Viaje etnobotánico a la sierra Otomí-Nahua-Tepehua del norte de Veracruz

El pasado mes de julio tuve la oportunidad de aventurarme en un viaje etnobotánico a la parte norte del estado de Veracruz, más específicamente a la sierra donde convergen tres culturas: la Otomí de las sierras orientales, la Nahua de la Huasteca y la Tepehua.

Anduve visitando los municipios de Ixhuatlán de Madero, Chicontepec de Tejeda, Zontecomatlán de López y Fuentes, Huayacocotla, Zacualpan y Texcatepec. Algunos de manera fugáz, pero llevándome gratos recuerdos y valiosísima información en cada uno de ellos, brindada cordialmente por sus habitantes Otomíes.
El primer día llegué de Linares a Álamo Veracruz en un autobús de la línea Futura de Estrella Blanca, a las 5 de la mañana, de ahí tomé un autobús local de Álamo a la comunidad de Llano de Enmedio municipio de Ixhuatlán de Madero, ahí llegó por mi mi Maestro Otomí el Dr. Luis Pérez Lugo, su primo Don Mayolo y su sobrino Omar, para posteriormente dirigirnos a la cabecera del municipio de Chicontepec y después a la comunidad de Limontitla, en el municipio de Zontecomatlán. Se habló con unas cuantas personas y se levantó el registro de las especies útiles más conspicuas. El tipo de vegetación en Limontitla es Selva Alta Perennifolia, o lo que queda de ella…

Palacio municipal de Chicontepec de Tejeda, El Balcón de las Huastecas, Veracruz.

Calles de Limontitla, Zontecomatlán, Veracruz, y pensar que alguna vez todas estas laderas estuvieron cubiertas de Selva Alta Perennifolia.

Chinche transmisora de la enfermedad de Chagas.

Un amigo muy fresco.
 Después de ahí nos dirigimos a Zontecomatlán donde cenamos, para después partir hacia Huayacocotla, cruzando prácticamente la sierra por todo el espinazo, viendo desde selvas tropicales hasta bosque mesófilo de montaña. De Huayacocotla, donde por cierto hacía mucho frío aquella noche, partimos a la comunidad de Atixtaca por una brecha sinuosa que baja desde Huaya hasta un valle amplio con bosques de niebla y varias plantaciones forestales, ahí pernoctamos en una hermosa cabaña con el mejor de los anfitriones: Doña Clarencia, la madre de mi Maestro Otomí. Ahí conocí a demás a Reyna, la hermana menor del Dr. Lugo, quién me sorprendió que también sea bióloga y se encuentre estudiando la vegetación de la Sierra de Otontepec, una  hermosa serranía aislada en el centro norte de la llanura veracruzana. Aquí hice otro levantamiento de información.

La cabañita donde dormí. De verdad que es un lujo dormir en esta casa en medio del bosque de niebla.

El patio de la casa de Doña Clarencia.

Una yegua.

Aquí las personas suelen criar borregos.

La casa donde me hospedé. Atixtaca, Zacualpan, Veracruz. Tipo de vegetación: bosque mesófilo de montaña.
 Posteriormente partimos en la camioneta hacia la comunidad de Agua de la Gallina, tambien en Zacualpan, pero de ahí bajamos a pie a un rancho privado en la congregación de la Guayaba en donde me mostrarían los famosos Pezmones, helechos arborecentes del género Cyathea, que alguna vez fueron bastante abundantes en toda la franja nubosa de la sierra madre oriental desde Veracruz hasta Oaxaca y que ahora se encuentran en peligro de extinción principalmente por el cambio de uso de suelo. Aquí pude observar uno de los mejores bosques de niebla que he visto en mi vida, pero muy a mi pesar, es solo un pequeño cañón fragmentado de unos cuantos cientos de hectáreas.
Pezmon, helecho arborescente del género Cyathea. Zacualpan, Veracruz.

Bosques de niebla de Zacualpan, Veracruz. Los helechos más pequeños se llaman pezmas.

Pezmas y pezmones, bosques de niebla, Zacualpan, Veracruz.
 Si hay algo que abunda en los bosques húmedos de Veracruz son los hongos, sin embargo, son organismos bastante desconocidos y desafortunadamente no cnozco sus nombres, pero si alguien quiere colaborar para identificarlos, se los vamos a agradecer todos quienes nos interesa conocer más acerca de la diversidad micológica mexicana. 

 Fue aquí donde he visto los liquidámbares más corpulentos y longevos de la sierra, aquí son llamados mirras, y los lugares donde abundan se les denomina mirrales.

Mi maestro Otomí, el Dr. Luis Pérez Lugo al lado de los liquidpambares más grandes del área.

El cayado de un helecho arborescente.

Helechos por todas partes. Nunca había visto tantos, sin embargo los más altos los vi en los bosques de niebla de  Tlanchinol, Hidalgo.

Se dice que aquí manda una mafia maderera lidereada por un solo dueño que no aprovecha, más bien explota la madera sin importar la integridad de los bosuques más biodiversos de la Sierra Madre Oriental. Desafortunadamente la CONAFOR está de acuerdo y premia las horribles plantaciones forestales sin dilucidar que éstas son un simple huerto de árboles, sin un ápice de biodiversidad como la tendría un bosque natural maduro.
 Después de ver los mejores bosques de niebla de la zona, partimos a la comunidad precisamente de la Pezma. Aquí también pude recavar mucha información y especies diferentes que la gente usa en su devenir cotidiano y además varias de ellas con un significado ritual. Esa tarde en la Pezma cayó un fuerte aguacero que al sonar sobre el techo de lámina en la casa de Doña Victoria, nuestra anfitriona, creaba un fuerte estruendo que sobresaltaba, sin contar que un gato noviero que nunca pude ver, se la pasó maullando incesantemente después de la tormenta y aún en las primeras horas de la mañana. Aquí además pude ver una gran variedad de animales domésticos que conviven de diaro con los habitantes de la Pezma.
La comunidad de la Pezma en un límpido amanecer de julio.

Vista desde la comunidad de la Pezma.

Lana secándose al sol.

Borregas.

Marranos bebés que para impedir que escapen entre las cercas, se les amarran al cuello horcones de diferentes tipos de madera.

De los compañeros más antiguos que tiene nuestro pasado indígena, el guajolote.

Una postal bizarra.

En ningún rincón de México pueden faltar las gallinas, que sin bien son asiáticas, se han adaptado perfectamente a nuestro entorno.

El Piojo, perro campero, raza criolla común en la zona.
Las vacas tampoco faltan en la geografía mexicana, desafortunadamente la dependencia a la carne traída por los españoles ha resultado en la apertura de muchos potreros para mantener hatos de ganado, que ha resultado en un intenso cambio de uso de suelo. Se acaba la salud humana y se acaban los bosques por creer que consumir carne a diario es saludable…

Y con los excrementos vacunos llegan más hongos.

Con los españoles también llegó el ganado equino.

Y deambulando por ahí, un montón de gatitos.
Las flores abundan ambién en los solares de las casas, en los caminos vecinales, las milpas y las brechas, la gran mayoría nativas y algunas malezas.

Orquídea.
Flor sin id.
Una huele de noche del género Mirabilis.

No me olvides, sin id.

Florifundio, Brugmansia sanguinea.

Hierba del zopilote, Ageratina sp.

Salvia sp.
Flor sin id.
Flor sin id.
La siguiente comunidad muestreada fue Cerro Chato, al pie de un imponente cerro de roca caliza que se considera sagrado.
El cerro Chato.
Vista desde Cerro Chato.
Parvadita de guajolotes en la comunidad de Cerro Chato.

Un gallo solitario en la comunidad de Cerro Chato.

Milpa al borde del abismo. Comunidad de El Tundó.
La siguiente comunidad fue Zacualpan, bajando por Agua Blanca en el estado de Hidalgo. Aquí hay varias minas de caolín y la extracción maderera es sumamente intensa, el tipo de vegetación es bosque de coníferas en su mayoría. El plan original era bajar de nuevo a Atixtaca y de ahí a las comunidades con selva tropical, pero un derrumbe adelante de la comunidad de Tzocohuite nos lo impidió, así que rodeamos por la cabecera de Zacualpan. Realmente pensaba que todas las cabeceras municipales de México tenían acceso pavimentado, me di cuenta de mi error, pues Zacualpan carece de carretera, solo se accede por brecha. Algunas comunidades por las que pasamos fueron Cruz de Ataque, Monte Obscuro (que de obscuro no tiene nada, solo hay plantaciones jóvenes de Pinus patula, muy deprimente, la verdad), Canalejas de Otates y El Manzanal. 
Deslave hacia Atixtaca adelante de la comunidad del Tozocohuite. En verdad que mis respetos al Dr. Lugo quien se sabe todos los caminos de la zona y sobre todo maneja muy bien de noche. Nada lo detiene.
Tiendita de paso en la comunidad de Tzocohuite.
Barranca cerca de la comunidad Tzocohuite. De las pocas zonas con bosques conservados debido principalmente a la inaccecibilidad para aprovechar la madera.

Tan cerca y tan lejos, Atixtaca se ve en el fondo de las barrancas pero debido al deslave tuvimos que rodear por la cabecera de Zacualpan.

Desafortunadamente en esta parte del municipio de Zacualpan hay muchísima extracción maderera, a mi parecer, bastante inadecuada.

Camino por la comunidad de Monte Obscuro.

La piedra parada, curioso mogote de roca caliza.

