Historia de una catástrofe biológica y cultural en México

 

Fue el 13 de junio del 2014, el mismo día que el “Tri” jugó su primer partido en el Mundial de Fútbol en Brasil, cuando comenzó todo. Al más puro estilo, no solo del PRI, sino del gobernante mexicano cualquiera, ese corrupto, flojonazo, de cerebro fofo y cuentas bancarias hinchadas, ávido de seguir sirviéndose con la cuchara grande para su beneficio y el de su progenie, aunque todo lo demás se lo lleve el carajo.

 

Esos señores, ahí en sus curules (dormidos, distraídos y/o embelesados con el partido México-Camerún) firmaron una sentencia amarga, retrógrada, injusta y sobre todo ecocida para el territorio donde nacimos, cuna del maíz, el cacao, el chile, el aguacate, el guajolote, el mezcal y muchísimos tesoros más que el mundo codicia.

 

Fue entonces cuando dio incio la Reforma Energética, un tratado impuesto por el “nuevo PRI”, que para no hacerla cansada, la Reforma es una ley que da rienda suelta a que cualquier inversionista del mundo pueda venir a abrir pozos, poner torres, desviar ríos, abrir plantas nucleares….donde se le venga en gana y sin ninguna restricción con la finalidad de obtener energía que nos venderá a los mexicanos al precio que quiera; ni siquiera Áreas Naturales Protegidas, derecho de propiedad, parcelas agrarias, zonas indígenas, zonas turísticas, zonas habitacionales…, nada será de ahora en adelante más importante que la búsqueda de energía en cualquier rincón de México.

Pero no nos asombremos, ésto no es nuevo, ya desde siempre el humano busca joder al vecino para su provecho, no es raro, sin embargo, que los mismos integrantes de tu familia le ayuden al vecino a que corte las naranjas del árbol de tu patio para vendértelas, es cosa de ponerse a llorar o de armar una revolución…pero ¿cómo? si tenemos a los mexicanos más corruptos año con año trepándose con uñas y dientes a los puestos de gobernanza, pateando durante su ascenso los lomos de quienes les sirven de escaleras a cambio de promesas vanas y mandando golpear, desaparecer, intimidar o asesinar a quienes se les oponen, ¿cómo? porque si todos tenemos una cruz que cargar, México tiene dos cruces, un pueblo ignorante y malinchista y unos gobernantes corruptos y prepotentes que se aprovechan de los primeros. Y así resurge el drama.

La Reforma Energética, es en esencia, un nuevo estilo de vida en donde cualquier habitante del campo tendremos que andar a salto de mata porque justo donde vivimos, podría haber energía aprovechable y por el bien de “todos” (pero epecialmente de las empresas transnacionales que se dedican a canalizar esa energía y de quienes se las comprarán, los voraces urbanitas), habrá tres opciones: malbaratar todo tu patrimonio en un suspiro, moverte lejos, o morir torturado, quemado, ahogado, baleado en manos de los secuaces del gobierno. Así la cosa y no exagero, y que ni se nos ocurra ser indígenas porque…

Como parte de las monstruosidades y atropellos que propone ésta reforma de energía, hay un nuevo procedimiento para obtener hidrocarburos, dentro de lo malo, lo peor es éste método destructivo, contaminante y baratero. La fractura Hidráulica o Fracking, que ya desde el 2003, a escondidas, Pemex ha comenzadoa utilizar en Veracruz principalmente.

El Fracking

El fracking es un proceso para obtener hidrocarburos como petróleo y gas natural que están atrapados en los poros de rocas poco permeables como las lutitas bituminosas que están más o menos a cinco mil metros de produndidad en la corteza terrestre, hasta ahí todo bien.

Pero, el proceso para sacar ese petróleo y gas natural atrapado en los poros de las lutitas necesitamos un taladro monumental que perfora un pozo vertical a través del suelo hasta alcanzarlas, hasta ahí es comprensible el daño a cambio de obtener los hidrocarburos, pero, como están tan atrapados, a través del pozo vertical se hacen perforaciones horizontales en la lutita que se extienden varios kilómetros hacia todas direcciones, para que suelten los hidrocarburos, pero aún así no es suficiente, por lo que en cada fractura se inyecta una mezcla de agua, arena y más de 750 sustancias químicas (todas usadas en la industria, como jabones, alcoholes, aglutinantes etc., pero que juntas forman un coctel tóxico) a elevada presión para que finalmente las lutitas bituminosas se fracturen y suelten los hidrocarburos, que serán abstraídos hacia la superficie para ser aprovechados. El agua tóxica también llamada agua de retorno se recoge de vuelta y se coloca en pozos letrina  que estarán siempre latentes con su veneno bajo nuestros pies.

