Zamia fischeri, chamalillo

Los chamales o cycadas son integrantes ineludibles de la flora serrana, se encuentran creciendo en suelos calizos y son característicos de los matorrales submontanos, los encinares y los bosques tropicales caducifolios. Las semillas provenientes de los conos femeninos de la especie Dioon edule, fueron usadas antiguamente por las etnias de origen Chichimeca que habitaron la Sierra Madre Oriental, siendo aún más importante como alimento que el propio maíz, especialmente en los estados de San Luis Potosí y el norte de Querétaro.
Aunque con la introducción del maíz como alimento básico, el uso de las semillas de chamal ha ido en desuso, en algunas partes del estado de Nuevo León y Tamaulipas la gente aún sabe cocinar tamales, panes y tortillas con la harina que se obtiene de las semillas, sobre todo en época de escasez cuando ni siquiera la milpa da buena cosecha, y más en estos tiempos de sequía en el noreste de México.
A continuación les dejo la descripción de una especie de chamal que conocí cuando vivía en la Sierra Gorda de Querétaro, que hasta donde yo sé no se consume, pero es un chamal enano de porte muy ornamental y que actualmente se encuentra amenazada no solo por su saqueo sino por ser tóxico para las vacas que lo consumen, así que es extirpado como maleza no deseada de los potreros donde crece en grandes cantidades. 
Nombre común registrado en la zona: chamalillo.
Nombre común registrado fuera de la zona de estudio: amigo del maíz.
Planta pequeña, semejante a un helecho, de 30 a 100 cm de alto; tronco hipógeo, de 10 a 20 cm o más de largo, de 4 a 6 cm o más de diámetro; hojas de 15 a 90 cm de largo, de 8 a 20 cm de ancho, ascendentes, erectas o descendentes, pecíolo y raquis inermes, foliolos 20 a 32 o más, oblanceolados a ovados, de 5 a 14 cm de largo, de 1.5 a 4.5 cm de ancho, ápice agudo, margen denticulado, nervaduras inconspicuas en el envés, de textura papirácea, glabros; microstróbilos 1, 2 o más, cilíndricos a cónicos, de 4 a 6 cm de largo, de 1.5 a 2 cm de diámetro, tomentosos, cafés, microsporofilos cuneiformes, sus caras externas hexagonales, truncadas, con una ranura horizontal; megastróbilos 1 ó 2, cilíndrico-ovoides, hasta de 7 cm de largo y 4.5 cm de diámetro, cafés oscuros en la juventud, volviéndose verdes oscuros al madurar, época en que pierden el tomento, megasporofilos cuneiformes, peltados, sus caras externas hexagonales en la juventud, volviéndose escutiformes al madurar; semillas ovoides, de 1.6 cm de longitud, de 1.3 cm de diámetro, sarcostesta rosada en la juventud, roja al madurar.
Elemento poco frecuente que habita en el bosque de encino, en el tropical caducifolio y en el mesófilo de montaña del extremo noreste de Querétaro. Alt. 250- 950 m. Época de producción de conos de abril a diciembre. Especie distribuida a lo largo de la Sierra Madre Oriental de Nuevo León a Veracruz. N.L., S.L.P., Qro., Ver. (Tipo procedente de un individuo cultivado en Europa: F. A. W. Miquel s. n. (U)). Como otras Cycadales, la planta se extrae y comercia para fines ornamentales y está considerada como amenazada con la extinción.
Tomado del fascículo 71- Zamiacaeae, de Flora del bajío y de regiones adyacentes.
Anuncios

Cuarto Simposio sobre ecología, manejo y conservación de los ecosistemas de montaña en México

Espero poder asistir; ayudaría mucho en el aprendizaje de las herramientas que podemos emplear para saber cual es la mejor forma de conservar los ecosistemas montañosos en cada región donde habitemos:

El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR), y Biodiversidad, Conservación y Restauración, A.C. (BIOCORES), convocan al cuarto Simposio sobre ecología, manejo y conservación de los ecosistemas de montaña en México. El tema Central será: Los Bosques de Montaña y la Provisión de Servicio Ambiental. Se realizará del 10 al 12 de septiembre del 2012, en San Cristóbal de Las Casas (Chiapas).

Pida informes a:
Mario González mgonzale@ecosur.mx

Quién se apunta? Saludos y buen domingo. 

Jaguares en la sierra de Nuevo León

El jaguar es el felino más grande que habita en América. Su distribución actual se extiende desde Arizona (suroeste de Tucsón), México, Centroamérica, Sudamérica hasta el norte de Argentina. Aunque las poblaciones de Estados Unidos fueron casi totalmente extirpadas a principios de los años 1900.