Monte Obscuro, de las pocas partes con bosques más o menos maduros.
Hornos para hacer carbón.
Riscos casi llegando a la comunidad de Zacualpan.

Pinguiculas sp. pequeñs plantas carnívoras creciendo en una pared por donde escurre agua durante la temporada de lluvias.
Pasamos Zacualpan y dimos vuelta por el camino que va para Atixtaca, pero antes de eso pasamos por un vivero que la CONAFOR tiene en la comunidad de Pueblo Viejo, donde realmente quedé impactada y decepcionada de lo que los cargos forestales del país son capaces de hacer. Pues a grandes rasgos resulta que el vivero produce una especie de pino que ni siquiera es de la zona: Pinus chiapensis, que si bien es una especie nativa de México y América Central y está asociado al bosque mesófilo de montaña, no se distribuye naturalmente tan al norte de Veracruz, más bien se ubica en los estados de Oaxaca y como su nombre lo indica: en Chiapas, y de ahí hacia Centroamérica. ¿Entonces porqué la CONAFOR siembra y distribuye esta especie en lugar de usar especies nativas? Son preguntas cuya respuesta solo atiende al mercado y al bolsillo…Pues por lo general a CONAFOR le resulta molesto investigar qué especies son las que crecen naturalmente en la zona, y además, mucho menos o nada les importa lo que los antiguos y originales pobladores Otomíes y Tepehuas de estas sierras tengan para decirnos acerca de cuáles son los árboles o las plantas que ellos más valoran y además son excelente candidatos para hacer reforestaciones, restauraciones e incluso plantaciones.

Vivero Forestal en Pueblo viejo, Zacualpan, Veracruz.
De hecho de eso versará el capítlo II de mi tesis de Doctorado, y el motivo de este viaje, expresamente para conocer los árboles nativos y valorados por los Otomíes que tengan potencial para la restauración de las zonas degradadas, y que, de lograrlo, sirva como guía para que la CONAFOR se acostumbre a escuchar la opinión de los pobladores locales y biólogos y aprenda a hacer los proyectos adecuadamente usando especies nativas desde el principio.
Además, me comentaban los forestales que atienden el vivero, que ellos tampoco no comprenden las órdenes de sus superiores, debido a que las personas acudían al vivero en busca de especies como el tlacuilo (Ulmus mexicana) y el palo escrito (Dalbergia palo-escrito), árboles de maderas que podrían considerarse preciosas y que en la actualidad son extremadamente escasos en la sierra de la región. 
Tallado en madera de talcuilo. Tlacuilo quiere decir en náhuatl: el que pinta escribiendo, el veteado de esta dura madera tropical es extraordinario y parece precisamente que está pintado.
Semillas de Palo escrito.
Aunque, he de aceptar que hubo gratas sorpresas. En la misma zona hay una cabaña muy confortable para que vengan a quedarse los investigadores, al lado corre un arroyo entre helechos arborescentes y mirras (Liquidambar stryraciflua) y además hay un hermoso orquidario obra de un biólogo investigador orgullosamente originario de Zacualpan, que logró colectar más de 70 especies de orquídeas, bromelias y helechos epífitos. Espero pronto ponerme en contacto para leer detenidamente su tesis que debe ser una joya única en esta zona de Veracruz. Por lo pronto les dejo las fotos para que se animen a conocer este interesante orquidario. 

Después de dejar Pueblo viejo, pasamos al recorrido que va de Atixtaca a bajar de nuevo a la llanura costera veracruzana a Llano de Enmedio y de ahí de nuevo a Álamo – Linares. Todas las localidades tuvieron lo suyo, pero este recorrido en especial que baja desde el bosque de niebla  a la llanura, me resultó espectacular. Tuve la oportunidad de ver desde arriba los bosques de niebla con helechos en donde estuve unos días antes, desde un puerto donde se divisan los relictos mejor conservados en el Rancho Las Guayabas, un poco antes del atardecer.

Vista del Rancho de Las guayabas, con los mejores bosques de niebla de la zona.
Desde Atixtaca hasta el punto donde pernoctamos pasamos las siguientes localidades por el lomo de los cerros: Las Mesillas, El Mezquite, El Manzano, El Batda, Agua Linda, El Tomate, El Capulín, Texcatepec (Cabecera municipal del mismo nombre que tampoco tiene carretera pavimentada para acceder), Las Canoas y finalmente Pie de la Cuesta a donde llegamos a dormir en medio de un tremendo aguacero. Aquí nos atendió de lo lindo una familia allegada al Dr. Lugo, he de aceptar que  en la sierra después de un viaje ajetreado es donde mejor se duerme. Bajamos de 1874 msnm en Atixtaca a 1446 en Pie de la Cuesta.

Pie de la Cuesta, Texcatepec, Veracruz. Los cerros calizos me recurdan mucho a Xilitla, S. L. P. Al fin Huasteca, todo es carso.
Aquí trabaje parte de la mañana y seguimos bajando, descubriendo por mi parte que estábamos cruzando por en frente de los cerros en donde se ubica el Cerro Chato, localidad en la que habíamos estado días antes y en medio una cañada profundísima por donde escurre el río Vinazco. Más abajo pasamos por La Mirra, Ayotuxtla, El Jabal, Cumbre del lindero y finalmente nuestro otro objetivo de ese día: Tzicatlan, totalmente de vuelta al sofocante clima del trópico que tanto amo.

El Cerro Chato visto desde “en frente”, y en medio la cañada por donde escurre el río Vinazco.

Señora Otomí de la comunidad de Ayotuxtla recargada en un cedrito rojo, que amablemente nos compartío del desayuno que aquel día le llevaba a su esposo a la labor.

Hermoso río Vinazco. De vuelta al magnífico clima tropical del faldeo de las sierras.
En Tzicatlan, hice más búqueda de información, ese día fue día de plaza y el mercado estaba lleno de comerciantes Otomíes y Nahuas con sus productos de todos lados y muchos de ellos cultivados en sus propios solares, además aquí la vegetación ofrecía otras posibilidades y otros nombres de plantas distintos. Pude ver una especie de “pata de cabra” (Bauhinia sp.) en floración que nunca había visto y además conocí un médico-curandero otomí, quedando a ratos inmersa en una conversación castellano-otomí que me hubiese encantado comprender. Aquí conocí también los cacahuates crudos sin tostar, bastante sabrosos. Y no faltó la foto a un pollito solitario que de no ser porque no me dejan subir con animales al autobús, me lo hubiese traído desde Veracruz a Linares 🙂

Bauhinia sp. en floración. Nueva para mi.
Polluelo solitario en la comunidad de Tzicatlan, Texcatepec, Veracruz.
Desde Tzicatlan son aproximadamente hora y media hasta la carretera que va de Llano de Enmedio hasta Chicontepec, para bajar pasamos las comunidades de Agua Fría, El Cuayo, La Esperanza, La Pahua, El Naranjal, Otlayo, Escuatitla, Tepetzintla, Rancho Nuevo, Ixtacahuayo, Tlaltzintla, Hueyhuatl, El Crucero, Azoquitipa, Tlamaya, Otlatempa, Huexoco, El Puente y El Paraje en donde se  acaba la terracería y comienza la carretera, de ahí nos fuimos hasta Llano de enmedio en donde la travesía continuaría al municipio de Tlachichilco y después al vecino estado de Hidalgo a los municipios de Huehuetla y San Bartolo Tutotepec, pero que desafortunadamente a causas ajenas a mi interés no pude seguir el viaje, pero prometí volver el diciembre. Así será…

Algo que me dejó profundamente desilusionada fue la gran devastación que ha sufrido esta parte de Veracruz, no es novedad que dicho estado de la república sea de los que menos vegetación primaria conservan, pero es muy triste debido a que irónicamente es uno de los más biodiversos.
Comunidad de La Pahua, rumbo a Ixtacahuayo y la Carretera de Chicontepec a Llano de Enmedio, Veracruz.
Al final del viaje tomé el último autobús que sale de Llano de enmedio en Ixhuatlán de Madero a las 7 de la tarde con destino a la cabecera del municipio de Álamo y de ahí el autobús a Monterrey de las 9 y media de la noche, llegando a las 5 de la mañana a Linares, Nuevo León. El próximo viaje será en vehículo propio saliendo de Linares y tendré la posibilidad de llevar 2 pasajeros extras que estén realmente interesados en conocer estos parajes desde su bioculturalidad. 
Sin embargo, si desean conocer esta zona de Veracruz por su parte, no duden en contactarme para proporcionarles la información y los contactos necesarios para llegar. Eligan hacer etno, agro y ecoturismo.

Le agradezco infinitamente a todos quienes colaboraron para que mi visión etnobotánica otomí se enriqueciera, pero especialmente al Dr. Luis Pérez Lugo por llevarme con él y tenerle la suficiente paciencia a mi inquisitiva, inexperta y débil persona, por eso  y mucho más es un gran maestro.

Anuncios

Viaje etnobotánico a la Sierra Huasteca – Día uno

Actualmente me encuentro cursando el Doctorado en Manejo de Recursos Naturales acá en Nuevo León, mi temática de tesis de investigación versa sobre la diversidad de flora y tipos de vegetación que hay en la cadena montañosa de la Sierra Madre Oriental, desde Coahuila hasta Veracruz; mucho de mi trabajo consistirá en la revisión de especímenes depositados en diferentes herbarios en México y Estados Unidos, eso será solo uno de los capítulos, por lo que atendiendo a la necesidad de volver las investigaciones de flora mucho más prácticas que teóricas en beneficio de la conservación y el buen manejo de nuestras plantas, otro capítulo se basará en aquellas especies sobre todo de árboles que las comunidades etno-mestizas aprecien y que a su vez puedan servir para crear un programa de restauración en los bosques tropicales de la región Huasteca, que es la que en entradas anteriores, he señalado como la región más transformada de esta sierra mexicana.

