Sur hasta Bahía de Baffin y en México, desde La Cruz hasta el Cabo Rojo. Además, Rick Perry, gobernador de Texas proclamó 19 condados como zona de desastre, en vistas a las repercusiones que el ciclón podía tener en su estado. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama también declaró el estado de emergencia y liberó fondos federales para 25 condados de Texas. 
Durante el martes 29 de junio los pronósticos pusieron al entonces huracán Alex, alcanzando la categoría 3 de la escala Saffir-Simpson, con vientos superiores a los 175 kilómetros por hora y con ráfagas de hasta 210, para el próximo jueves.  El Huracan Alex 2010 se movió al oeste noroeste a 9 kilómetros por hora, y se esperaba que se moviera en dirección noroeste por los próximos dos días para comenzar a acercarse peligrósamente a las costas de Tamaulipas el jueves. Para entonces giraría hacia el oeste, pero no suciedió asi, pues siguio firme en su trayectoria hacia el noroeste. El mismo 29 de junio las autoridades de Tamaulipas comenzaron a evacuar los residentes de las áreas costeras de los municipios de Soto la Marina, Matamoros y San Fernando.
El 30 de junio, la Secretaría de Educación y la Agencia de Protección Civil del estado anunciaron el cierre de las escuelas durante la tormenta. Se abrieron 13 refugios en Reynosa, 22 en Matamoros y 10 en San Fernando, a donde se trasladaron unas 3.000 personas. En todo el estado, se solicitó la evacuación de unas 20.000 personas a áreas más seguras. Ese mismo día, las escuelas de Nuevo León fueron cerradas por al menos 24 horas, y más tarde lo hicieron la Universidad Regiomontana, la Universidad de Monterrey y la Universidad Autónoma de Nuevo León. En Monterrey se ordenaron evacuaciones obligatorias a lo largo del Río Santa Catarina, así como el traslado de 5.000 familias de las partes más altas de la ciudad. Se abrieron en el estado más de 100 refugios. En Coahuila no se suspendieron las clases, ya que se esperaba el debilitamiento de Alex.
El Servicio Meteorológico Nacional (Estados Unidos) en Brownsville, Texas, publicó un aviso de inundación para la región sur del estado, ya que se preveían intensas lluvias por hasta 18 horas con potencial de inundaciones, especialmente en áreas de drenaje lento como las afectadas por el huracán Dolly de 2008. Se abrieron refugios y se organizaron evacuaciones voluntarias en la Isla del Padre , donde al menos unas 1.000 personas buscaron protección.
Alex se convirtió esa noche en huracán y se pronosticó que su centro tocaría tierra la tarde o noche de este miércoles en la costa noreste de Tamaulipas, México, o el sur de Texas, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos. Alex tuvo vientos máximos de 120 kilómetros por hora y fue el primer huracán de la temporada del Atlántico. A las 03:00 GMT su centro se ubicaba a 315 kilómetros al sureste de La Pesca, México, o a 415 kilómetros del sureste de Brownsville, Texas. El huracán se desplazó en dirección oeste a una velocidad de 15 kilómetros por hora, pero se esperaba un movimiento general oeste-noroeste en las próximas 24 horas. 
El huracán Alex entró a tierra el miércoles en el noreste de México, provocando tornados en Texas, obligando a desalojos de la población en ambos lados de la frontera y ocasionando olas que frustraron los trabajos por limpiar un colosal derrame petrolero. Alex entró por la costa del estado nororiental mexicano de Tamaulipas, en una franja costera escasamente poblada, unos 177 kilómetros (110 millas) al sur de Brownsville, Texas, con vientos cercanos a los 169 kilómetros por hora (105 mph).