Aunque aún es tema de discusión, Seymour relaciona ocho subespecies reconocidas:
P. onca arizonensis † (Goldman, 1932), sur de Arizona a Sonora, México.
P. onca centralis (Mearns, 1901), Panamá y norte de Colombia.
P. onca goldmani (Mearns, 1901), península de Yucatán a Belice y Guatemala.
P. onca hernandesii (J. E. Gray, 1857), oeste de México.
P. onca onca (Lineo, 1758): entre las cuencas del río Orinoco y el Amazonas.
P. onca paraguensis (Hollister, 1914), sur de Brasil hasta la Pampa central de Argentina, incluyendo además a Paraguay y parte de Uruguay.
P. onca peruviana (de Blainville, 1843), bosque tropical de Tumbes (costa) Perú y Ecuador.
P. onca veraecruscis (Nelson y Goldman, 1933), Texas central al sudeste de México.

Panthera onca cuenta con dos subespecies extintas: Panthera onca augusta y Panthera onca mesembrina, ambas del Pleistoceno, habitaban América desde la Patagonia hasta Estados Unidos, a estas dos subespecies se une Panthera onca arizonensis que fue erradicada en tiempos modernos.

El jaguar podría sin duda ser el mamífero más carismático de las selvas húmedas del sureste de México, sin embargo, a menudo nos olvidamos que la Sierra Madre Oriental es también el hábitat de este gran felino.

En este caso me gustaría hacer mención de su presencia especialmente en la sierra plegada de Nuevo León, quizá porque al ser neolonesa de nacimiento y bióloga además, el hecho de siquiera imaginarme que en las coyunturas arrugadas de la sierra merodeaba “el tigre”, logró que me apasionara hace algunos años atrás cuando estaba decidida (como muchísimos biólogos amateurs) a dedicarme al estudio de este magnífico ser.

Fue por ahí de agosto del 2001 cuando entré a Biología, y para el 2002-2003 yo ya traía todo el entusiasmo y los ojos puestos en estudiar al susodicho felino, no obstante poco a poco me fui dando cuenta que las condiciones nunca fueron idóneas para desarrollar un tema de tesis con la presencia de este felino en las sierras. Muchos nos topamos en seco con el hecho de que estudiar al felino no es tan sencillo y simple cuestión de ganas, se requiere mucho tiempo, mucho esfuerzo y sobre todo mucho capital, pero aunque mueras de ganas por salir en su búsqueda, no hay camionetas, no hay equipo y no hay motivación suficiente…Además, muchos soñamos con el día de salir a fotografiar jaguares, capturarlos, sedarlos, pesarlos, contemplarlos de cerca, hasta tocarlos (al estilo de los jaguares del Dr. Ceballos de Calakmul), pero solo pocos tendrán esa oportunidad que al menos yo, antes consideraba un privilegio, la gran mayoría a lo mucho llegará a recoger sus excretas para ver qué come, seguir sus rastros o tomar muestras de yeso de sus huellas. Así es la realidad en México, el que tiene dinero, será quien tenga acceso al estudio más profundo de las poblaciones del felino. Y les seré sincera, en cuanto me dijeron que me olvidara del jaguar y me propusieron trabajar con la dieta del puma, (sin querer ofender a los presentes lectores), caí en la cuenta de que los mamíferos no son lo mío… Eso de corretearlos por las noches, pon y quita trampas con avena y crema de cacahuate, pon redes, quita redes, recoge excretas… no es para todos.

No obstante, dentro de lo que pude rescatar como las anécdotas que en aquellos años me marcaron en mi formación, están las hazañas del biólogo Octavio Rosas del laboratorio de Mastozoología de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UANL, quién por los años noventas el sí cruzó el umbral tan deseado por muchos, su tesis de licenciatura se dedicó a desmentir el hecho de que en Nuevo León no había jaguares. Se contaba que anduvo por las escarpadas murallas serrananas de Aramberri y Zaragoza, donde hasta donde me contaron sus contemporáneos, tuvo la fortuna de encontrar un cachorro cuya madre había sido muerta a tiros por andar comiéndose las vacas de los ejidatarios. Así es, un cachorro de jaguar en Aramberri, N. L.