En base a lo anterior, los días 31 de mayo, 1 y 2 de junio se organizó  una salida de campo de la materia de etnobotánica para los compañeros de Maestría de la Facultad de Ciencias Forestales de la UANL a favor del cumplimiento de sus créditos y no está de más decirlo, que también con la finalidad de echarme un poco la mano en mi proyecto de invstigación, por lo cual les estoy infinitamente agradecida. Sin contar que este tipo de experiencias abren mucho el panorama a los estudiantes, sobre todo a aquellos que así como salen de la licenciatura se embarcan en la maestría sin haber conocido el “mundo real” de como se mueven las cosas en este país. 
El intinerario era llegar a desayunar a las puertas de la Huasteca, comunidad de Guayalejo, Llera de Canales, Tamaulipas.

Dicen por ahí que del Guayalejo en delante, ya todo es Huasteca.

Aquí se ubica un restaurant a orilla de carretera cuya especialidad es el consomé y la barbacoa de borrego, bastante rústico y pintoresco, bardeado de carrizos del género Arundo donax, una especie invsora de nuestros ríos y arroyos, pero que sabiéndola secar se usa bastante bien en muchísimas acciones. Aquí empezó la faena de ver cómo es que las personas utilizan sus recursos vegetales. Además de las instalaciones el menú ofrece plantas de temporada como los taquitos de chochas, que son las inflorecencias de las palmas Yucas, en cuyo caso podemos saborearlas de marzo a junio en toda la región semiárdida de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas.

Los compañeros desayunando en Guayalejo. (Fotografía del Dr. E. Estrada).

Barda de carrizo Arundo donax. (Fotografía del Dr. E. Estrada)

Poste de madera de Vidrioso, una especie que desconocemos. (Fotografía del Dr. E. Estrada).

En el Restaurant sirven tortillas de maíz recién hechas, el aplanador es de madera de mezquite. (Fotografía del Dr. E. Estrada).
Ya habiendo comido, el siguiente punto era llegar a comer un postre en La Morita, donde tienen extensas huertas de mango y con ellas hacen pays y agua, además de tener un vivero con plantas nativas y exóticas, sobre todo frutales. Aquí algunos les tocó conocer los jobos o también llamados ciruelos (Spondias mombin), una especie nativa muy diseminada por la llanura Huasteca (Todas las fotos de La Morita son propiedad del Dr. E. Estada).

La Morita, Xicoténcatl, Tamaulipas.

Viendo El vivero.

Jobos (Spondias mombin).

El vivero de la La Morita.

Plantas de ornato y frutales.

También plantas para fines agroforestales.

Mucha variedad.

Lomo de tigre.

Los compañeros muy interesados en la gran variedad de plantas.

 Después de dejar la Morita, cruzamos Ciudad Mante en la parte sur de Tamaulipas, aquí la Sierra Madre Oriental se aleja de la carretera y la vista se pierde entre los cañaverales de la zona que abastecen al Ingenio Mante, con sus camiones cargados de caña que localmente les denominan “Las despeinadas”, por obvias razones. Toda esta parte del estado está llena de cultivos de caña, y la monotonía se interrumpe en la Sierra del Abra  en cuyos flancos se han abierto minas de cal que entristecen el paisaje polvoriento y semiárido de la selva baja en los meses de secas, cruzando esta sierra está Antiguo Morelos y posteriormente la frontera con San Luis Potosí, para pasar por en medio de Ciudad Valles.

Las despeinadas. (Fotografía del Dr. E. Estada).

Cañaverales y al fondo la Sierra alagartada del Abra  (Fotografía del Dr. E. Estrada).

Pasando el tórrido Valles, seguimos por la carretera hacia Tamazunchale y nos desviamos en la entrada a Aquismón, con la finalidad de ir a Tambaque, en donde Juan y yo estuvimos hace un par de meses y ya hice una crónica de dicho viaje, aquí nace el Río Coy y además se puede nadar, acampar y preparar buenos días de campo, pero si a ti como a mi no te gusta el tumulto de gente, no vayas en Semana Santa o en fin de semana.

Para llegar hay que pasar por el centro de Aquismón y en el camino podemos ver los tianguis donde se ofrece variedad de plantas que las personas traen de sus huertas en la sierra. Esta parte de la Sierra de Aquismón es la Sierra de los Teenek, porque es aquí donde se concentra la mayor cantidad de sus centros poblacionales en comunidades como Tamapatz, Tantzobtzob, Tampaxal y Zopope.

Tianguis de Tanchanaco (Fotografía de E. Estrada).

Además el camino ofrece múltiples vistas de cómo se usan las plantas como cercas vivas en los numerosos  potreros de la zona.

Cerca viva en el camino a Tambaque (Fotografía de E. Estrada).

Potreros. (Fotografía de E. Estrada).

 En el sitio hay un restaurant muy pintoresco construído de piedra y cobijado por una magnificente ceiba a la orilla del río de aguas turquesa.

Restaurant Tamabaque (Fotografía de E. Estrada).
Río Coy (Fotografía de E. Estrada).
En el restaurant venden aguas frescas de frutas de temporada como la zarzamora y capulín cutlivadas en la región, además de mango, limón, piña etc., todas mezcladas en una fusión fresca que el propietario del restaurant, el Prof. Mauricio, bautizó: Aguas de Afrodita. Además ofrece platillos regionales como el caldo tres huastecas, las acamayas y las ecnhiladas en su versión huasteca y potosinas.
Agua de zarzamora (Fotografía de E. Estrada).

Ceiba que cobija al Restaurant (Fotografía de E. Estrada).

La distribución más norteña de las Ceibas está en Llera, Tamaulipas, en la huasteca es común encontrarlas creciendo en valles al pie de las montañas, sobre todo en áreas húmedas (Fotografía de E. Estrada).

Brazos de ceiba (Fotografía de E. Estrada).

Pasada la comida y la nadada, nos dirigimos de nuevo a Aquismón para tomar otra vez la carretera nacional 85, de aquí rumbo al municipio de Huehuetlán, a conocer y probar las nieves artesanales de más de 50 sabores entre los que destacan frutas autóctonas tropicales o cultivadas como jobo, capulín y lichi (de orígen Chino), además de los sabores más conocidos como mango, limón, chocolate, vainilla, fresa, cajeta, rompope, queso con frambuesa, nuez y muchísimas más.

Comiendo nieve artesanal en Huehuetlán, San Luis Potosí.
Después de ahí, partimos a lo que sería nuestro destino final y base de operaciones: Xilitla, y en donde pernoctamos en el Hotel Guzmán, lugar económico y confortable a media cuadra del centro y con una vista envidiable a la serranía Xilitlense, en donde justo a nuestra llegada pudimos apreciar el atardecer del 31 de mayo en todo su esplendor, y lejano y altivo el cerro de T´idhach en voz Teenek o Huitzmalotepetl en voz Náhuatl, erróneamente denominado “silleta”.

Cerro de T´idhach o Huitzmalotepetl visto desde Xilitla (Fotografía de E. Estrada).

La diversidad cultural de la Sierra Madre Oriental

El primer mapa de la Huasteca de Abraham Ortellius. Nótese la toponímia en su mayoría Hasteca.

De nuevo una entrada haciendo alusión a la Región cultural de la Huasteca. Suelo hacer mucho hincapié en la zona porque dentro de la Sierra Madre Oriental, que como ya he explicado en antiguas entradas (Subprovincias fisiográficas de México, Regionalización  fisiográfica de la Sierra Madre Oriental), la sierra abarca prácticamente todo el noreste de México, pero su parte más meriodional o sureña, la Huasteca, es el área con mayor diversidad de especies y culturas,  que bien es equiparable a mencionar el bajío, la sierra tarahumara, la región mayense, la mesa purépecha, la sierra huichola, la mesa del Nayar o la selva lacandona. Todas estas regiones culturales tienen el común denominador de una gran riqueza en biodiversidad y en cultura.
Desafortunadamente el pasado cultural del norte de la SMOr, fue destruido casi en su totalidad, y no quedan muchos vestigios vivos de su existencia, salvo la étnia Kikapú de Coahuila, todo lo demás son grabados y pinturas rupestres como las que recientemente se encontraron enclavadas en unas cuevas en la sky island Sierra de San Carlos, al norte del Estado de Tamaulipas.

Kikapúes de Coahuila, México.
 
Pinturas rupestres en las cuevas de la Sierra de San Carlos al noroeste del estado de Tamaulipas.
Sin embargo, estas piedras incomprendidas nada nos dicen acerca del acervo vivo de cómo eran las relaciones del humano y la naturaleza. Toda esa riqueza solo quedó plasmada en fragmentos en algunos escritos de los conquistadores. Fue entonces que por sus condiciones climáticas de aridéz y lejanía, las sierras septentrionales son las mejor conservadas de la SMOr.

Sierra de Menchaca al norte del Valle de Cuatrociénegas Coahuila, en perfecto estado de conservación.