Con ésta sencilla explicación podría pensarse que es un método fiable y que genera buenos resultados y mucha energía, todo ésto sería verdad de no ser por las siguientes desventajas:

1.- Se utiliza muchísima agua que podría ser utilizada para otros fines.

2.- El agua utilizada será envenenada y no podrá volverse a usar.

3.- Las zonas donde hay lutitas bituminosas son áreas semiáridas donde hay escaséz de agua.

4.- No hay garantía de que se recupere el 100% del agua usada en la fractura

5.- El agua que no se recupera queda en el subsuelo y puede envenenarlo así como los mantos freáticos del agua que beben muchas personas.

6.- Los pozos letrinahan mostrado que no son seguros y muestran inflitraciones que contaminan el suelo y los mantos freáticos a su alrededor.

7.- Un pozo solo tiene una vida media de 3 años y dejará la tierra inviable.

8.- Algunos de los químicos usados en el agua son metanol, benceno, tolueno, etilbenceno y xileno, considerados cancerígenos.

9.- Se ha documentado que debido a la actividad del fracking, se pueden ocasionar sismos antropogénicos.

10.- Para liberar presión de los pozos, existen flamas constantes que generan sonidos ensordecedores y luz de día y noche durante meses lo cual quema la vida a su alrededor y genera altos niveles de estrés a todo ser vivo.

11.- La población que habita cerca de los pozos está suceptible a la contaminación y por ende al cáncer, estrés y enferemedades del sistema endócrino.

12.- Suelen ocurrir fugas de gas que se mezclan con el agua de uso, por lo que hay un constante olor a gas y el agua se vuelve inflamable.

13.- Los pozos producen una gran cantidad de gases de efecto invernadero.

14.- El fracking vuelve incompatible a la ganadería, la agricultura, la forestería, el turismo y el ramo cinegético.

15.- Transforma pueblos tranquilos en focos de inseguridad debido al aumento de la población foránea y vuelve las carreteras inservibles por el transito vehícular.

16.- Es un proceso costoso.

17.- Un avez agotada la cuenca gasífera es abandonada y el paisaje queda desolado y contaminado.

18.- Muchos países lo han prohibido por todas sus desventajas por lo que no invertirán en investigar mas evidencias acerca de sus daños al ambiente, la sociedad y la salud humana.

Agua corriente de uso doméstico cargada de gas, se vuelve inflamable e imposible de usar.
Agua de retorno tóxica, en ella puede caer fauna, se evapora, se infiltra, se puede derramar o puede incluso caer una persona dentro de ella.
Así se ve desde el aire una zona de fracking. ¿Te imaginas que las verdes llanuras de Veracruz terminarán así?

Y la lista podría seguir si nos enfocamos a casos concretos. Veamos entonces el caso de México.

El Fracking en México

Como el villano de todos los cuentos, Estados Unidos es un país pionero en el uso de la técnica. Como un enorme ser amorfo que devora energía, gran parte de su territo lo destina a obtener gas shale, pero como todos los hidrocarburos algún día se acabarán, Estados Unidos desea a toda costa seguir manteniendo su destructivo estilo de vida a como de lugar, hecho por el cual ha comenzado a promover ésta técnica en México.

Desde los años 90´s cuando el presidente Carlos Salinas De Gortari firmara el temible tratado de libre Comercio, comenzó a gestarse un plan de acaparamiento del mercado y paulatinamente de los recursos naturales. Seguimos poniendo el ejemplo del vecino, porque desde siempre Estados Unidos no ha perdido pisada en la búsqueda de tener las riquezas de México.

