Rumbo a la comunidad de Cuevas, Iturbide, Nuevo León

El pasado mes de abril recorrimos la sierra madre oriental del municipio de Iturbide en el estado de Nuevo León, el objetivo primordial era conocer los ecosistemas que ahí se ubican, comenzando el recorrido en la cabecera municipal de Linares para salir por el municipio de  Villa Mainero en Tamaulipas, es decir una especie de U pero por la sierra.

El viaje comienza subiendo por el matorral espinoso tamaulipeco de la ladera este de la sierra, adelante en el faldeo se ubican los matorrales submontanos, únicos en el mundo, más adelante nos internamos por el cañón de Iturbide o Santa Rosa donde los matorrales se funden con los encinares y posteriormente éstos con los bosques mixtos de pinos, al llegar a la cabecera de Iturbide los pinares se convierten en chaparrales y matorrales xerófilos, pues la lluvia se queda atrapada en las murallas de la sierra y escasea, permitiendo el desarrollo de éstos ecosistemas semiáridos.

Encinares del cañón de Iturbide, Nuevo León, México.
Iturbide es un pueblo pequeño, la cabecera de un municipio totalmente inmerso en la sierra madre oriental, al llegar por la carretera que conecta al municipio de Galeana se abre otra brecha que conduce a comunidades, rancherías y ejidos que están enclavados en las montañas. Al subir por ese camino el primer punto es la laguna de Santa Rosa, que la mayoría del año está seca, pero durante la temporada húmeda los huracanes pueden llenarla. En su lecho hay potreros, cultivos de maíz y huertas de frutales de climas templados como manzanas y ciruelos.

Panorámica de la Laguna de Santa Rosa, Iturbide, Nuevo León.

En esta parte se acaba el camini pavimentado y sigue la brecha de 24 km hacia Camarones, es una de las últimas localidades antes de la guarda raya con el estado de Tamaulipas hacia la comunidad de Venustiano Carranza (La oveja) en el municipio de Villa Mainero. En la Laguna de Santa Rosa se abre otra brecha que conduce al Bosque Escuela de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Bosque Escuela de la FCF, UANL.

Casa típica de adobe y piedra en la comunidad de Santa Rosa, Iturbide, Nuevo León.

Aquel día nos encontramos con una mula con su horqueta de madera en el lomo que ayuda a distribuír el peso de la carga ya sea de leña, paja, costales etc., cabe mencionar que las mulas y los m machos son los decendientes híbridos de la cruza entre las especies Equus ferus caballus ya sea caballo o yegüa y Equus africanus asinus ya sea burro o burra. En la sierra se acostumbra andar en mula o macho debido a que es más resistente que un caballo y más velóz que un burro, además es muy bueno para andar en terrenos agrestes descendientes sin que “se les vayan las patas” hacia los defiladeros.

Brecha para Camarones, Nuevo León.Al fondo se observa el Cerro Barranco Blanco.
Una mula esperando a su dueño.
Las mulas son las mejores “bestias” para moverse y transportar carga en la sierra a grandes distancias.

Adelante de la laguna de Santa Rosa, un valle intermontano, se llega al Puerto El Novillo, desde donde se angosta un el cañón El novillo hacia el sureste por donde comienzan los chaparrales con pinos piñoneros dispersos en las laderas de exposición noreste que son más bajas y del lado de las laderas oeste. Es complicado definir con precisión las características absolutas que definen estas comunidades florísticas, no obstante a grandes rasgos y como su nombre lo indica, los chaparrales son comunidades de porte bajo o porte arbustivo que crecen en la parte alta de la sierra sobre laderas expuestas a la acción directa del sol y de vientos fríos, cuya característica radica por poseer especies de hojas perennes esclerófilas, particularmente adaptados a ambientes secos y fríos (de la Lata-Gómez, 2006) como los encinos, rosáceas y ericáceas, donde las condiciones de sombra orográfica son aparentes y se supone son el relicto de la expansión de los climas secos durante el Mioceno (García-Morales, 2009). Mucho más altas se ubican los bosques mixtos, incluso con la presencia dispersa de chamales (Dioon angustifolium). 
Cañón El Novillo rumbo a la comunidad de Cuevas.
Chamales en el Cañón del Novillo.

Philadelphus calcicolus. Jazmín.
A este género (Philadelphus) se le considera ornamental y en el centro de México le llaman Mosqueta, en la zona se conoce como Jazmín.
Después de 12 km de ir por el cañón El Novillo se llega a las adjuntas del arroyo Las Chorreras y el escurrimiento el Novillo, aquí ya está cerca la comunidad de Cuevas y Lampazos y andando un poco por el arroyo en busca de fauna acuática observamos que a ambos lados del talud se pueden observar profundas oquedades esculpidas por la fuerza del paso del agua, formando “cuevas” y quizá de ahí provenga el nombre del ejido.