Prácticamente todas las serranías que surcan el estado de Coahuila pertenecen a ella y lo constatan, así bien, la Sierra de Picachos y el cinturón de sierras de Nuevo León, como también la parte que cruza el estado de Tamaulipas, donde comienza la Huasteca cruzando el río Guayalejo en el municipio de Llera, encontramos todavía buenos vestigios de conservación como la reserva de la Biósfera el Cielo, y aunque en menor medida, también ciertas zonas serranas rodeadas de tierras cañeras al norte de San Luis Potosí como la Reserva de la Biósfera de Abra Tanchipa, y las serranías del Naranjo, Ciudad del Maíz y Tamasopo, donde aún hay un excelente hábitat para mamíferos indicadores de conservación como el jaguar (Investigación: Abundancia del jaguar (Panthera onca) y de sus presas en el municipio de Tamasopo, San Luis Potosí).

Ejido San José, Reserva de la Biósfera El Cielo, Gómez Farías, Tamaulipas.
Tomando como base la carretera que cruza de Río Verde a Ciudad Valles en San Luis Potosí y exceptuando la Sierra Gorda Guanajuatense y Queretana, de ahí para abajo, el panorama de conservación de la vegetación primaria de la SMOR es evidentemente muy escaso.

Sierra Gorda Queretana, cuyas sierras se encuentra en su mayoría en buen estado de conservación.
Empero de su devastación, la región Huasteca, hasta la fecha es hogar de 7 grupos culturales: los Teenek o Huastecos, los Nahuas, los Otomíes de la Sierra, los Pames, los Chichimecas Jonáces, los Tepehuas y los Totonacos, más los mestizos.

Pames de Santa María Acapulco, San Luis Potosí.

Chichimecas jonáces de San Luis de la Paz, Guanajuato.

Teenek de Tanlajás, San Luis Potosí.

Otomíes de la Sierra, San Pablito Pahuatlán, Puebla.

Tepehuas de Pisaflores, Veracruz.

Totonacos de la región del Río Pantepec, Veracruz y norte de Puebla.

Nahuas de la Huasteca.
Mestizos en las festividades de Semana Santa en Tanlajás, San Luis Potosí.
Pero como ya mencioné, esta zona de la sierra ha sido transformada casi en su totalidad; su clima favorablemente húmedo, así como su paisaje boscoso y abrupto ha gestado múltiples relaciones etnobiológicas. Y así había sido por cientos de años sin aparente disturbio, hasta la aparición del yugo español, que dió paso a nuevas tecnologías de aprovechamiento de la tierra, llegando así el ganado bovino y desplazando la usanza ocasional de comer carne de venado, temazate, jabalí y mucha otra fauna silvestre en menor proporción a como se comían hojas, frutos, semillas, insectos, miel, mariscos y muchos otros alimentos, no solo carne. Así se erosionaron los cerros, se extendieron las milpas, se tumbaron los bosques y la parte sureña de la SMOr, la más rica en biodiversidad y cultura, es ahora la más devastada y a la vez marginada.

Lo que antes fue una selva continua se convirtió en potreros en Tancanhuitz de Santos, al fondo la Sierra de Aquismón, San Luis Potosí.
El valle que alguna vez fue selva alta y mediana perennifolia rodeando la SMOr como las mismas selvas que quedan en Veracruz y Chiapas, que se extendían hasta Tampico y Pánuco, ahora son ranchos grandísimos en manos de unos cuantos propietarios, mientras que las montañas a donde el español ahuyentó a los dueños legítimos de aquellos valles, es decir los Teenek, quienes se toparon a su vez con los Nahuas, Otomíes y Tepehuas, ahora es tapiz de contrastantes mizcahuales, o potreros para las vacas, pedazos de selva y bosque de niebla secundarios, miles de comunidades encaramadas en las lomas pelonas, una red telarañezca de tendido eléctrico en todos los rincones y uno que otro pico conservado como el Cerro Grande, La Silleta y los riscos de Tecaya en San Luis Potosí, el Cerro de Lontla , el Cerro de la Aguja y el Cerro de Tehuetlan en Hidalgo, la sierra de Otontepec en Veracruz, etc.
Cerro de Lontla, Hidalgo.
Sierra de Otontepec, Veracruz.

Cerro de La Silleta, San Luis Potosí.

Cerro de La Aguja, Hidalgo.

Digamos que a grandes rasgos Ciudad Valles en el estado de San Luis Potosí, es el umbral de los contrastes. Por un lado hacia el norte, en la sierra ya no quedan muchos vestigios vivos de los antiguos pobladores étnicos, salvo los Kikapúes en las sierras de Múzquiz Coahuila, pero en su mayoría conservan bastante bien su vegetación primaria de bosques mixtos y matorrales, así mismo su biodiversidad, mientras que para el sur hay muchos tipos de vegetación sobre todo tropicales y biodiversidad, además seis étnias (Teenek, Pames, Nahuas, Otomíes de la Sierra, Tepehuas y Totonacos), pero muy escasos sitios conservados.

Ello ha formado ese sincretismo tan particular a partir de una mezcla entre las étnias, los mestizos, su historia, la geografía, la religión y muchos más factores, quienes han visto nacer una gran riqueza cultural y se han autodenominado todos por igual: Huastecos. 

No puede faltar ese sentimiento de pertenencia representado en una de las aves más carismáticas de la franja tropical que surca la región meridional de la SMOr.
Entonces, la SMOr, es por excelencia, una biorregión de contrastes bioculturales intensos y vivos, que engalanan y enriquecen la tierra de México y en apenas 1350 km de distancia hay más especies, más lenguas, más tipos de suelo, climas y geoformas que en toda Inglaterra. Otra razón por la cual sentirme viviendo en un paraíso que no cambio.

Fotografías tomadas de la red y la página de facebook de Tancanhuitz y Tanlajás.

Tambaque, donde los dioses del rayo vuelven al mar

El nacimiento de Tambaque es un sitio que se interna en la Sierra Madre Oriental y donde nace el Río Coy, tributario del Río Tampaon, que a su vez viertes sus aguas en el imponente Pánuco.
Este sitio queda a unos cuantos km de distancia al noroeste de la cabecera municipal de Aquismon, municipio de orígen Teenek, al sureste del estado de San Luis Potosí.
El recorrido no tiene ningún costo y se puede andar por agradables senderos al lado del río hasta donde el agua nace de una cueva al pie de un talud en donde el cañón se cierra entre las profundidades de la Sierra.

La corriente es calma porque estamos en época de estiaje.

Podemos ver atrás una vegetación de selva mediana subperenifolia en un estado mas o menos secundario.

El paisaje con sus las luces y sombras del atardecer crean espacios idóneos para reflexionar y abrir la mente.

 El orígen del nombre Tambaque como ya les había comentado en otra entrada tiene varios orígenes, uno de ellos es debidoa que antes cuando hubo la hacienda cañera, al moler la caña se generaba el gabazo que en el dialecto Teenek se conoce como le nombra T’ambax, (el cual se pronuncia tambach) y se dice que los mestizos al no poder pronunciar correctamente la palabra le llamaban “Tambache” y de aquí el nombre actual de Tambaque. La segunda acepción es proveniente de la palabra tzabac, que es el nombre Teenek de un árbol local, que no he podido identificar aún.

El agua va en un nivel muy bajo, pero ello ayuda a formar agradables espejos de agua donde la fauna silvestre baja a abrevar por las noches.

Conforme uno va avanzando por sobre el empedrado de la ladera sur, vamos viendo los manantiales por donde el agua que se colecta en las partes altas de la sierra, viene a salir en estos afloramientos de aguas kársticas que en geografía física se les denomina fuentes vauclusianas, sumamente sagradas para los compañeros Teenek. 

Fuente vauclusiana en Tamabaque, Aquismón, S.L. P.

Ya en su libro de “Un viaje a la Huasteca” el francés Guy Stresser Péan habló de la importancia irremplazable que estos manantiales tienen en la cosmogonía del pueblo Teenek

Los Teenek, saben que los cerros están huecos y es morada de los dioses del rayo, donde hacen fiestas y bailes cuyo eco se puede escuchar entre el rumor de las aguas subterráneas.

Y a pesar de la resequedad de esta ríspida primavera que llegó con múltiples incendios a la región huasteca, el agua sigue firme brotando de las profundidades de la roca, extasiada con tanta luz y tantos colores después de haber permanecido en la completa oscuridad quién sabe desde cuando. Nadie sabe en realidad cuanto es que el agua permanece dentro del cerro al caer como lluvia, hasta que sale por algún manantial.
Y el agua sige brotando con todo y lo seco de la primavera.

Y Tambaque no se seca, marzo 2013.
 Cuando la época de lluvias llega a la región, el caudal crece y trae consigo la revoltura de aguas escandalosas que vienen desde arriba. Mucha de la la lluvia vertida en el espinzao de los cerros colindantes con la Sierra Gorda de Querétaro se infiltra por entre las rugosidades de la roca caliza creando cavernas y sótanos. Es curioso pensar que allá arriba en aquellos parajes tan boscosos como Rancho Nuevo, Lagunita de San Diego o Valleverde, no corra río alguno porque toda el agua se va por los resumideros y viene a inundar puntualmente la llanura Huasteca, el agua siempre encontrará manera e irá a escurrir de nuevo al mar por la boca grande del Pánuco, justo en el Puerto de Tampico.

Al término de las fiestas y las orgías, los dioses del rayo salen cansados de las cuevas a través de los manantiales y van de nuevo con Mamlab, hasta su reino en el mar de oriente, para rejuvenecer y de nuevo emprender su viaje por las nubes hasta las montañas y de nuevo a las profundidades de la tierra.

La selva celosa guarda bien el camino de los dioses del rayo.

Un guardián del río.