Entonces, de la mano de nuestros corruptos gobernantes, Estados Unidos ha entrado lentamente en la política mexicana para favorecerse a si mismo. No es casualidad que Felipe Calderón le declarara la guerra al narcotráfico justo al comenzar su mandato y en aquel entonces Estados Unidos ofreciera su apoyo en ésta cruenta guerra a través del llamado Plan Mérida, para acabar con los capos de la droga… no fue nada más que un telón de sangre para cubrir el territorio de mentiras y terror, seamos sinceros ¿cómo Estados Unidos iba a proveer ayuda para exterminar a los capos que le venden su preciosa droga?, más bien, fue dejar pasar armas a granel a hurtadillas, para que así Gobierno y Narco unidos y a través del crimen organizado (llámese Zetas, Cartel del Golfo, Cartel de Sinaloa, Caballeros Templaroios…) azotaran el país (y lo siguen azotando), para que casualmente las zonas donde hay gas shale (principalmente en los Estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz), quedaran desolados, bañados de sangre y hundidos en la desesperación, para que al tiempo de que saliera Calderón y entrara Peña Nieto, el norte del país estuviera sumido en un hartazgo para recibir gustoso la Reforma con la promesa de trabajo, seguridad y beneficios económicos.

Y así, el norte de México, ignorante del peligro y vapuleado por la traición de un narco-gobierno sin escrúpulos, ha recibido con beneplácito la llegada de los inversionistas (Halliburton y Schlumberger) que vienen a exprimir su gas para vendérselo y dejarle sus tierras contaminadas. Así es la realidad aunque algunos la quieran llenar de flores y guirnaldas.

¿Y aquí en México, dónde está el gas shale y los pozos?, como dije antes, se ubica en las zonas donde más violencia hubo a raíz del crimen organizado y donde casualmente está el narco gobierno priísta.  Desde el 2003, en México existen al menos 924 pozos: Coahuila (47 pozos), Nuevo León (182 pozos), Puebla (233 pozos), Tabasco (13 pozos), Tamaulipas (100 pozos) y Veracruz (349 pozos). Si quieres ver qué tan cerca vives de uno, no dejes de acceder al mapa dinámico de la página de Cartocrítica. A continuación los mapas.

Bueno y volviendo al tema de la extracción, ¿de dónde se supone que traerán tanta agua a regiónes tan áridas? si la catastrofe no fuera suficiente, a los cabezas dura de nuestros ingenieros se les ocurrió la idea de traer el agua del río mas caudaloso de la Región: El Pánuco.

El Acueducto Monterrey VI

De nuevo, el narco-gobierno hace su aparición, año 2009, Rodrigo Medina de la Cruz, priísta, ha sido electo gobernador de Nuevo León, un politiquillo de quinta con un turbio pasado, pero Nuevo León es un estado malinchista y como el señor es rubio de ojo verde, pues merece ser gobernador por guapo (ya había dejado claro que México arrastra la cruz del malinchismo…).

Rodrígo Medina anunció un día, incluso antes de que se nos hablara de la Reforma Energética, la propuesta casi urgente de proveer a los regiomontanos agua de aquí a muchos años (que casualmente ha sido abundante los últimos tres años, registándose incluso, varios máximos históricos en la medición de las precipitaciones), que era entonces preciso buscar la manera de garantizar agua a la ciudad y que lo ideal sería traerla del Río Pánuco a través de un acueducto desde San Luis Potosí hasta Nuevo León, ¡nada más descabellado¡ pero bastante preciso y artero para los planes energéticos.

Pero igual, para no hacerla cansada, la inversión del proyecto fue brutal ($14,161 millones de pesos) y endeudó hasta el cuello al estado, se hizo sin el consentimiento de muchos grupos de campesios y ganaderos de la llanura del Pánuco en San Luis Potosí y además, ¡nada más estúpido!, las aguas del Pánuco traen sendos contaminantes debido a que la llanura es una zona cañera en donde se usan miles de toneladas de agroquímicos con el paso de los años, entonces ¿cómo quería traer Medina agua contaminada con agroquímicos para abastecer las necesidades de los regiomontanos? y por si fuera poco, la empresa constructora que ganó la licitación del proyecto es nada más y nada menos que Grupo Higa, los personajes incómodos que construyeron la Casa Blanca de la Gaviota.

Conforme la Reforma Energetica avanzó y el Fracking destapó su secreta actividad en la zona norte de Nuevo León, más particularmente a raíz de los sismos en el municipio de Los Ramones en el año 2014, ¡todas las piezas del rompecabezas encajaron!, el agua será traída a través de un acueducto de 386 km desde San Luis Potosí, atravesando Tamaulipas, hasta llegar a la Presa Cerro Prieto en Linares Nuevo León, desde donde se entubará para abastecer la zona de pozos al menos en el norte de Nuevo León y Tamaulipas, en la llamada Cuenca de Burgos.