Para que ustedes lean con calma los registros del felino en Nuevo León les dejo estos dos archivos que fueron desarrollados precisamente por el lab. de Mastozoología hace algunos añitos:

Rosas-Rosas, O. C. y J. H. López – Soto. 2002. Distribución y estado de conservación del jaguar en Nuevo León, México. Pp. 393- 401 en El Jaguar en el nuevo milenio (R. A. Medellín et al. eds.) Fondo de Cultura Económica – Universidad Autónoma de México México – Wildlife Conservation Spciety. 647 pp.


López- Soto, J. H., O. C. Rosas- Rosas y J. A. Niño- Ramírez. 1997. El jaguar (Panthera onca veraecrucis) en Nuevo León, México. Revista Mexicana de Mastozoología 2: 126 – 128, 1997.

Ya en años más recientes, en el 2007 si mal no recuerdo. Varios colegas biólogos, andando en búsqueda de las cotorras serranas en el Cerro El Viejo en Zaragoza, N. L. Se toparon con una noticia bastante interesante durante su estadía en lo profundo de la sierra: un becerro había sido muerto unos días antes supuestamente en manos de “el tigre”, obviamente con cierta incredulidad, pensaron que era obra del puma, pero por no dejar pasar la oportunidad colocaron trampas cámara al rededor de los restos del becerro. Y al día siguiente de haber colocado las cámaras, su sorpresa fue mayúscula al descubrir que efectivamente las imágenes del felino que había regresado al los restos correspondían sin duda al de un jaguar macho joven. Y esta fue la foto:

Jaguar capturado con “fototrampeo” en el municipio de Zaragoza, Nuevo León, México. 2007.


Después de conocer los registros del felino en el estado, caeremos en la cuenta de que la Sierra Madre Oriental esconde más sorpresas de las que siquiera nos hemos atrevido a imaginar. En los albores del 2012 a 5 años de este último encuentro, es imperativo plantearnos: será que aún andan estos jaguares merodeando las sierras neolonesas? cómo le está afectando la sequía?, por dónde vienen y hacia dónde van?; y la más importante: está protegido su hábitat como para asegurar su permanencia en el estado?… o el jaguar pasará de nuevo a ser solo un mito entre los rancheros de las zonas serranas, tal como pasó con el lobo?.

Se los dejo de tarea. Y cuando deseen, soy materia disponible para unirnos e idear la mejor estrategia para proteger el hábitat del felino más carismático de América.

Las cotorras invernando

Cerro del Viejo, Zaragoza N. L. 3250 msnm
–Ya van volando pa´lla por el rumbo del aserradero abandonado, las oyes?
— Sí, se oye bien la tracalada, míralas!!!, allá van todas.
–Bueno, ahí por la peña esa grande que se abre en la cara del cerro, ahí abajito es donde se juntan a dormir, y al otro lado bajando los cerros por el cañón, es donde van a tomar agua todos los días en las tinajas que se hacen entre las piedras.
–Van y vienen a diario?
–Sí, todos los días bajan del cerro del Viejo hacia los ejidos de Tamaulipas, allá por el Puerto Purificación y Conrado Castillo.
–Pero esta medio lejos, no?
–Pa´ellas no es lejos, ellas volando cruzan sin penas de Nuevo León a Tamaulipas, y de vuelta, siempre juntitas, las viste?
–Más o menos, cómo cuantas serían?
— Pues, no sé, quizá unas treinta o cuarenta parejas.
–Porqué parejas?
— Porque así son ellas, son muy fieles y se casan pa´toda la vida, igualitas a nosotros, verdad?…

¿Conservación ó preservación?

Hasta la fecha existe el debate pertinaz acerca de cual es la mejor estrategia para lograr que el desarrollo humano, no comprometa la continuidad de los procesos naturales que los ecosistemas realizan para la sobreviviencia de todos (y a expensas de nuestro desenfrenado crecimiento poblacional). Entonces es cuando entran a escena las palabras CONSERVACIÓN Y PRESERVACIÓN.

Es un camino largo y tortuoso por el que hay que pasar para comprender cual es la mejor manera de seguir teniendo acceso a los recursos de la naturaleza sin abusar demasiado como para impedirle su recuperación, entonces, debemos conservar o preservar la naturaleza?, esa es la cuestión.