Espejo líquido.
Al término del sendero está lo que venimos a ver, un tanto decepcionados por el bajo caudal, pero nunca deja de impresionar la magnificencia de aquellos portales por los cuales ingresar al interior de nuestra madre tierra.

Abertura por donde el agua escapa muy despacio.

Arriba se puede observar la oquedad que en época de lluvia escupe agua a raudales.

Y aquí termina el cañón, justo en una monda pared de roca caliza.

El musgo es la prueba de la humedad que guardan las rocas, son pioneros y crean sustrato para que otras plantas se afiancen durante la época de sequía, pues en época lluviosa, las aguas todo lo cubren.

Chorreadero de piedras arrastradas por la corriente.

Ahora es posible bajar a explorar, pero en época lluviosa todo es un estruendo de aguas que manan implacables de la sierra.

El agua amolda las raíces de los hijos que sustenta y los hace a su antojo, contra ella nadie puede.
Y antes de que oscurezca nos despedimos de tan grata holgura de la tierra profunda, deseando volver para conocerle en su faceta violenta despues de algún huracán.

Meztli feliz de probar el agua kárstica.
Y para no perder la costumbre: buscando zopilotes, tlacuaches o ardillas.
 Ya de regreso del cañón oscuro, de nuevo se hizo la luz y pudimos ver con más calma los señalamientos de la entrada y lo agradable de la arquitectura ecoturística, que para nada me pareció fuera de lugar, ni tampoco agresiva con el entorno, pues se usó piedra del mismo sitio y debido a la humedad, ésta ha ido llenándose de musgos.

Senderos, con plazoletas y áreas de descanso.

Afortunadamente nadie nos impidió entrar con nuestros perros, lo cual me parece excelente para quienes viajamos siempre con ellos. Puntos buenos para el ecoturista no convencional.
Ahí vamos.
El sendero que nos lleva hacia el manantial.

Amar el árbol es comprender la vida.

Plaza del frijolillo. Tamabaque, S. L. P.
La plaza del Frijolillo.
Preservación del agua.
Y como toda buena selva, la estructura de su flora le hace honor con esta interesante epífita.

Más epífitas.
Un habitante finamente ornamentado de la selva de Tamabque.
Las sierras que se yerguen al occidente del territorio Teenek, son  barreras de vida, de una diversidad biocultural magnífica que se abre como un abanico mesoamericano que muy pocos valoran en la geografía mexicana. Pero de nuevo lo reafirmo, éstas selvas son las más norteñas de la vertiente del Golfo, más al norte aún las de Tamaulipas, pero de este porte y estas magnificencias, solo las que le quedan a San Luis Potosí, porque su vecino Veracruz ya ha perdido lamentablemente las suyas a manos de un agrarismo desenfrenado y mal educado.
 
Selva mediana subperennifolia en Tamabaque, AQuismón, San Luis Potosí.

Nótese la estructura arbórea, la presencia de epífitas y los contrafuertes de las raíces.

Y sin embargo, a la tala no se le ve un final en la Huasteca. Ya no siento coraje, siento pena porque esto es causado por la ignorancia y la necesidad.
Pero esperemos que las selvas que quedan se sigan viendo así  y las que ya fueron destruídas, puedan volver a ser selvas y no potreros ni cañaverales.
 Cayendo la tarde nos apresuramos a salir con luz de Tambaque pues todavía nos faltaba encontrar un lugar en donde pudiéramos dormir con los perros, pues por las prisas olvidamos llevar tienda de campaña. Debo mencionar que por una módica cantidad uno puede acampar en las orillas del río Coy, obviamente río abajo del nacimiento de Tambaque.
Y va cayendo la tarde.

Y el sol lo baña todo con su suave luz crepuscular.

Aferrado en el borde, siempre atento del paso del agua. 

Y así ve el árbol, el eterno devenir de la corriente, bebiendo los sueños que le dejan los dioses del rayo al pasar.

Y el sol sigue bañando de luz los paisajes de Tambaque.

Raíces con contrafuertes, prueba de que la vegetación pertenece a un entorno tropical.
Últimos rayos de sol del día.
Al término del recorrido hay venta de comida típica como los bocoles, además pan casero, dulces, plantas ornamentales sembradas en macetas de bambú, y hasta vainilla de Papantla.
Al salir del recorrido, está el Restaurant Tambaque, una edificación de piedra maciza al cobijo de una ceiba y rodeada de plantas exuberantes en donde se pueden comer deliciosos platillos regionales, recomendando así el caldo tres huastecas y las acamayas, así como unas originales y creativas bebidas llamadas Aguas de Afrodita, todo ello atendidos por su propietario el Prof. Mauricio, conocedor de la región, sus leyendas y sus andares. Ahí mismo se pueden hospedar y comprar bebidas para pasar un poco el calorcito de la zona.

Fluír sin un fin más que fluír sin un fin. Gustavo Cerati en su canción Río Babel.

Si desean información sobre restaurantes, hospedaje o camping pueden escribir al correo electrónico:  tambaquecamyrest@yahoo.com.mx o llamar al 482 1034538 y 4821008597.

El Río Tampaon, la vena que riega la llanura de la Huasteca Potosina

A principios de marzo del presente, como parte de un viaje de investigación dirigido a conocer los lugares donde antaño hubo bosques tropicales caducifolios como los llama Rzedowski, selvas bajas caducifolias como los denomina Miranda o bosques tropicales bajos deciduos como los llama Puig, fuimos a conocer las serranías bajas y alargadas del norte del municipio de Aquismón en colindancia con el municipio de Ciudad Valles y Tamasopo. En especial aquel sitio en que la sierra se parte y deja abierta la garganta inmensa por donde el Río Tampaon escurre desde las serranías altas de la Sierra Gorda de Guanajuato y Querétaro, en cuyo caso el Río se llama Santa María y figura una espléndida frontera natural con el estado de San Luis Potosí.
En algún momento de la historia no hace tantos años, toda la llanura costera del Golfo al oriente de la Sierra Madre Oriental en lo que hoy es el estado de Tamaulipas, San Luis Potosí y Veracruz estuvo cubierta de selvas o bosques tropicales que en algunas zonas son caducifolios y en otras son perenes, es decir, en áreas abiertas y soleadas, algunos de los elementos arbóreos que los componen suelen perder sus hojas durante aproximadamente 8 meses de noviembre a junio, ello para evitar el exceso de pérdida de agua en su organismo, y ante los primeros indicios de lluvias del verano, vuelven a retoñar y a dar fruto, mientras tanto en las áreas pegadas a las sierras, los bosques tropicales perenes o subcaducifolios perduran con la mayor parte de sus elementos colmados de hojas verdes, aquí no hay tanta insolación y la pérdida de humedad es mínima comparada con la llanura.
 En esta ocasión visitamos la formación de llanura, bastante grisácea en plena época seca del año, sin embargo, los estragos que el pseudo progreso le ha traído a la región de la llanura huasteca han sido devastadores. No defiendo el pasado como un paraíso, puesto que existen indicios de que antaño también hubo sequías y cambios erráticos del clima que dejaban a los antiguos pobladores de esta parte de mesoamérica sumidos en el hambre, el calor y la falta de agua. 
Sin embargo, antes de que nuestra dieta se volviera casi exclusivamente carnívora, las selvas conservaban sus antiguos territorios y no había zonas de suelo desnudo, apisonado y muerto como lo hay ahora. Además, hubo también palmares naturales, pero viéndose favorecidas por los incendios y la insolación, las palmas sabales han ganado terreno desproporcionalmente, convirtiéndose en auténticas malezas.

Ladera de suelo desnudo en la llanura Huasteca. El sobre pastoreo del suelo que antes fue selva ha dejado vastas áreas yermas incapaces de recuperarse sin ayuda humana.
En cuanto los antiguos Teenek perdieron la disponibilidad de sus legítimas tierras y se vieron obligados a remontarse a las altas sierras del municipio de Aquismon (nombre de orígen Huasteco: Aquich, especie de árbol típico de las selvas caducifolias y mom: pozo; El pozo del Aquiche), los nuevos pobladores caucásicos y mestizos, vieron más económicamente más redituable la edificación de haciendas ganaderas y cañeras en este paraíso, y poco a poco las selvas fueron tumbadas para convertir la llanura en un enorme potrero que año con año ve con más añoranza las lluvias que no llegan y que en cuanto arriban ya no caen serenas por días mojando de a poco la tierra, sino que caen intempestivas y arrastran todo a su paso en una sola tarde, tiñiendo de lodo los ríos turqueza y dejando charcos regados que en sumo se evaporan bajo el ardiente sol.
 