El agua del acueducto Monterrey VI nunca fue contemplada para las personas ni la industria regia, siempre lo fue para el fracking. Bueno, ya teniendo el agua segura para realizar la fractura, habrá que ofertar el gas natural que se obtenga de los pozos, y para transportarlo habrá que hacer gasoductos que midan kilómetros para que todos tengan gas natural gringo, sacado de su mismo territorio.

Los gasoductos

Gasoducto Ramones y acueducto Monterrey VI.

Ya teniendo la tierra despejada, el acueducto y los pozos sacando hidrocarburos en el desolado norte, especialmente gas, ahora solo faltaría entubarlo para distribuírlo y venderlo ¿y donde podría haber una potencial clientela ávida de gas natural?…el centro de México, la urbe más grande del país: la capital.

Así, no conformes, los pozos Texanos y del norte de México abastecerán de gas natural a la capital mexicana y ciudades aledañas, y un montón de gasoductos partirán desde las zonas de fracking hasta las ciudades del centro de México para distribuírlo, llevándose a su paso ecosistemas, pueblos, parcelas, montañas o lo que se les atraviese.

Y así estarán más o menos distribuídos los nuevos gasoductos y lo que van a costar en dólares porque ya sabemos quien es el patrón:

Estación de compresión El Cabrito – 60 millones de dólares

Gasoducto Tuxpan-Tula – 400 millones de dólares

Laguna-Aguascalientes – Mil millones de dólares

Lázaro Cárdenas-Acapulco – 456 millones de dólares

Proyecto Tula-Villa de Reyes -420 millones de dólares

Villa de Reyes-Aguascalientes-Guadalajara – 555 millones de dólares

San Isidro-Samalayuca – 109 millones de dólares

Samalayuca-Sásabe – 571 millones de dólares

Jálpitan-Salina Cruz – 643 millones de dólares

Salina Cruz-Tapachula – 442 millones de dólares

Programa Sur de Texas-Tuxpan  – 3 mil 100 millones de dólares

Colombia-Escobedo – No se precisa la inversión

Los Ramones-Cempoala – 1,980 millones de dólares

Grandes consecuencias de la catástrofe en la Sierra Madre Oriental y alrededores

Además de las concecuencias anteriormente mencionadas, a nivel país, la Reforma Energética, favorecedora de intereses transnacionales y la necia explotación de los ya escasos y esquivos hidrocarburos, será la culpable de una catástrofe biológica y cultural en uno de los territorios más ricos que pueda haber en el planeta.

Tan solo en la Sierra Madre Oriental y sus alrededores, sus actividades serán transgresoras en Áreas de Importancia para la Conservación de la Biodiversidad como los desiertos de Nuevo León, San Luis Potosí y Tamaulipas, donde se encuentra la mayor diversidad de cactáceas en México y quizá en el mundo, además de cruzar los bosques húmedos de montaña de Hidalgo y Puebla, sitios de alta diversidad de especies por unidad de área, en donde además existen vastas manifestaciones de las relaciones humano naturaleza como el papel amate, el palo volador, variedad de frutales silvestres, bancos vivos de especies alimenticias como quelites, calabazas y amarantos, e incluso áreas de orígen en su domesticación, tesoros para la seguridad alimentaria.

Las regiones culturales de la llanura Veracruzana en municipios de la Huasteca como Ixhuatlán de Madero, Emiliano Zapata y Papantla, serán las mpas afectadas y con ellas la herencia cultural de las etnias Nahuas, Teenek, Otomí, Totonaca y Tepehua, que juntas habitan ese pequeño espacio de conflencia entre el mar, la llanura y la sierra.

Tan solo en Papantla, centro de domesticación de la vainilla, cuna del Tajín y la etnia Totonaca, serán perforados 172 pozos, ¿Qué será entonces del legado ancestral de la región Totonacapan?.

En zonas de Veracruz como el municipio de Emiliano Zapata, donde una flama permanece día y noche, la gente ya comienza a tener múltiples padecimientos por el riudo y la luz constante.