Arroyo Las Chorreras proveniente de la parte alta del municipio, escurriendo rumbo a Tamaulipas.

Panorámica del arroyo Las Chorreras, con taludes con oquedades en forma de cuevas horadadas por el agua.

En esta parte del arroyo abundan las oquedades horadadas en la roca y el suelo yesoso de suave conglomerado.

Arriba hay cruces, desconocemos la manera de como las colocaron.
Arroyo Las Chorreras desde Cuevas hacia Lampazos.
Después de este punto se llega a la comunidad de Cuevas, está a 920 m de altitud y ahí habitan alrededor de 120 personas. 
Comunidad de Cuevas, Iturbide, Nuevo León.
Tomando el fresco. En estas localidades todo es tranquilidad.
Frente a la comunidad hacia el oriente está el cañón del arroyo el Novillo el cual se interna entre las montañas hacia las partes bajas, éste arroyo unos km mas hacia abajo se llama Pablillo y viene a desembocar en Linares, N. L. El cañón desde donde se interna en cuevas es también llamado Cañón de Pablillo y tiene paredes verticales impresionantes y el río corre de color turquesa. Aquí anexo una foto de internet cuyo autor se llama Andoexplorando.

Cañón del Río Pablillo. Tomada de Panoramio.

Arroyo Novillos que más adelante se interna en el Cañón de Pablillo y toma el mismo nombre.
Rumbo al Cañón de Pablillo.

Arroyo El Novillo en la comunidad de Cuevas, Iturbide, Nuevo León.
Pasando Cuevas hay una pequeña cañada en donde escurre otro arroyo, el arroyo La Purisima. Éste arroyo obtiene su nombre de la comunidad de La Purisima en donde hay dos áreas naturales protegidas de carácter estatal debido a la presencia de ecosistemas raros como el bosque de cedros (Cupressus arizonica) y el bosque de oyamel (Abies vejarii var. mexicana) y además tiene el atractivo turístico de la Cascada La Purísima. En esta parte está el puente que pasa sobre el arroyo y hay cabañas en renta en la comunidad de Tijeras. Justo al lado de las cabañas nos percatamos de una cactácea epífita localmente llamada pitaya del género Hylocereus. Lamentablemente no tenía la flor abierta, aunque ya no faltaba mucho para abrir.

Pitaya, Hylocereus sp.
Pitaya, fruto de sabor agridulce.
Adelante de pasar el puente del Arroyo La Purisima y la comunidad de Tijeras se encuentra la localidad de Jazmines y de nuevo el camino se angosta en un cañón llamado Cañón Jazmines, en donde podemos ver como las comunidades en estas zonas protegidas de la exposición solar se comienzan a transformar en encinares.

Comunidad de Jazmines rumbo a Camarones.

Arroyo temporal.

En éstas áreas protegidas del intenso sol es común encontrar especies como los encinos.
En las laderas adyacentes al arroyo temporal se pueden observar encinares.

Pasando Jazmines el cañón se ensancha otra vez y sobre el camino hay un par de “guardaganados”  que es una estructura en forma de parrilla hecha con tubos de acero que se empotra en un foso hecho de concreto entre terreno y terreno para que cuando las vacas intenten cruzar se vean desanimadas debido a que se les resbalan las pezuñas, pero lo que llama la atención los señalamientos para indicar que la maquinaria pesada (que por lo general son las máquinas que arreglan el camino) no deben pasar por sobre los guardaganados, sino que deben abrir un falsete o puerta que está al lado para que no los arruinen.

Ejemplo de guardaganado.

Advertencia para la maquinaria pesada.

El falsete es una puerta rústica.

Los guardaganados sobre las brechas tienen la función de impedir que el ganado cruce de un terreno a otro.
Finalmente llegamos a la comunidad de Camarones, la vegetación aquí es chaparral mezclado con laderas semiáridas y hasta yucas pudimos observar dentro del pueblo. Regresamos de vuelta los 24 km hasta Iturbide y de ahí otros 45 km hasta La Loma, Linares.
Yucca filifera en medio de la comunidad de Camarones, Iturbide, Nuevo León.
Anuncios

Nueva especie de girasol para la Sierra Madre Oriental de Nuevo León, México.