Aunque en la imágen aparece ganado de diversos orígenes, el preferido de la zona es el ganado cebú, de orígen asiático y perfectamente adaptado al calor, la humedad y las garrapatas. Al fondo un frondoso árbol de mango, también de orígen asiático.
Al fondo la sierra por donde baja el río Tampaon, tributario del Pánuco, todas las llanuras son ahora zacatales y palmares, cuando en algún momento fueron selvas.
La zona es ganadera por excelencia, no niego que sea una tierra perfecta para dicho fin, pero creo que la manera en que se han desarrollado las actividades agropecuarias, no ha sido la idónea. Cualquier poblador del área concuerda en que el clima se ha vuelto inclemente. Las lluvias se han ausentado más de lo normal, el calor quema más que otros años, el agua de la sierra ha bajado su aforo, los parásitos del ganado están fuera de control y cada año es más urgente bañarlo en químicos que es bien sabido, tienen efectos cancerígenos. Los ganaderos y cañeros, saben bien que por ahí no va la cosa, pero es la costumbre y/o la ignorancia de otras formas de hacer las cosas, lo que los ha ido orillando al borde de este abismo.
Aunque a pesar de todo, a este caballo no parece importarle el cambio climático…

Entre terreno y terreno hay cercas que dividen sus posesiones, esta división también ha sido un problema para la fauna silvestre, cuyos pasos naturales se han viso severamente fragmentados por mallas, rejas, corrales y falsetes.
 Es preciso que los ganaderos de la huasteca se quiten esa venda de los ojos, incluso los agrónomos saben bien que las recetas mágicas de sus agroquímicos y suplementos alimenticios para el ganado, cada vez son menos eficaces y es un vicio que no acabará si no nos atrevemos a pensar diferente. Se pueden recuperar las selvas, y será como una bola de nieve, entre más selvas haya, las lluvias serán más estacionales y el suelo será más fértil, pero ya no podemos pensar que por el camino en que vamos, el clima y las selvas se van a recuperar solas.
La Agroforestería y la Permacultura es un recurso clave, pues porponen la armonización de diferentes actividades a través del tiempo y del espacio, para no sobrepasar la capacidad de carga de los ecosistemas. Podemos seguir teniendo ganado, pero ya no será posible tenerlo en vastas extensiones sin árboles, en vez de ello se pueden tener potreros de pastos, pero con especies propias de la selva baja que sirvan también de alimento al ganado, intercalado de árboles frutales, cercos vivos para las aves, lagunas para la fauna silvestre y además cultivos de hortalizas.
El agua se puede administrar desde el río Tampaon a través de canales de riego, terrazas que atrapen agua de lluvia y además depósitos que impidan que el agua se evapore, como comunmente pasa en los jagueyes y presones.
Acequia seca, debido a la sequía.
Además se puede apostar por otro tipo de ganado no tan costoso de mantener como los borregos, que además de dar carne, también dan lana y se pueden pastorear en menor extensión de terreno que las vacas. Intercalando árboles propios de la selva entre terrenos con pastos, horalizas y reservorios de agua se hace argoforestería, quitándole así presión al suelo, devolviéndole sus nutrientes y sobre todo cubriendo parches de selva para atraer de nuevo las lluvias.
Ganado ovino en un parche arbolado.

Y bueno, después de un paseo triste y abrasador entre tantos cementerios de selva que ahora son potreros calientes, llegamos al destino final, el Río Tampaon, en cuyo corazón se encuentra el llamado Puente de Dios, una formación pétrea que puedes ir a conocer en un paseo en lancha con un costo de 150 pesos, ayudando así al fomento del turismo y por ende la economía de las familias que viven en los ejido aledaños.

Cañón del Río Tamapon.
Para llegar al Cañón del Río Tampaon desde Monterrey, hay que seguir la Carretera Nacional 85, pasando por Linares, NL., Ciudad Victoria, Tamaulipas, Ciudad Valles, S. L. P. y siguiendo la carretera que va para Tamazunchale, después de pasar el poblado de El Pujal, en cuyo tramo atraviesa el Río Tampaón, unos cuantos km adelante se encuentra la entrada a la derecha por un camino de terracería de aproximadamente 24km. Hay que seguir los señalamientos que hay sobre la brecha y pasar varios terrenos con falsetes, pero preguntando a los lugareños es sencillo llegar. La boca del cañón es parte de un rancho privado el cual cierran a las 8 de la noche, entonces si no alcanzaste a salir a esa hora tendrás que quedarte a pernoctar. Puede llegar cualquier tipo de vehículo.
No cobran la entrada, pero no hay lugar donde hospedarse, tienditas ni restaurantes, solo una playa de arena sílica inmensa, así como una arboleda de álamos temblones donde poner una tienda de campaña. Vale mucho la pena y para la próxima tomaremos el paseo en lancha para conocer el Puente de Dios.

 
En cuanto a las investigaciones… ya les contaré más adelante los resultados y el sentir de los pobladores respecto a la desaparición de los bosques tropicales de llanura. Esto es para mi la etnobotánica aplicada, de la cual tratará un capítulo de mi tesis de Doctorado. Buen sábado a todos.

Reserva Forestal Nacional; Porción Boscosa del Estado de San Luis Potosí.

En el Municipio de Xilitla se encuentra la mayor parte de la superficie de la “Reserva forestal Nacional, Porción Boscosa del Estado de San Luis Potosí” (RPC), la cual tiene la superficie total de 29 mil 885 hectáreas, según el acuerdo dado el día 2 de octubre de 1923 Diario Oficial de la Federación del 3 de noviembre de 1923.
El 4 de octubre de 1923, fue decretada el Reserva Forestal Nacional Porción Boscosa del Estado de San Luis Potosí -Región Prioritaria para la Conservación (RPC)-, con carácter de inalienable e irrevocable siendo los propios habitantes los que se ocupan de conservar la vida silvestre de la Reserva.
Así mismo especies prioritarias han sido identificados en la RPC como es: el jaguar (especie prioritaria) entre otras especies de mamíferos -CENJAGUAR 2008-, oso negro y observados anfibios, reptiles, aves y vegetales como helechos arborescentes -en peligro de extinción-, orquídeas y cactáceas como la pitahaya. Estos elementos además de ser importantes en los ecosistemas, ofrecen un gran atractivo al mercado del turismo alternativo local, nacional y extranjero por la gran disposición de la comunidad de poder mostrarle a los visitantes el gran valor natural que poseen.
Fuente: Turismo Alternativo en la Reserva Forestal Nacional “Porción Boscosa del Estado de San Luis Potosí”.
Importancia Ecológica de la RPC
La importancia ecológica de la RPC radica en la importante recarga de agua que se lleva a cabo gracias a su paisaje kárstico de 600 dolinas, la hidrología subterránea de la región que es posible debido a diversa geología local y a la precipitación de la región. Se tiene una recarga anual mayor a los 3500 millones de metros cúbicos de agua que alimentan al acuífero de la región proporcionándolo a la vez a los habitantes de la región. (Las Áreas Naturales Protegidas del estado de San Luis Potosí. Evolución y situación actual.)
Por otra parte la región tiene una impresionante variedad de ecosistemas donde abunda gran biodiversidad característica de cada ecosistema, por ejemplo el bosque mesófilo de montaña que junto a los de la sierra de Alaquines, Catorce y Álvarez, representan el 1% de la vegetación natural del Estado de San Luis Potosí; además se pueden encontrar los siguientes ecosistemas en la región, selva baja caducifolia, selva mediana subperenifolia, bosques templados y bosques de coníferas y plantas altas. (Las Áreas Naturales Protegidas del estado de San Luis Potosí. Evolución y situación actual.)

Fuente: Las Áreas Naturales Protegidas del estado de San Luis Potosí. Evolución y situación actual, 2003.

La Sierra Huasteca desde mi perspectiva

Hace unos días que no he pensado en otra cosa, aunque he estado atiborraba de asuntos académicos, no se me sale de la cabeza la idea de hacia donde será el siguiente paso.