Por eso la presente entrada la dedico a desenmascarar dichos conceptos que evocan las encomiendas que los humanos usamos para trazarnos el mejor camino de manejar (aunque en realidad casi todas las veces es explotar)  a la naturaleza, aparentemente lo hemos estado haciendo a nuestra conveniencia sin que la factura de cobro llegue, pero aunque a menudo retrasada, siempre llega. Así que de ustedes es la última palabra después de haber reflexionado el significado que le otorgan las diferentes instituciones Internacionales y Nacionales a cada concepto.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por su siglas en inglés) manejan ambos términos de la siguiente manera:

Conservación: El manejo del uso humano de ORGANISMOS y ECOSISTEMAS, con el fin de garantizar la sustentabilidad de dicho uso. A parte del USO SOSTENIBLE, la conservación  incluye PROTECCIÓN, MANTENIMIENTO, REHABILITACIÓN, RESTAURACIÓN Y MEJORAMIENTO de  poblaciones y ecosistemas.

Preservación: Mantener algo en su estado actual.

En cambio la Ley General del equilibrio ecológico y protección al ambiente (LGEEPA) conjuga ambas palabras en una sola:

Preservación: El conjunto de políticas y medidas para mantener las conidciones que propicien la ecolución y continuidad de los ecosistemas y hábitats naturales, así como conservar las poblaciones viables de especies en sus entornos naturales y componentes de la biodiversidad fuera de sus hábitas naturales.

Por ende habrán de ser de preservación aquellas superficies en buen estado de conservación que contienen ecosistemas relevantes o frágiles, o fenómenos naturales relevantes en las que el desarrollo de actividades requiere de un manejo específico para lograr su adecuada preservación.

Finalmente la Ley General del Desarrollo Forestal Sustentable maneja solo el término conservación: 

Conservación: La protección, cuidado, manejo y mantenimiento de los ecosistemas, los hábitats, las especies y las poblaciones de vida silvestre, dentro o fuera de sus entornos naturales, de manera que se salvaguarden las condiciones naturales para su permanencia a largo plazo.


Entonces, cuál creen ustedes que sea el mejor camino? conservar, preservar, ambos? será posible? en cuanto tiempo?… Como siempre lo he pensado, la solución está en el cambio de pensamiento en cada uno de nosotros, ser congruentes con lo que pensamos y cómo nos comportamos, así como vivir de la manera más autónoma y frugal posible.

Encinares tropicales en riesgo por la minería a cielo abierto

Les comparto la información referente a la Mina Caballo Blanco, que pretende explotar un par de cerros en la parte central del estado de Vreacruz, en Actopan y Alto Lucero, área de sumo interés por la concentración de encinares tropicales, un ecosistema raro y escaso que tiene varios manchones interesantes en la Sierra Madre Oriental, relictos vivientes de un pasado de clima cambiante.