 

Otras consecuencias son que al cruce del gasoducto por la sierra madre oriental de Tamaulipas, el pequeño pueblo turístico de Hidalgo, con su tradicional Vírgen del Chorrito, partio literalmente al cerro que le daba su apacible paisaje para que pasara el gasoducto, ahora todo el pueblo trae camioneta nueva a raíz de la venta de sus terrenos, ¿pero qué quedó de aquel pueblo tranquilo, limpio y lleno de vida? Solo contaminación y cerros partidos.

Linares Nuevo León, recientemente declarado Pueblo Mágico, es un enjambre de gaseros, por todos lados con sus camionetas, linarenses satisfechos por el trabajo que llegó a raudales hace un año y ahora un año después, dejan de nuevo a los linarenses sin trabajo porque el gasoducto ya avanzó y tras de si dejó lomas pelonas, hoteles vacíos, sabinos centenarios derrumbados y la carretera llena de baches, sin olvidar que el gasoducto es una bomba de tiempo si algún día ocurre una fuga accidental.

Ya en los Ramones, municipio de Nuevo León, comienzan a ser visibles los temblores antopogénicos a causa del pozo Tangram. Casas antiguas que permanecían en pie y firmes, se cuartearon con los temblores, la gente empieza a despertar y darse cuenta que los pozos más que traerles beneficios económicos, ahora son su calamidad más grande.

Ranchos cinegéticos en Tamaulipas y Nuevo León, serán quizá cosa del pasado si los pozos dejan contaminadas grandes extensiones de tierra, lástima que si nos equivicamos, al final no exista un punto de retorno.

Y así, una a una van surgiendo las consecuencias de haber tomado una mala decisión en nombre de un progreso inexistente.

Conclusión

Y así todo el plan maestro fue develado tal cual. Y la catástrofe fue anunciada desde mucho antes, guerra contra el narco, plan Mérida, armas, violencia, destierro, desapariciones, militarización, cortinas de humo, acueductos,  no son más que piezas de un plan maestro de ecocidios y exterminio cultural al más puro estilo del neocolonialismo. Y aquí estamos todvía a tiempo, pero aún sabiendo lo anterior ¿nos opondremos?, no lo creo.

Y motivo de otras entradas, será mostrar por igual las desventajas fatales de otros proyectos de muerte como las Hidroeléctricas y la Minería a Cielo Abierto. México está en venta, México me dueles…odio con profundo rencor a los miembros de la oligarquía pluto y leptócrata que nos oprime.

Y dedico ésta entrada a dos compañeros caídos en la batalla contra los proyectos de muerte que la Reforma Energética impuso en su región de orígen:

Noé Vázquez Ortíz, activista veracruzano que se opuso a la Hidroeléctrica El Naranjal, Veracruz.
Antonio Esteban Cruz, líder Nahua que se opuso los mega proyectos de muerte en la Sierra Norte de Puebla.
Anuncios

Dos lecturas sobre la Huasteca del periódico “La Jornada del Campo”

In jiltsip an weje’, la herencia: 

el patrimonio biocultural teenek

Nelly Iveth del Ángel Flores Oriunda teenek de la Huasteca veracruzana, maestra en Antropología Social por el CIESAS-Golfo y estudiante del doctorado en Desarrollo Rural de la UAM-X

FOTO: Thomas Aleto

La Huasteca es una enorme región cultural de México que se caracteriza por su complejidad en muchos sentidos: la convivencia histórica de varios pueblos, tanto de ascendencia mesoamericana como europea y africana, y la presencia de diferentes nichos ecológicos, la constituyen como un área de alta concentración de diversidad agrobiológica y diversidad cultural y lingüística.

Hoy en día los teenek o huastecos, el pueblo por el que esta área adquirió su nombre, se asientan en tres núcleos poblacionales, uno en la Huasteca potosina y dos en la veracruzana, dentro de lo que Eckart Boege propone como la región biocultural prioritaria para la conservación y el desarrollo “Huastecas-Sierra Norte de Puebla”. En apariencia, el grupo asentado en San Luis Potosí vive en un entorno ecológico más rico en agua, bosques y selvas, mientras que en Veracruz, las comunidades, ubicadas generalmente en la planicie costera y en zonas de sierra mediana (hasta 350 metros sobre el nivel del mar aproximadamente) habitan franjas de intensa deforestación (sobre todo como consecuencia de la ganadería extensiva), con muy poca agua y escasos remansos de alta vegetación. Pero diferentes investigaciones recientes develan la enorme riqueza biótica, y sobre todo, el conocimiento que los teenek de los diferentes asentamientos han construido acerca de ella, por el que en un proceso interconectado, naturaleza y sociedad perviven.