UNA ESPECIE NUEVA DE VERBESINA (COMPOSITAE: HELIANTHEAE) DEL NORESTE DE MÉXICO

José Ángel Villarreal-Quintanilla (UAAAN)

Eduardo Estrada-Castillón (Facultad de Ciencias Forestales,UANL)

Magdalena Salinas Rodríguez (Facultad de Ciencias Forestales, UANL)

Se describe como especie nueva a Verbesina lanulosa del estado mexicano de Nuevo León, se distingue de las otras especies por la forma de las hojas, pecíolo y pubescencia.
Planta herbácea perenne, sufruticosa, de 20 a 60 cm de alto: tallos varios desde la base, simples a poco ramificados, cilíndricos, ligeramente estriados, sin alas, seríceos: hojas opuestas, distribuidas en 4 a 6 nudos en la porción media inferior del tallo, rómbicas a elípticas, a ligeramente triangulares, de 25 a 52 mm de largo, de 18 a 32 mm de ancho, el ápice obtuso, la base atenuada, las de la base con un pecíolo anchamente alado, auriculado, las superiores sésiles, auriculadas, margen dentado, con 8 a 12 dientes de 2 a 4 mm de largo, nerviación pinnada, poco evidente, superficie del haz serícea, con pelos simples de 0.2 a 0.4 mm de largo, de color verde oscuro, el envés tomentoso-lanoso que le da una tonalidad blanco-grisácea; cabezuelas agrupada en cimas de (4)5 a 9(11), sobre pedúnculos de 12 a 24 cm de largo, seríceos, pedicelos de 12 a 64 mm de largo, brácteas de la inflorescencia 1 a 3, oblongo-lanceoladas, 6 a 15 mm de largo, foliáceas; involucro hemisférico, de 4 a 6 mm de alto y 6 a 12 mm de ancho, brácteas 22 a 24, en dos series, subiguales, 5.5 a 6.5 mm de largo y 1.5 a 1.8 mm de ancho, las externas oblongas, con el ápice agudo, receptáculo ligeramente cónico, de 2-3 mm de ancho y 3-4 mm de alto, páleas de 5 a 6 mm de largo, escariosas, de color pajizo, puntiagudas, pilosas; flores liguladas 16 a 19, fértiles, limbo oblongo a elíptico, de 16 a 22 mm de largo y 4 a 5 mm de ancho, con el ápice diminutamente bilobado, de color amarillo; flores tubulares60 a 120, de 4 a 6 mm de largo, amarillas, diminutamente pilosas en la parte externa de garganta y lóbulos, los lóbulos triangulares, 0.6 a 0.8 mm de largo, anteras 2.5 mm de largo, oscuras, con apéndices triangulares, de 0.4 mm de largo, amarillentos, estilo bifurcado, las ramas ligeramente aplanadas, con el ápice agudo; aquenios de las flores tubulares estrechamente obovados, de 4 a 5 mm de largo y 1.5 mm ancho en la porción superior, negros, con pocos pelos esparcidos, las alas de 0.3 a 0.5 mm de ancho, de color crema, con margen entero a eroso, vilano de 2 aristas subiguales de 1.6 a 3.2 mm de largo.
Tipo: MÉXICO. Nuevo León, municipio de Iturbide, Comunidad La Salirtera camino a la Cascada El Caracol 24° 46´ 47.6´´N y 99° 54´20.5´´ O, 1423 msnm
Material adicional examinado: México. Nuevo León, municipio de Iturbide, Comunidad La Salirtera camino a la Cascada El Caracol 24° 46´ 47.6´´N y 99° 54´20.5´´ O, 1423 msn. 
Al parecer se trata de una especie con distribución restringida, ya que solo se conoce hasta el momento de la localidad tipo, crece en matorral submontano en áreas de pendiente pronunciada y sustrato rocoso, asociada con Vauquelinia corymbosa, Painteria elachistophylla, Agave lecheguilla, Acacia berlandieri, Fraxinus greggii, Decatropis bicolor, Senna lindheimeriana, Casimirioa pringlei, Eysenhardtia texana, Celtis pallida, Agave bracteosa, Aclepias linearifolia, Astrolepis sinuata, Tillandsia recurvata, Tillandsia usneoides, Juniperus flaccida, Abutilon malacum y Meximalva filipes.
Verbesina lanulosa está ubicada en la sección Pterophyton de acuerdo con la clasificación propuesta por Robinson y Greenman (1899).
Hábitat de Verbesina lanulosa. Fotografía del Dr. Eduardo Estrada.

Verbesina lanulosa. Fotografía del Dr. Eduardo Estrada.

Cabezuelas de Verbesina lanulosa. Fotografía del Dr. Eduardo Estrada.

Tallos y hojas pubescentes de Verbesina lanulosa. Fotografía del Dr. Eduardo Estrada.