Desde hace muchos años, recuerdo las historias fantásticas de un compañero entrañable al que tengo más de 20 años de conocer, me contaba de castillos en medio de una selva espesa, de cascadas de aguas turquesas, de cerros interminables cubiertos siempre de niebla… Algún tiempo después, con ayuda del Atlas Geográfico de los libros de Texto Gratuitos de la SEP, supe que esos lugares se ubicaban en la región cultural llamada Huasteca. Y me hechizó la idea de conocer aquel nombre que tanto mencionaba: Xilitla
No fue sino hasta el 2006 cuando terminé mi carrera de biología (frustrada porque mis compañeros no quisieron organizar un viaje y en su lugar hicieron un costoso tradicional cena-baile) que me decidí a ir fuese como fuese a conocer la Huasteca. Otro entrañable amigo cuyo nombre no hay necesidad de mencionar, porque él sabrá quién es y cuanto conocimos los dos en aquel viaje, fue quien me acompañó, apenas íbamos con una Guía Roji tomando autobuses aquí y allá, acampando en donde se hiciera de noche, cargando sleeping, comiendo bocoles y zacahuil en los mercados, en fin  solo Dios sabe como mi madre en aquellos años de oro sin balaceras me dejó ir sola, y así  llegamos a la Sierra Gorda de Querétaro y de ahí a la maravillosa Xilitla, donde conocí el castillo fantástico de quien me hablaba mi otro amigo: el castillo de Sir Edward James, un personaje espléndido rodeado de un halo de locura seductora que me hubiese encantado conocer en vivo y a todo color. En verdad que añoro otros tiempos que no son míos, acepto que a menudo me siento incómoda en esta modernidad tan amenazante…
Apenas y supimos de la cercanía de aquella garganta palpitante en medio de la montaña, aquel abismo magnífico, una puerta hacia las profundidades insondables de la Sierra Madre Oriental, sí, el Sótano de las Golondrinas, emprendimos emocionados el viaje hacia Aquismon en un autobús destartalado, yo llamé a mi casa desde un teléfono de tarjeta en la plaza de Aquismon y no estaba mi madre en casa, recuerdo bien que le dejé el recado a mi tío, que por las buenas creo que no se imaginaba en que rincones lejanos andaba de vaga, todo el viaje en  aquel autobusito ruidoso fue un constante ir plasmada en el vidrio, con la mirada que se me salía de los ojos, con tanta selva, con tanto frescor, tantas caras de un color moreno rojizo tan hermoso, tan auténtico: Tanzozob, Tamapatz, Zopope… poco me faltó para llorar de la emoción al llegar al mentado sótano. 
Llegamos y no lo podíamos creer, era imposible la magnitud de aquella vista, un vértigo inimaginable, tan  terrorífico como fascinador, la montaña exhalaba un viento entrecortado por las guaguas y los periquitos que literalmente nos peinaban la cabeza con su vuelo al ras, estaba ahí ante nuestros ojos, una de las cosas que me ha marcado más en mi vida. Quedé flechada y jamás volvió mi corazón a estar tranquilo, siempre pensando en volver a aquellas sierras Huastecas, siempre.
Poco después me fui a Chihuahua dos años a trabajar, ahí conocí al biólogo que ahora es mi esposo, y fue tanta mi obstinación por volver, que yo no se si fue tanto desearlo o tanto soñarlo, que mis súplicas internas rindieron su fruto y recibí un correo de aceptación para trabajar ambos en la Reserva de la Biósfera de la Sierra Gorda de Querétaro por parte de otra persona especial que poco tiempo después sería mi amigo, al que estimo mucho aunque nuestra forma de ver el mundo sea tan distinta. 
Cuando viví ahí en Jalpan fui la persona más plena, más feliz y más completa del mundo, pero aún así, anhelaba el momento en que por angas o mangas tuviéramos que ir a Río Verde, a Xilitla, a Ciudad Valles  etc. por algún encargo, esa carretera nacional 85 de su tramo de Llera, Tamaulipas a Tamazunchale, S. L. P. era todo un placer para mi recorrerla, aquellas murallas hasta el cielo a la altura de Huichihuayan, con la sierra Montecristo enmarcando el paisaje siempre verde, nuboso y las orillas del camino llenas de plantas de ornato y sabrosos Litchies, la Y griega siempre activa, los tramos selváticos de Matlapa, Tamazunchale con sus cerros tropicales, el tramo de Gómez Farías en Tamaulipas, con sus pays de mango, la cueva del abra impresionante, y ni se diga la carretera que va de Tamazunchale para Pachuca, pero por el lado de Huejutla, un verdadero manjar a los sentidos, esa otra hermosísima Huasteca, la Hidalguense, agreste e indomable, esa escarpada serranía colmada de niebla y vasijas de barro colorado, un paraíso.
Pero tiempo después tuve que volver a Nuevo León, en donde vivo hasta la fecha, pero juro que no hay día que no sufra la lejanía de esas tierras prodigiosas y la dulzura de su gente, tan dulce como el pilón de los cañaverales color verde nuevo.
Y entonces recordé que mientras viví en Chihuahua, mi supervisor-jefe-maestro-amigo, me contaba que si uno desea trascender en la conservación de las tierras que amamos no es necesario querer salvar el mundo, hay que casarse de tiempo completo con ese sitio al cual amemos, con su bioculturalidad, hay que comprenderle, hay que gozarle y hay que protegerle y amarle. Sus palabras no tenían del todo sentido para mi en aquel entonces, él había nacido en Castaños, Coahuila y estaba “casado” por así decirlo, con el Santuario de la Cotorra Serrana en Madera, Chihuahua desde hacía en aquel entonces, 14 años…
Y entonces comprendí…
Que toda esta serie de eventos, uno tras otro, me han llevado de aquí para allá, y creo que haga lo que haga, me manden a donde me manden, me invite a donde me inviten, me replieguen a donde me replieguen, mi entera voluntad, mis esfuerzos, mis pensamientos, mis anhelos, mis ojos siempre están dirigidos hacia un mismo lugar: la Sierra Madre Oriental,sí, pero muy especialmente la Sierra Huasteca desde el Soto La Marina, hasta el Tuxpan, a donde muy pronto, estoy segura he de volver para no moverme de ahí nunca jamás.
Cascada cercana al castillo de Sir Edward James, Xilitla, San Luis Potosí (Abril, 2006).

Mi hermana y yo en otra de las cascadas (Abril, 2008).
Castillo de Sir Edward James (Abril, 2006).
Los pasadizos del castillo de Sir Edward James (Abril, 2008).
En el castillo, Xilitla, S. L. P. (Abril, 2008).
Plaza de Xilitla al atardecer, atrás las impresionantes anticlinales (Abril, 2006).

Semana Santa 2009, Xilitla, San Luis Potosí.
Iglesia de Aquismon, San Luis Potosí (Abril, 2006). 

Mi regalo de cumpleaños, Febrero 2009, Cascadas de Tamasopo, San Luis Potosí. 

El Puente de Dios, Tamasopo, S. L. P.  Febrero 2009. 

Laguna Atezca, Molango de Escamilla, Hidalgo, mayo 2009. 

Plaza frente a la iglesia de Molango de Escamilla, Hidalgo. 

Remanente de bosque de niebla con helechos arborescentes, Tlanchinol, Hidalgo. 

Huejutla, Hidalgo, mayo 2009. 

Cañón del Río Santa María visto desde San Antonio Tancoyol, Sierra Gorda de Querétaro, al otro lado es Aquismon, San Luis Potosí. 

Cañón de la Servilleta, Gómez Farías, Tamaulipas, Semana Santa, 2009. 

Cañón de la Servilleta, Semana Santa, 2009. 

Enchiladas Huastecas cerca del mercado de Ciudad Valles, Abril, 2012.

Plaza de Ciudad Valles, Abril, 2012. 

Río Valles, Abril, 2009. 

Cascadas de Micos, Valles, San Luis Potosí. 

Cascadas de Micos. 

Cascadas de Micos, 2012. 

La bióloga Mariana Reyna y yo, en los bosques de enebros de la comunidad de El Cañón, Landa de Matamoros, Querétaro, julio 2009. 

Valle Verde, todos rumbo al sótano de las Golondrinas por el camino que va de Zoyapilca , Querétaro a Tanzozob, S. L. P. 

Sótano de las Golondrinas, Aquismon, San Luis Potosí. 

Huastecos Teenek

 
La población

La palabra “huasteco” deriva de una voz náhuatl que para algunos autores es el gentilicio de Huaxtlán, “lugar donde abundan los huaxis”, planta leguminosa cuyas vainas son comestibles; otros señalan que proviene de Cuextlán, “en los cues”, montículos o plataformas redondas hechas de piedra y arcilla sobre las cuales los antiguos habitantes de la región erigieron sus templos y viviendas. En su lengua se llaman a sí mismos teenek, “hombres”, y a su territorio Teenek tsabal, “la tierra de los teenek” o “donde habitan los teenek”.

De acuerdo con Swadesh y Arana, la lengua huasteca se clasifica dentro del grupo Maya-Totonaco, tronco y familia Mayense, subfamilia Yaxu. Cabe destacar que es el único idioma separado geográficamente del resto de las lenguas mayenses.

Los datos recabados por el XI Censo general de población y vivienda, en 1990, revelan una cifra global de 14 7264 huastecos a nivel nacional, de los cuales 26 525 entran en el rango de cero a cuatro años y 120 739 son hablantes de la lengua con cinco años y más. De estos últimos, la mayoría se concentra en San Luis Potosí, con 68 733 integrantes, y en Veracruz, con 46 897, además de 1 888 en Tamaulipas y 109 en Hidalgo; en calidad de migrantes, destacan 870 registrados en el Distrito Federal, 788 en el Estado de México, 407 en Nuevo León y cifras menos significativas en otros estados de la república.

El actual Teenek tsabal comprende una porción del noreste de San Luis Potosí, con diez municipios, y otra porción del noreste del estado de Veracruz, ambas contiguas y ubicadas en la región geográfica conocida como la Huasteca. Los municipios potosinos con mayor población teenek son Aquismón, Tanlajás, Ciudad Valles, Huehuetlán, General Pedro Antonio de los Santos (antes Tancanhuitz de Santos), San Antonio, Tamuín, Ébano y Tanquian de Escobedo. En Veracruz, los municipios mayoritarios son Tantoyuca y, en menor proporción Tempoal y Tantima.

El clima que predomina en el territorio huasteco es cálido húmedo con lluvias en verano y una previa temporada de sequía. La temperatura media anual oscila alrededor de los 23.5°C, con un registro mínimo de 0°C y un máximo de 45°C, y variaciones diarias drásticas en los meses de noviembre a febrero. La precipitación pluvial varía año con año en las distintas áreas del territorio, en un rango de 800 a 4 000 mm promedio anual. Las tierras teenek están provistas de una vasta red hidrográfica, compuesta principalmente por una gran cantidad de arroyos estaciónales que alimentan a diversos ríos, entre los que destacan el Moctezuma, el Valles, el Huichiuayán, el Koy, el Puhal, el Tempoal, el Tamuín y el Pánuco.

Los registros altitudinales van desde los pocos metros sobre el nivel del mar hasta los 2 000; sin embargo, la mayoría de los asentamientos huastecos se encuentran de los 60 a los 500 msnm entre la planicie y las elevaciones de la sierra Madre Oriental.

La variabilidad de las condiciones climáticas y altitudinales en la Huasteca es la responsable de la distribución y diversidad de las asociaciones vegetales. En el área teenek predominan los bosques tropicales en alturas de los 50 a los 800 msnm, donde son elementos arbóreos característicos el ramón, palo mulato, ceiba, palo santo o multé chicozapote, copal, frijolillo, zocohuite, jobo, sabino y palo de rosa, entre muchos otros. En altitudes de los 600 a los 2 000 msnm, la vegetación corresponde a bosques templados con diversas asociaciones de pinos, encinos y liquidámbar. En una reducida área del noreste del territorio teenek se presenta un bosque espinoso en el que ébano cerón y gabilla constituyen las especies dominantes.