Reportando desde la Pesca Tamaulipas:

La dependencia de protección civil en Matamoros, ciudad mexicana fronteriza con Brownsville, informó que las lluvias causadas por Alex habían inundado ya unos 30 vecindarios ahí. El Centro Nacional de Huracanes en Miami informó que Alex entró a tierra alrededor de las 0200 GMT y siguió hacia el poniente, avanzando a unos 16 kph (10 mph). Cientos de personas fueron trasladadas a un albergue, dentro de un auditorio en el poblado de San Fernando, a unos 128 kilómetros (80 millas) del punto por donde ingresó Alex, para después desviar su trayectoria hacia el Centro de la Entidad.
Las intensas lluvias comenzaron a hacerse presentes en Nuevo León a partir del miércoles 30 de junio, mientras que unos 193 mil usuarios quedaron sin electricidad en Ciudad Victoria, Matamoros y San Fernando, por lo que los servicios bancarios, los semáforos y las distribuidoras de gasolina se colapsaron. El transporte quedó paralizado. Un recuento preliminar de daños dado a conocer por el gobernador tamaulipeco, Eugenio Hernández Flores, indicó que los municipios más afectados fueron los de Soto la Marina, San Fernando, Villa de Casas, Varilla, Llera, Jaumave, Miquihuana y Ciudad Victoria, en esta última se paralizó la actividad económica, además de que todas las radiodifusoras locales dejaron de transmitir.
En Nuevo León reportaron cinco muertos y tres desaparecidos en la zona metropolitana de Monterrey, donde se suspendieron las clases en cinco mil 300 planteles, con más de un millón 100 mil alumnos; hubo inundaciones en avenidas y el desalojo de cientos de familias. Según un primer balance, fueron desalojadas más de cuatro mil personas de zonas inundadas, 61 mil 320 usuarios se quedaron sin luz y suspendieron el abasto de agua a 70 mil usuarios del municipio de Santa Catarina y a 40 mil de García. En la zona metropolitana de Monterrey unos 25 mil trabajadores no acudieron a laborar y 50 empresas suspendieron sus actividades. En el sector productivo se registró un ausentismo de 20% y 25%; los pequeños comercios cerraron.
Desde el río Santa Catarina en Monterrey, Nuevo León.

Informaron el cierre a la circulación por corrientes de agua en las carreteras Saltillo-Monterrey, Ciudad Victoria-Monterrey, Linares-San Roberto, que dejaron colapsadas las vias de comunicación del estado de Nuevo León.
Durante el miércoles y de pasar sobre Ciudad Victoria, el huracán cambió su curso inicial al noreste hacia el sureste, pocicionándose a 85 km al oeste de dicha ciudad sobre la Sierra Madre Oriental, causando la crecida de los ríos de la sierra, dejando incomunicadas a las poblaciones serranas.
 
Durante la mañana del jueves se encontraba cerca de la latitud 24,3 grados norte y de la longitud 97,8 grados oeste. El fenómeno se mueve hacia el oeste a 17 kilómetros por hora. Durante el jueves la lluvia no cesó. En las zonas más críticas de Nuevo León, como La Estanzuela, se llegaron a registrar 700 mm, la cantidad de agua que cae en todo un año en el estado. Basta hacer la comparación: hace 22 años, el 17 de septiembre de 1988, el Gilberto dejó una estela de destrucción y muerte en Nuevo León con 300 milímetros de lluvia en unas cuantas horas, principalmente sobre el sur y centro del estado. 

 Todavía no llegaba el mediodía del jueves cuando el río Santa Catarina ya lucía a su máxima capacidad.
Sin embargo, había una diferencia abismal con el meteoro de hace 22 años: cuando Gilberto golpeó en Monterrey su fuerza se sintió en unas cuantas horas, una noche larga que regaló a los nuevoleoneses una mañana lluviosa para dejar después una tarde apenas nublada y nada más. En esta ocasión el comportamiento del huracán fue muy distinto, y a pesar de que había dejado sentir su efecto desde la noche del miércoles, habían pasado 30 horas y la lluvia no aminoraba: en momentos tendía a agravarse.  Democrática, la lluvia cayó no sólo en la zona metropolitana, sino en todo el estado y especialmente las zonas montañosas que alimentan los cañones de la zona de La Huasteca, y con ello, dan vida al río Santa Catarina.

El viernes y después de seguir una trayectoria que cruzó la Sierra Madre Oriental rumbo al altiplano potosino, Álex desaparece cercano a Zacatecas con un rastro de lluvias torrenciales y ríos desbordados que han arrastrado todo lo que han encontrado a su paso. El nordeste de México ha sido el más castigado por el primer huracán de la temporada, que se ha disipado hace tan sólo unas horas en las montañas del interior del país. Sus efectos, lejos de las fuertes rachas de viento que se esperaban, han sido los de una tormenta tropical que ha ocasionado una fuerza inusual de las aguas que bajan de las partes altas de la sierra destrozando todo a su paso en la ciudad de Monterrey.