 

Claves de identificación de los Pinos Mexicanos

Los Pinos son por excelencia los elementos de la flora arbórea que junto con los encinos, mejor caracterizan la vegetación de las serranías mexicanas. El número de especies que hay en nuestro país aún es objeto de discusión taxonómica. Algunos autores aseguran que suman unas 50, otros en cambio elevan la cifra de especies y subespecies hasta más de 70, pero hay algo que sí es evidente para todos los botánicos: México es el mayor centro de diversidad mundial del género Pinus.
Los hay desde las más remotas alturas como el Pinus culminicola en el Cerro del Potosí a más de 3500 msnm, o el Pinus caribaea que crece en las costas caribeñas casi a nivel del mar. Además existen aproximadamente 35 especies de pinos endémicos como Pinus rzedowski. Aunque desafortunadamente hay ocho especies en peligro de extinción: Pinus culminicola, P. maximartinezii, P. rzedowskii, P. pinceana, P. johannis, P. radiata (var. binata), P. lagunae, P. jaliscana y P. Nelsoni.
Aquí les dejo las fotocopias de unas claves un poco viejitas que tengo de cuando estaba en la Facultad de Biología (2005), que con tantos avances genéticos quedan un poco fuera de lugar, aunque siempre servirán para comparar las características morfológicas generales de cada una de las especies, sin meternos en cuestiones moleculares.
 

Plantas útiles en el Centro-Sur de Nuevo León, México

Buenas tardes compañeros. Hago se su conocimiento que el herbario de la Facultad de Ciencias Forestales a través de la UANL, tiene a la venta el libro sobre las plantas útiles del centro sur de Nuevo León (Galeana, Aramberri y Zaragoza). Abarca aproximadamente 200 especies con su descripción general y los usos etnobotánicos, además de fotografías a todo color. Tiene un costo de $350 pesos y por lo pronto solo está disponible en la FCF en Linares, pero si a alguien le interesa y no puede venir por él, contácteme por inbox para ver la forma de hacérselo llegar. Un saludo y que viva la diversidad florística de Nuevo León y toda la Sierra Madre Oriental.

1er Festival del Cabrito y el Chile Piquín

Últimamente Monterrey, capital del norteño estado de Nuevo León nos ha sacudido con una serie de noticias lamentables desde el ámbito social que no tienen traza de acabar. No obstante no todo en este maravilloso estado debe seguir siendo tragedia, como sociedad hay que aprender de nuestros errores e ir forjando destinos en común que nos lleven a todos hacia una cultura de equidad y sabiduría. Una sociedad forjada en ideas vanas traídas de otros lados del mundo como esa penosa visión de convertir a Monterrey en una especie de “Las Vegas” mexicana es una tremenda aberración del sentir de una tierra que posee infinita riqueza natural y cultural, es un desperdicio de ideología. No hay que perder de vista lo que somos, hay que volver a nuestras raíces para poder acceder a un nivel cultural apreciable. Considero que las tragedias vividas a diario en la ciudad son el resultado en parte de esta lamentable pérdida de identidad.

Por ello creo que una forma crucial de despertar en nosotros el sentimiento biorregional, es a través del fomento de eventos culturales en donde se realcen los saberes, las costumbres y las formas de concebir el sincretismo de la vida cotidiana del norestense, hay que aprender a valorar lo “nuestro”, lo que nos ha hecho grandes sobrevivientes en medio de este norte implacable, y no estoy hablando de la industriosa metrópoli, ni de su nefasto equipo de futbol, mucho menos de ese orgullo tozudo del “regio”, que más que orgullo a menudo es obsesión insana bañada de soberbia y ni pizca de humildad…

Porque en Monterrey no solo se vive a lo “gringo”, también se saborea la esencia del matorral y la serranía en un delicioso taco de cabrito con sus chiles piquines en escabeche. Por eso les comparto este mensaje del Grupo de Compra Solidaria – Monterrey, México, quien hace alusión al 1er Festival del Cabrito y el Chile Piquín.

Hola a todos los colaboradores y simpatizantes,

Queremos informarles que del 15 al 18 de septiembre se llevará a cabo el 1er. Festival del Cabrito y el Chile Piquín, en la Nave Lewis del Parque Fundidora, en Monterrey, N.L.

Información del festival aquí: http://festivaldelcabrito.com/

Con mucho entusiasmo los organizadores han abierto un espacio para la participación de los ejidos productores en favor del lobo mexicano, que vendrán desde los municipios de Galeana, Aramberri y Zaragoza. Entre los expositores estará, desde luego, el grupo del ejido La Providencia, con las auténticas tortillas de maíz criollo. Además de las tortillas, los ejidos tendrán a la venta aguamiel de maguey, quesos frescos, huevo de rancho, cabrito, borrego, tunas, nopalitos, chile piquín, mermeladas, manzana, durazno y más. Además, también se brindará información acerca de los servicios turísticos que ofrecen estos ejidos.