La base de la economía familiar del grupo huasteco es la agricultura, practicada bajo la forma tradicional de roza-tumba y quema. Maíz, frijol, calabaza, yuca y camote son sus productos agrícolas y de recolección básicos de subsistencia; entre los de carácter comercial sobresalen los cultivos de caña de azúcar, ajonjolí, arroz y cacahuate, además de frutales como naranja, plátano, piña y mango. En las estribaciones de la sierra el cultivo del café representa una importante fuente de ingresos a la economía familiar. Otras entradas complementarias se obtienen por la venta de artesanías —tales como morrales, petacas, hamacas, mecapales, tapetes y cestos— elaboradas con fibra de henequén, zapupe, maguey y palma, además de diversos artículos de alfarería y prendas tradicionales bordadas con motivos típicos.

Vale la pena destacar que la productividad agrícola de las tierras teenek es cada vez menor debido, entre otros factores, al creciente deterioro y contaminación de su medio ambiente, que aunados a la insuficiencia de tierras en relación con el incremento poblacional, dan pie a un alto índice de migración, principalmente hacia los estados de Nuevo León, Distrito Federal y Estado de México.

La vivienda teenek posee una sola habitación de forma circular que se usa como dormitorio, cocina y almacén, construida con paredes de varas atadas con bejuco y a veces recubierta con barro; el techo es cónico, y se arma con zacate o palma sobre una estructura de horcones de madera. Alrededor de la casa, se encuentra un solar donde se crían animales domésticos y se cultivan diversos árboles frutales, hierbas y hortalizas que complementan las necesidades domésticas.

La disposición de los servicios básicos en los asentamientos de la etnia en cuestión, varía de una población a otra y, al menos en San Luis Potosí, se encuentra muy por debajo de los niveles de bienestar promedio estatal. Por ejemplo, se estima que en el municipio de San Antonio —el más marginado— sólo un 4.8% de las viviendas cuentan con servicio de agua entubada, 3.3% con drenaje y 29% con energía eléctrica.

En relación con las vías de comunicación, la Huasteca potosina posee dos caminos pavimentados: la atraviesa de sur a norte la carretera México-Ciudad Valles-Laredo, y de oeste a este la carretera Xolol-Tamuín, de las cuales parten caminos rurales y de terracería que van a las distintas cabeceras municipales y a otras localidades. En Veracruz, la principal carretera pavimentada que cruza la Huasteca es la de Pánuco-Tuxpan, en la que convergen caminos de terracería, herradura y brechas que conectan con distintos poblados huastecos.

En los últimos años, las instituciones de salud pública han incrementado su cobertura con la apertura de unidades médicas rurales del IMSS-COPLAMAR (actualmente IMSS-Solidaridad), además de los ya establecidos centros de salud de la SSA en cada cabecera municipal. En San Luis Potosí, la atención de segundo y tercer nivel es proporcionada en Ciudad Valles, Tamazunchale y la capital del estado, e incluso en la ciudad de Tampico, en el estado de Tamaulipas. Según datos recabados en la Jurisdicción Sanitaria No. I (Pánuco) del estado de Veracruz, que abarca la zona teenek de dicha entidad, las diez principales causas de morbilidad son las infecciones respiratorias agudas, infecciones intestinales y las mal definidas, ascariasis, amibiasis, traumatismos y envenenamientos, dermatoficosis y dermatomicosis, enterobiasis, hipertensión arterial, angina estreptocócica y tricuriasis.

Con el propósito de presentar una alternativa organizada de salud y legalizar sus prácticas médicas, los terapeutas teenek, junto con otros indígenas de la Huasteca, han conformado tres organizaciones —una en la porción veracruzana y dos en la potosina—. La Organización de Médicos Indígenas Tradicionales de Ejidos de Pujal Coy Fase II (OMITEPCOY) que inició sus actividades en 1990 en Santa Martha Tamuín, y actualmente está integrada por 40 médicos nahuas y teenek de tres nuevos centros de población ejidal de los municipios de Ébano y de la Huasteca potosina; la Organización de Médicos Indígenas Tradicionales Timauitz (OMITT), con sede en Tancanhuitz de Santos; se creó en 1991 y agrupa alrededor de 79 miembros de ocho municipios del centro de la Huasteca potosina, al sureste del estado; finalmente, la Organización de Médicos Tradicionales Indígenas de la Huasteca Veracruzana (OMTIHV), con sede en Chicontepec, se fundó también en 1991, y cuenta con más de 40 asociados de los distintos municipios que comprende dicha región.

La vida religiosa y ceremonial actual de los huastecos —basada en elementos prehispánicos y católicos-trasciende a aspectos cotidianos de su existir y de su entorno. En ella son fundamentales y complementarios los puntos cardinales, particularmente el este del teenek tsabal mítico, lugar en que descansan las almas de los curanderos, músicos y danzantes, y de donde provienen las lluvia; así como su contraparte, el oeste, que aloja las almas de la gente común; asimismo sus cuevas, entrada al mundo de las potencias divinas, constituyen lugares de culto y comunicación con lo sobrenatural.

Como elemento característico de las etnias campesinas dependientes de los recursos que les proporciona su medio ambiente, veneran particularmente a los dioses relacionados con el ciclo agrícola: el trueno (dios de la lluvia), la tierra (diosa de la fertilidad), el Sol y la Luna.

Para los teenek, cada uno de los componentes de la naturaleza se encuentra impregnado de potencias benéficas y peligrosas, dependiendo de cómo se usen; el comportamiento de ciertos animales es indicador del futuro, de la venida de las lluvias y del éxito en las cosechas; asimismo, a través de ciertas plantas pueden conocer el pasado o el futuro y de diagnosticar una enfermedad.

La danza constituye un elemento de expresión artística y ceremonial muy peculiar entre los nahuas y teenek de la Huasteca; en ellas los nahuas aluden a la conquista, mientras que los huastecos representan a sus señores antepasados. Destacan la “danza pequeña” o tzacan-son, la danza de las Varitas, la Malinche, el Rey Colorado, el Gavilán o el Volador, entre otras, cada una con un significado particular.

Dentro de las ceremonias y festejos importantes en los que ejecutan sus danzas, se encuentran las relacionadas con las actividades agrícolas; en ellas se pide colectivamente permiso a la naturaleza para la siembra, se solicitan las lluvias y una buena cosecha. También se baila en la fiesta de Todos Santos y Fieles Difuntos, y en las particulares celebraciones a los santos patronos de cada pueblo, como san José, san Isidro, Santiago Apóstol, san Agustín y san Miguel, entre otros.

Tansosob

Salió corriendo al alba, las sandalias se le escurrían entre los dedos porque el lodo estaba pegajoso y frío, posiblemente dejó una o las dos en medio del sendero enmontado, la noche anterior llovió porque Maamlaab, el gran dueño del agua celeste, así lo quiso. El pecho le latía como el tambor, y aunque las ramas la abrazaban con su humedad, no perdió el paso ni un instante, y como el venadito temazate se deslizó con la ilusión de verles de nuevo. Aún estaba pardo el monte. No tenía miedo, ya había recorrido ese mismo camino muchas veces sin perderse, su madre quedóse tranquila pues ella no dijo más que iba por la leña para hacer el café de la mañana. Se fue sin decir a donde porque sabía que estaba prohibido ir sola al sótano. Y en cuanto la bruma comenzó a desmodorrarse entre el dosel arbóreo, la marcha se detuvo casi en un espasmo, ante el abrazo fuerte del palihuiche que le truncó el paso, tan fragante palihuiche colmado de pompones blancos meciéndose al vacío.
Y ahí estaba ella ante la inconmensurable garganta de la tierra, abierta y jadeante, fue acercándose despacio caminando sobre las piedras calizas del borde, serpenteando con sus piernecillas temblorosas el filo del abismo. Su alegría se le desbordaba hacia el fondo del hueco por los ojitos negros de tanta curiosidad, sabía que había llegado a tiempo para verlas salir y eso la hacía feliz. Entonces de pronto un remolino negreaba aún más las fauces abiertas de la sierra, se iba elevando en círculos, cortando el aire a su paso en aleteante estruendo, el remolino viviente remontó como un canto de las entrañas terrestres, zumbidos de aire partido llenaron la oquedad magnífica, veloces saetas avivaron la emoción de la niña que reía en el alma, encaramada en las rocas, desorbitada, deborando con sus cuencos uno a uno los fugaces vencejos. Hasta que no quedó ninguno, todos salieron apresurados de las profundidades para irse a perder en el sopor verdoso de la selva que apenas le amanecía. 
Suspiró satisfecha y de nuevo se internó en el sendero rumbo a Tansosob. Como era de esperarse había quedado descalza y las sandalias ¿quién sabe dónde?, el barro suave se volvió placentero sobre las palmas de sus pies agrietados. Ya no corrió, la meta fue cumplida, y ahora no había más prisa que la que le imponía el hambre. Se fue caminando despacio, dejando tras de sí un montón de tinajitas pintadas en el barro, las huellas de su andar dibujaron la trayectoría de su osadía. Y después, el primer rayo de sol.

Tansosob es una comunidad Teenek ubicada cerca del famoso “Sótano de las Golondrinas” en el municipio de Aquismón en la Huasteca Potosina, cuyo nombre se deriva de dos voces:

Tan: “lugar de”
tsobtsob: “huella” (de pies o patas)

Tantsobtsob:  lugar de la huella.