Con la consigna “Consulta pública ya” y la premisa “El agua vale más que el oro, no a la mina Caballo Blanco”. La Asamblea de Iniciativas y Defensa Ambiental (LaVida, http://www.lavida.org.mx/ ) está impulsando la petición a la Semarnat para que realice una consulta pública, preocupada no sólo por los riesgos a la vida y el medio ambiente que, de suyo, implica el proceso de explotación de una mina de oro a tajo abierto, sino por la peligrosa cercanía de escasos tres mil metros respecto a la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde, en el municipio de Alto Lucero, Ver. De aprobarse, la mina usaría un promedio de 5 toneladas diarias de explosivos, situación que pone en riesgo nuclear a todo México. Las voces que, de por sí, después del desastre nuclear de Fukushima, Japón, se han alzado para señalar la obsolescencia y peligrosidad de la planta nuclear en Laguna Verde, ahora se preocupan por el caso, inédito en el mundo, de que una mina pretende extraer oro, usando explosivos y cianuro, en las cercanías de la planta.
Estas y otras preocupaciones explicó en entrevista Emilio Rodríguez Almazán, de LaVida:
Desde el punto de vista ambiental, hay dos maravillas que nos han asombrado. Una se llama el río de aves. Otra es el santuario de cícadas y de encinos tropicales.
Estos dos factores nos han hecho considerar el valor que tienen realmente el Cerro de La Paila y el Cerro de La Cruz. No es un valor minúsculo, es mayúsculo. Las actividades económicas y los veracruzanos nos hemos encargado de deforestar a un nivel realmente crítico.
Hay manchones o lagunas de vegetación suficientes, hasta el momento, para hacer un repoblamiento en la región de las plantas endémicas de la zona, lo cual puede permitir un crecimiento económico, por supuesto, encaminado en un verdadero desarrollo sustentable y en el desarrollo local de las personas.
Este santuario de cícadas, le llamamos, es una maravilla, pues quedan pocas regiones en donde hay esta planta que se llama Cícada Dioon Edule, una planta realmente importante no sólo en un sentido ambiental. Es importante en un sentido arqueológico porque se ha encontrado sus semillas en tumbas junto a las semillas más antiguas de maíz. Quiere decir que los olmecas y los totonacas consumían estas plantas, su semilla la cocían junto con el maíz. Era su alimento.
Estamos hablando de que si biológicamente tienen un crecimiento promedio de un metro cada mil años, y hay ejemplares de tres metros, podemos afirmar que hay ahí ejemplares de tres mil años que convivieron con nuestros ancestros, con los totonacas. Este es un valor incuantificable, no es equiparable ni siquiera con todo el oro que se va a extraer en ese lugar.
Lo mismo ocurre con losencinos tropicales, pues los encinos son especies que habitan en las zonas boreales, frías. Sin embargo en la última glaciación bajaron hasta el trópico y se quedaron ahí encerrados unos después del descongelamiento, y tenemos encinos tropicales que han estado en coevolución con las cícadas, con orquídeas y con los animales de la región. Es una maravilla realmente, que tiene otro potencial que no es el minero. Tiene un potencial increíble en el sentido turístico. Si se explotara esa región con un ecoturismo, las comunidades tendrían una mayor derrama económica que sería constante. No sólo seis años.
Es preocupante el hecho de que se pretenda instalar a la minería como la panacea del desarrollo económico en México y en nuestro estado. Pretensión que es falsa. Nada más por dar un ejemplo, las empresas mineras dicen que dejan mucha derrama económica en las regiones. Sin embargo, legalmente, lo único que se podría comprobar como derrama económica es el pago de las concesiones, de cinco a cien pesos por cada hectárea. Y eso es un pago anual para tener el derecho de la concesión. Esa es la única derrama económica comprobable.
Las demás tienen que ver con las “minalimosnas”, les decimos, que les dan tanto al gobierno federal, como al estatal y el municipal, para que les alienten este tipo de proyectos y les ayuden a que se instauren.
Cosa que no ocurre en sus países, en Canadá y en Estados Unidos, donde este tipo de proyectos son tan regulados desde el punto de vista ambiental, por toda la catástrofe que generan, que no es un negocio para ellos, tener una mitigación ambiental tan fuerte que realmente pueda decirse que estás equiparando el nivel de destrucción con la mitigación que podrías brindar. No les resulta rentable. Por eso vienen a países como el nuestro a hacer ese tipo de proyectos.
Las minas son responsables en gran medida del cambio climático. Por año consumen cerca de noventa y tres megakilowatts de energía, quince millones de litros de diesel, son fábricas de un consumo energético increíble y son fábricas de contaminación, y también de dinero, pero para el bolsillo de las empresas canadienses que vienen hacia acá.