En términos biológicos, por mencionar algunos aspectos, el pueblo teenek ya no cuenta con bosques de vegetación primaria en sus territorios, que se constituyen, por cierto, de 250 mil 712 hectáreas (0.89 por ciento aproximadamente del territorio de los pueblos indígenas en el país), pero sí contiene importantes manchones de selva alta perennifolia y subperennifolia (las selvas más septentrionales del país) y de selva mediana subperennifolia que suman 90 mil 841 hectáreas. Conservan también en sus ejidos, tierras comunales y propiedades privadas 638 hectáreas de vegetación caducifolia, tres mil 938 de bosque de encino, 425 de bosque de encino-pino, 174 de vegetación hidrófila (entre manglares y vegetación halófila) y 75 hectáreas de tular.

Por su riqueza biogenética, en territorio de los teenek se han decretado cinco Áreas Naturales Protegidas, estatales y federales y en diferentes categorías: la Sierra Gorda, como Reserva de la Biosfera; la Reserva Ecológica Sierra de Otontepec; la Zona Especial de Protección de Flora y Fauna Silvestre y Acuática Bosque Adolfo Roque Bautista y los Monumentos Naturales La Hoya de las Huahuas y El Sótano de las Golondrinas.

Propósitos plausibles presumen las declaratorias, lamentablemente en varios de los casos no se consultó -ni para tomar la decisión de generar el decreto ni para determinar sus implicaciones- a los pueblos que por siglos han vivido y convivido con esas áreas y cuya influencia ha sido primordial para la continuidad mutua, lo que genera algunas situaciones tensas y conflictivas al respecto.

Los teenek entienden a su patrimonio biocultural, y a las prácticas, creencias y saberes asociados a éste, como parte de lo que definen como In jiltsip an weje’, la herencia, “lo que dejaron los de antes”, los antepasados divinos y humanos. Con ese concepto se refieren al legado, tanto de cosas materiales: la tierra, los animales, las plantas, las herramientas y las técnicas de trabajo, como a “lo que nos enseña qué es este mundo”, aspectos inmateriales: como los conocimientos, las costumbres, las creencias, la lengua, la música y las danzas.

In jiltsip an weje’ comprende a T’aajtal, “lo que es así”, que podríamos llamar la Naturaleza y cuya característica inherente es Ejat, “lo vivo” (que incluye a los animales, las plantas y los hombres, pero también a los ríos, el sol, la tierra, las cuevas, los santos, los seres extrahumanos y otros seres y objetos que se considera que poseen alma). La herencia se constituye también de T’aajwale, “lo que se hizo”, lo hecho por el hombre, que en términos antropológicos podríamos llamar, la Cultura.

Esta concepción de patrimonio biocultural justifica e incluye en el legado de los ancestros el constante proceso de enriquecimiento de las creencias, prácticas y los saberes transmitidos de una generación a otra. Indica que no sólo los reciben en herencia, sino que los interpretan y reelaboran en el proceso de desarrollo colectivo e individual y en la confrontación con las necesidades de los tiempos actuales.