Así quedó la Huasteca, por dónde baja el agua de la Sierra a Monterrey:

El aguacero ha anegado calles y ha dejado sin luz y agua potable a más de 60 mil personas tan sólo en Monterrey. Otras 4.500 han tenido que ser evacuadas de emergencia a pabellones deportivos donde han tenido que pasar la noche mientras se cuantifican las casas afectadas.
El sábado 3 de julio por la tarde salió un poco el sol. Después de la muerte del meteoro, vendría el catastrófico recuento de los daños que sin duda alguna pudieron haberse prevenido de no ser por la terquedad de las personas a vivir en donde no se debe.

Como alguna vez pasó, la Huasteca volvió a ser un río: 

Fuentes:
Periódico Milenio
The Associated Press April Castro en Austin contribuyó a este despacho. Copyright © 2010 Associated Press.

Las Noticias  Televisa Monterrey

Periódico Reforma

Una ayuda para nuestra Sierra Madre Oriental (Info, e imágenes de Elsa Hernández).

Les invitamos a apoyar con víveres para las comunidades de Zaragoza y Aramberri en el sur de Nuevo León, las cuales se encuentran fuertemente afectadas y con poco apoyo directo. El huracán Alex entró al estado por esa área, desbordando el río y tumbando puentes y casas. Es momento que no sabemos del todo en qué condiciones se encuentran ejidos y rancherías, las cuales, al igual que las cabeceras, se encuentran incomunicadas y afectadas.

Recolectaremos víveres (ver lista de abajo) desde hoy lunes 5 de julio hasta el medio día del viernes 9 de julio, para salir ese día por la tarde a llevarlo. También recolectaremos apoyo económico para cubrir los gastos de gasolina, remolque y comprar víveres.

¡AYUDANOS A DIFUNDIR!

¡UNAMOS FUERZAS!

Centros de Acopio de 9am a 6 pm:

1. CADHAC: Padre Mier 617 Pte. Centro de Monterrey (frente a la plaza de la Purísima)

2. ALTERNATIVAS PACÍFICAS: Calle Zaragoza No. 555 Nte, esquina con Isaac Garza, Centro de Mty (en el segundo piso del edificio de 4 pisos que está en esa esquina)

Para apoyos económicos: cuenta de banco BANCOMER 2671976311 (a nombre de Liz Sánchez Reyna)

Aquí hay una nota de El Milenio sobre Aramberri e Iturbide: http://impreso.milenio.com/node/8794209

LISTA DE NECESIDADES:

**Alimentos y medicinas en buen estado y sin caducar.

Agua potable
Alimentos no perecederos
Leche tetrapack y en polvo
Atún
Sardinas en lata
Granos (frijol, maiz, arroz).
Pastas
Galletas
Aceite
Sal
Azúcar
Café
Comida para lactantes
Pdctos de aseo personal
Jabón de baño
Papel de baño
Toallas sanitarias
Pañales
Linternas de mano
Baterías para linternas
Sábanas
Ropa nueva y de segunda en buen estado
Botiquín (o equivalentes):
Antisépticos
Material de curación
Instrumental y elementos adicionales
Medicamentos:
– Analgésicos:
· Paracetamol 500 mg
· Aspirina 500 mg
· Ibuprofeno 400 mg
· Ultra Bengue
· Iodex
· Naproxeno 300 mg
· Tylenol 500 mg
· Andatol
– Antihistamínicos:
· Benadryl 250 mg
· Clorotrimetron 5 mg
· Caladryl
· Dramamine 50 mg
– Antibioticos:
· Treda
· Ampicilina 500 mg
· Bactrin 500 mg
· Cefalexina 500 mg
– Mucolítico y broncodilatador: Ambroxol 30 mg
– Antitusivo: Benzonatato 100 mg
– Antiácido: Melox
– Repelente: Off, etc

** Por favor promuevan y reenvíen a sus contactos

Responsables de colectar y llevar víveres:
Liz Sánchez Reyna

Apoyan: Alternativas Pacíficas, A.C., Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, CADHAC, y Tierra Silvestre A.C.

Fuente e imágenes: Elsa Hernández