Hoy día el oro se encuentra a mil ochocientos dólares la onza. En internet todo mundo puede consultar el precio del oro, lo puede corroborar. Y todo va apuntando a que el oro, a mitad de este año, va a subir a dos mil quinientos dólares la onza. En Caballo Blanco, dicen en su estudio, pueden obtener 600 mil onzas de oro, con cuatrocientas mil más, probables. Si nos ponemos a lo mínimo, digamos seiscientas mil onzas de oro por mil ochocientos dólares dan más de mil millones de dólares, una cantidad realmente grande (la pantalla de la calculadora dice: 1,080,000,000). Cantidad que hace poner a cualquiera con los ojos atentos a nuestro territorio.
Y no es la excepción de GoldGroup Mining, que tiene ya otras dos minas en nuestro país. Y este es su proyecto más ambicioso, dicen ellos. No van a pagar impuestos. Van a generar empleos de alto riesgo.
Van a generar empleos pero para sus propios operadores. Ya quiero ver a un habitante de Palma Sola o de Villa Rica que sepa ocupar una de esas maquinarias enormes que usan, o quiero ver que saquen de ahí a un ingeniero minero o un ingeniero químico. Esos son los empleos realmente fructuosos, que dan más dinero, el resto de los empleos son de alto riesgo.
Precisamente hace unos días, en Colombia, acaba de estallar una mina de oro y murieron tres trabajadores. En México, han ocurrido algunos accidentes con los barrenos y la empresa no se ha hecho responsable por los daños a la salud de manera directa con los trabajadores. Y si no lo hace con los trabajadores, muchos menos con los afectados. Hay una irresponsabilidad total de estas minas hacia la sociedad y al medio ambiente.
Estamos conscientes de ello y sabemos que no va a ser una batalla fácil. Porque estamos enfrentando a la mina Caballo Blanco, a través de la minera Cardel, que acaban de meter la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para la explotación. Cabe destacar que ingresan este trámite por segunda ocasión, lo hicieron una vez el año pasado, a principios de diciembre, pero no cumplieron un trámite administrativo que tenían que hacer, entonces quitaron el trámite, porque sabían que les podía derrumbar su proceso y ambiciones. Luego vuelven a ingresar la MIA en el Distrito Federal, pensando que no íbamos a estar atentos de esta situación y lo meten. Meten el “sabadazo” (la meten el jueves 14 de diciembre, un día antes de la primera posada y el inicio de fiestas de fin de año, por eso el entrevistado se refiera al “sabadazo”, por analogía con detenciones policiacas de luchadores sociales en fin de semana, desde el viernes, para que solamente puedan salir hasta el siguiente lunes. Los luchadores sociales han llamado a eso “sabadazo”), corren los términos a partir de enero.
Ya ingresamos solicitudes de consulta pública en el Distrito Federal, en temporada decembrina. Ahora estamos pidiendo apoyo de la sociedad, de los veracruzanos, de los habitantes de Alto Lucero y Actopan, para que juntos pidamos la consulta pública y la reunión informativa.
Preguntamos a Emilio Rodríguez ¿quiénes pueden solicitar esta consulta?
Explica que por una reforma a las leyes relativas a los amparos, recién del año 2011, ya vigente, son de interés colectivo este tipo de proyectos, los proyectos y la Manifestaciones de Impacto Ambiental, son sujetas de interés colectivo, entonces cualquier habitante de este país, si de manera organizada se junta con otros, puede solicitar una consulta pública. Nosotros hemos hecho algunos borradores o formatos para la sociedad, organizaciones o los científicos que nos quieran apoyar. Porque cada uno de los sectores de la sociedad tiene una modalidad distinta para ingresar estas solicitudes de consulta.
Vamos por la consulta, por la reunión informativa y les vamos a demostrar con argumentos, como lo quieren la Semarnat y la minera, que es un proyecto no sustentable. Y la única forma en que se llevaría cabo, es a través de la ilegalidad, la mentira. Porque tenemos los argumentos científicos, técnicos y sociales que demuestran su imprudencia como desarrollo.
En la última parte de esta entrevista, la siguiente entrega, el factor más grave, el riesgo nuclear por la cercanía con Laguna Verde, situación única en el mundo.
La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del proyecto Caballo Blanco para pedir el permiso de explotar una mina de oro y plata a cielo abierto a tres mil metros de la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde (CNLV) es ya, legalmente, de interés colectivo, de acuerdo con las leyes relativas al derecho de amparo vigentes en México, explicó Emilio Rodríguez Almazán, integrante de LaVida (La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental, http://www.lavida.org.mx/ ). Pero no lo es sólo legalmente, lo es también desde el punto de vista de lo que el Frente de Trabajadores de la Energía de México ha llamado una asunto de “seguridad nuclear y de seguridad nacional” (http://www.lavida.org.mx/noticia/%C2%A1no-mina-%E2%80%9Ccaballo-blanco%E2%80%9D )