El programa de recuperación del lobo mexicano se comenzó a trabajar en la sierra de Nuevo León desde el año de 1998. El objetivo del programa es reintroducir al lobo mexicano, una subespecie en peligro de extinción y que tiene un efecto paraguas en beneficio de la conservación de los servicios ambientales y de muchas otras especies de flora y fauna silvestre. El proyecto del lobo mexicano requiere la restauración y conservación de los ecosistemas naturales de la sierra, así como la participación activa de sus habitantes y el mejoramiento de su calidad de vida. Por eso, los ejidos en favor del lobo mexicano están buscando mejorar sus sistemas de producción (hacia esquemas sustentables) y obtener mejores ganancias con la comercialización de sus productos para garantizar el autoempleo.

Los invitamos a apoyar este esfuerzo que están haciendo los campesinos por sacar adelante a sus familias al mismo tiempo que conservan los recursos naturales. Ellos quieren ofrecer mejores oportunidades a sus hijos para que no tengan que migrar a los Estados Unidos o a ciudades como Monterrey, en donde el empleo es escaso, mal remunerado o con malas condiciones laborales. En días pasados un trabajador del gobierno municipal de Aramberri les decía a los campesinos: “No dejen a sus muchachos de ociosos, porque si no van a dar a las filas del crimen”.

Agradecemos su interés y los esperamos en el Festival del Cabrito y el Chile Piquín.

El mundo forestal

Desde la semana pasada, me he impuesto a la difícil tarea de emprender un nuevo viaje académico. Digo difícil porque después de haberme dedicado a vagar y a escribir es dificil sentarse en un aula, escuchar lo que un maestro tiene por enseñarte y por su puesto…aprender y saber como aplicarlo en tu trabajo diario.
Las ciencias forestales se refieren principalmente entre muchas otras cosas, al estudio de los bosques, su manejo, producción y por su puesto su conservación (de no ser por esta última virtud créanme que no estaría estudiando tal ciencia). 
Por lo tanto al venir yo de una enseñanza biológica y tener especial atracción por los ecosistemas de montaña (en este caso los de la Sierra Madre Oriental) por ahí de febrero me llegó esta idea a la cabeza de aventurarme en este mundo forestal para aprender nuevas fórmulas y nuevas estrategias que me ayuden a cumplir mi objetivo principal que es conservar la biodiversidad de nuestras sierras.
Es complicado también porque al ingresar a esta maestría, no llegas y dices: me interesa solo que se me enseñe lo relacionado a la conservación de los bosques y en seguida solo se te da la información solicitada, no,  es llegar y aprender todo lo que las ciencias forestales tienen por enseñarte, desde las propiedades de la madera de las diferentes especies de árboles, hasta la elaboración de planes de aprovechamiento forestal de aquí a 50 o mas años, con sus plagas, enfermedades, sus costos $$$, sus riesgos, etc.
Las Ciencias Forestales es un mundo de números, fórmulas y ecuaciones estadísticas, porque sin ellas nada de nuestro mundo y nuestros artífices serían posibles ni mucho menos explicables, las ciencias forestales son paciencia para aprender y aplicar lo aprendido en sesiones diarias de varias horas de enseñanza intensiva, son también muchísimo amor al arte porque quizá al salir al mundo el trabajo ofrecido no sea abundante ni sea el mas agraciado por las miles de mafias forestales que abundan en México, es un reto en el mundo actual, dónde para suplir las necesidades mas ínfimas hasta las mas abominables, es necesario usar los recursos de los bosques, en fin, las ciencias forestales son vitales en cualquier parte del mundo donde haya bosques, son vitales para saber la manera adecuada de hacer las cosas y es triste que aunque muchos nos esforcemos por aprender la forma de hacer bien las cosas por el bien de los bosques y del futuro, el clandestinaje forestal y los talamontes ilegales sean aun y con todo este mundo de información antes planteada…a menudo mas numerosos y a menudo mas poderosos también.
En esta nueva etapa, seguro que aprenderé muchas cosas, y por su puesto que pasaran por mi cabeza para transformarse y ser planteadas de una forma en que todos a quienes les interese leer este espacio de vez en cuando entiendan y puedan transmitir, que al fin y al cabo para eso esta este espacio plasmado aqui.
Un saludo y buen inicio de semana.