Milpa, monte y agua:
acervos de la Huasteca

Mauricio González González ENAH / ENM-UNAM

FOTO: Roberto Molina Ortiz

Los abuelos de la Huasteca nahua cuentan que el padre del maíz, de Chikomexochitl, se fue un día a un lugar llamado Yohualexcan, en donde su destino corrió con la suerte de ser devorado por sus habitantes. El niño maíz día y noche esperó y esperó a su padre, mas éste no volvió, por lo que decidió pedirle a su madre un itakatl de siete tamales para irle a buscar. Al llegar a aquel lugar, cruzó un río y encontró al Patrón, al Dueño de los animales, quien le tendió una trampa: le dio de comer mucha mojarra para que, cuando estuviera lleno, lo devoraran. Sin embargo, el niño maíz comió y comió sin empacho. Viendo esto, el jefe de Yohualexcan prefirió hacer una apuesta con él. Debajo de un árbol, le aventaría una piedra al niño maíz; si no le pasaba nada, éste arrojaría otra contra el Patrón. El niño aceptó. El Dueño de los animales arrojó una gran roca contra Chikomexochitl, la que se desmoronó al momento de chocar contra el itacate del niño, quien después le arrojó los siete tamales y con ello le dio fin. Después, recogió los huesos de sus víctimas que yacían detrás del monte, e hizo despertar a su padre. Al ir de regreso a su casa, ambos oyeron al pájaro papán, el pájaro chismoso, que al cantar “pa-pan, pa-pan”, hizo saltar al padre del maíz, quien en ese movimiento se convirtió en venado. Chikomexóchitl lo agarró por la cola y sin querer se la cortó. Su padre no quiso que le vieran así, por lo que le pidió que le dejara en el monte y fuera al lado de su madre. El niño maíz obedeció, mas lo hizo montado en el pájaro papán, a manera de castigo. Al llegar con su madre el pájaro papán volvió a cantar, lo que provocó que ella saltara y se convirtiera en venado también. Así, ella pudo reunirse nuevamente con su esposo, allá, en el monte.

Tata Jesús, curandero de Huexotitla, en Ixhuatlán de Madero, Veracruz, solía en vida contar kuentos que los “pasados” le narraron. Antes de cada “costumbre”, es decir, del ritual vernáculo ofrecido a los “Dueños”, recortaba una infinidad de figuras antropomorfas de papel que servían de “ropa” para los “Patrones”. Es por medio de esas narrativas como nos llegan noticias de cómo nacieron los animales, de sus cualidades, de cómo es el mundo de los muertos, pero también el monte, elementos propios de su culinaria y los apegos. En ellos aparece una sociedad habitada por entes cuya jerarquía impone respeto y cuidados que no han de obviarse, pues la existencia del mundo puede ponerse en vilo si ello no se realiza. Así, una política de intercambio cosmológico se ejerce como forma privilegiada de hacer comunidad.

Así, todo ritual convoca a diversos númenes a que asistan al convivio, tal como los humanos lo hacen en las parcelas y fiestas. Al son de canarios llega el Viento, la Santísima Sirena (Dueña del agua) junto a sus achanej, el Trueno y Relámpagos, Padre y Madre Tierra, el Fuego y numerosos Cerros Patrones. Pero hay un tipo de entidades cuyo lugar es especial, el reservado a aquellos recortes que visten manta, a la manera del masesual, del campesino nahua: las Semillas. En un pequeño chikiuitl (canasta) varios recortes de hombre y de mujer son atados en pareja. Son los tonalij o espíritus de las Semillas. Todos están y todos bailan al ir a la limpia o al andar hacia el pozo o al altar del cerro. La calabaza, el chile, el ejote, el cacahuate, el frijol, el camote, el plátano, la naranja, el epazote, el chayote, la guayaba, la cebolla y, con especial cariño, Chikomexochitl y Makuillixochitl, espíritu masculino y femenino del maíz, héroes culturales. Si la milpa huasteca es una que aún se considera de subsistencia, ello ha de tomarse como la que brinda las condiciones cosmológicas de posibilidad de la vida y su diversidad.

Henri Puig en Vegetación de la Huasteca, (México). Estudio fitogeográfico y ecológico (1991 [1976]), distingue tres tipos de formaciones ecológicas: las de llanura, cálidas (tf > 18°), más o menos húmedas de sur a norte; las de la Sierra Madre, más frescas (tf < 18°) y húmedas sobre la vertiente oriental, más secas al oeste y; formaciones de las mesetas, que pueden ser frescas y secas. A cada una le corresponde la dominancia de algún tipo florístico: la meseta cuenta con flora autóctona, la Sierra Madre con holártica y la llanura costera con neotropical.

No obstante, esta biodiversidad ha sido impactada desde el siglo XVII por la introducción de ganado y la tala inmoderada, siendo hoy día una de las fases más inmoderada en este aspecto, donde la afrenta cobra mayores dimensiones al incluir también a su agrodiversidad y diversidad cultural, pues proyectos mineros como el de Naopa, en Molango o el megaproyecto petrolero Aceite Terciario del Golfo, que abarca por lo menos 16 municipios de Veracruz y Puebla, obvian la vocación productiva de estas tierras, de sus Dueños, pueblos y costumbre. Mas donde hay opresión hay resistencia, y las comunidades huastecas nunca han sido la excepción. Ecos de múltiples voces opositoras suenan ya.