En esta tercera y última parte, Emilio Rodríguez nos explica el riesgo por la cercanía del proyecto minero Caballo Blanco por su cercanía a Laguna Verde. El motivo más importante, grave y urgente para pedir a la Semarnat (Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales) una consulta pública:

Está Laguna Verde a tres kilómetros: Es la única mina en el mundo que se atreve a ponerse enfrente de una nucleoeléctrica. Actopan y Alto Lucero han pagado muy caro el pasivo ambiental de Laguna Verde. Van a pagar más caro si permiten el ingreso de Caballo Blanco.

Sin embargo, la empresa minera, si logra que les autoricen la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) e inician el proceso de explotación, va a hacer detonaciones de un promedio de cinco toneladas de explosivos.

La empresa minera el año pasado reunió a agentes municipales y a la CFE (Comisión Federal de Electricidad, responsable de la nucleoeléctrica Laguna Verde) para demostrarles en la explosión de un socavón, un túnel, con un sismógrafo al lado, que no va a haber gran movimiento en el subsuelo por vibración… eh, puede ser cierto esto, pero la circunstancia aquí es que la cantidad de explosivos que utilizan para un socavón y la que utilizarán para la explotación no es la misma.

No ocuparon esa vez cinco toneladas de explosivos, dinamitadas en distinto tiempo. Es lo que van a hacer cuando estén en explotación: Van a ocupar cinco toneladas. Hay un famosos instituto en los Estados Unidos, el Tecnológico de Massachusets, que tiene un cuadro que equipara las toneladas de explosivos en la escala Richter. Sabemos que cinco toneladas de explosivos equivalen más o menos a cuatro o cinco grados en la escala Richter. Ellos, la minera, no ocupan esa escala porque es una escala destructiva, la cual en el imaginario de la sociedad genera una idea de destrucción. Entonces ocupan otras unidades de medición geológicas que la sociedad desconoce y no sabemos, en ellas, cuál es el equivalente nivel de sismicidad.

Nosotros decimos que es un riesgo, porque no es que vayan a hacer una sola detonación. Van a hacer miles de detonaciones ininterrumpidamente durante seis años. Entonces esto tiene que moverle el tapete a la CFE, tiene que moverle el tapete a las autoridades estatales y federales de por qué permitir este tipo de proyectos. Hemos enviado una carta a la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (http://www.cnsns.gob.mx/) expresándoles nuestra inquietud en este sentido, porque es la instancia correspondiente de la Secretaría de Economía, encargada de la cuestión nuclear, para decirles: Estamos preocupados por esta situación. Ni siquiera ellos nos dan una respuesta y nos dicen que todo va hacia la CFE y la CFE sabe si es o no viable. Parece que ni siquiera ellos mismos saben cuál podría llegar a ser el riesgo.

Otro factor muy importante que señalamos tiene que ver con el cianuro y los metales pesados que van a ir a parar a la Laguna Verde que da el nombre a la nucleoeléctrica y van a ir a parar también al mar.

El sistema de enfriamiento, sabemos, de los reactores depende del agua pura, de una específica pureza del agua. Tienen un sistema para que el agua que extraen pueda tener esta calidad y puedan enviarla a las tuberías que enfrían a los reactores e manera normal.

Queremos ver que consideren al cianuro y al plomo, el mercurio y al cadmio, para la purificación de este agua que puede poner en riesgo a todo el país.

Otro factor preocupante, social, es la cuestión de la salud. El proyecto minero Caballo Blanco va a enfermar, sí o sí, al personal de Laguna Verde y ahí hay un riesgo en la funcionalidad de la planta también. Porque son los humanos quienes están encargados de la operación de la planta.

Estamos totalmente indignados de que se pretenda abrir este proyecto. Junto con Wirikuta y otros proyectos mineros que hoy están, lamentablemente en la agenda nacional, Caballo Blanco es un tema importante para el país. Nos debe mover las fibras. Para empezar, por lo menos informarnos de manera correcta de qué está sucediendo con este tipo de proyectos.

Comentamos a Emiliano Rodríguez que el PERE (Plan de Emergencia Radiológico Externo, http://www.pere.proteccioncivil.gob.mx/) marca un perímetro de seguridad alrededor de la planta en un radio de dieciséis kilómetros, pero el resumen de la MIA de Caballo Blanco simplemente lo descarta diciendo que es un plan de protección y seguridad de las personas, pero no prohibe actividades mineras. El entrevistado respondió:

El PERE es un documento que establece cuáles son las medidas de alerta, de prevención y de evacuación cuando ya hay un riesgo radiológico nuclear. En ese momento, el PERE establece cuáles son las rutas por las cuáles los habitantes se pueden desplazar para alejarse de Laguna Verde. Es un documento que establece únicamente esto, no establece cuáles son las actividades económicas o industriales que se pueden desarrollar en su perímetro.

Lo que nosotros decimos es que sí hay un perímetro que el PERE establece de dieciséis kilómetros, por qué la mina está a los tres kilómetros. ¿Qué es lo que pasa ahí? ¿No hay nada que lo regule? ¿Cualquier persona puede llegar enfrente Laguna Verde y ya, poner una fábrica de equis o ye? Creemos que debe haber una regulación.

Otro factor muy importante, es que, lamentablemente, las leyes de nuestro país le permiten a las minas desplazar a quien sea del lugar en donde esté. No es el caso, pero si estuviese una ciudad encima del Cerro de La Paila y el Cerro de la Cruz, la minera tendría toda la capacidad legal de desplazar a los habitantes. Y el terreno en el que se encuentra Laguna Verde es parte de la concesión minera de GoldGroup Mining. Entonces, si en algún momento encuentran oro abajo de Laguna Verde la empresa minera tendría el derecho de extraer ese oro: ¿Se lo permitiría la CFE? ¿Se lo permitiría el gobierno federal, por qué es una actividad que no va a lastimar los reactores?

Creemos que ahí hay otro tema que interesa directamente a la soberanía nacional. Qué más, con un proyecto tan monstruosos como Laguna Verde, que ponerle otro enfrente. No se vale.

Normalmente con estas papas calientes, le decimos a Emiliano, el gobierno federal y el estatal se los pasan, con un “te toca a ti”. ¿De qué autoridades depende que la mina se ponga o no?

El gobierno federal es quien impulsa la minería como un motor económico. Sin embargo es el gobierno municipal (Actopan y Alto Lucero) quien otorga el permiso del cambio de uso de suelo, sin el cual la mina no puede operar. El gobierno estatal de Veracruz tiene su parte también para entregar una serie de permisos que dejen a la mina operar de manera regulada, legal.

Aquí la situación es que las empresas mineras tiene tanto capital, tanto dinero, que no les cuesta prometer carreteras, escuelas, pozos profundos, regalitos a científicos y a universidades, gobernadores, regidores. Tienen el suficiente dinero para hacerlo.

Sabemos que las empresas mineras ocupan todo lo que tienen a su alcance para instalarse. Como dice un compañero, si ya nos aplicaron el “sabadazo” (meter la MIA en el inicio de la fiestas de diciembre, el día 15, sigilosamente y en la ciudad de México, el el argot de luchadores sociales, “sabadazo”), no queremos que nos apliquen ahora el “tehuacanazo” (alusión a técnica de tortura policial que consiste en meter por la nariz del torturado agua mineral, “agua de Tehuacán”).

Realmente, si plantean que es un proyecto sostenible, como se jactan, que lo demuestren y ya veremos si se hace o no. Me atrevo a decir que vamos a ganar la consulta pública, que vamos demostrar que no es cierto. Ellos se van a hacer de otras artimañas para lograrlo…

Otro integrante de LaVida, en un foro público lo llamó “desvío de poder”. Se convierten en un poder de facto que subordina poderes formales. Contestó el entrevistado:

Sí, por ejemplo en el sector académico han habido muchos casos de empresas mineras que comprar a los Institutos de Investigación para que les avalen los proyectos, para que les investiguen. Y esta no va a ser la excepción. El director de la Facultad de Biología (de la Universidad Veracruzana), por ejemplo, ya declaró que Caballo Blanco puede ser un proyecto sustentable. El Centro de Investigaciones Tropicales (CITRO) también parece que está ya ahí apoyando con el traslado de las cícadas. Así harán con quien se deje, pero nosotros no nos vamos a dejar.

Nuestro objetivo es que no se abra la mina. No hay otra negociación. Hemos hablado con el gobierno del estado, con el sector científico, y les hemos manifestado esto.

Hay otras instancias, que iremos agotando si el proyecto va avanzando. Hay instancias internacionales también que ocuparemos si es necesario.

Los integrantes de LaVida esperan que el gobierno estatal, encabezado por Javier Duarte, cumpla su palabra de que la mina Caballo Blanco no se instalará. Pero sobre todo piden el apoyo ciudadano, social, de académicos éticos y de organizaciones. Que manden cartas firmadas y con copia de su credencial de elector pidiendo una consulta pública a la Semarnat. Las pueden escanear u mandar por mail a LaVida lavidapublica@gmail.com

En Facebook Lavida Anaa

Los formatos pueden buscarse también en: http://zapateando.wordpress.com/ Y en http://www.rioslibres.info/

Coloquio sobre Respresentaciones Sociales en la Sierra Madre Oriental, UVI Ixhuatlán de Madero, Veracruz. Día 1

11/11/11
Hace unos meses dediqué una entrada a promocionar el 2º COLOQUIO INTERNACIONAL Y 3º NACIONAL SOBRE REPRESENTACIONES SOCIALES EN EL AGRO. DEDICADO A LA SIERRA MADRE ORIENTAL, organizado por la Facultad de Sociología Rural de la Universidad de Chapingo, con sede en la Universidad Veracruzana Intercultural de la Huasteca, que pertenece a la Universidad Veracruzana, en el hermoso municipio de Ixhuatlán de Madero, en pleno faldeo de la sierra del norte de Veracruz, colindando con Hidalgo y Puebla.  
En verdad una chulada de lugar. Curiosamente di con la información de este coloquio a través de la página de Facebook del Instituto Tecnológico de Huejutla, Hidalgo, en donde alguno de sus seguidores, no recuerdo su nombre, lo mencionó y como leí que era sobre la Sierra Madre Oriental, definitivamente deduje que no podía dejar de asistir. 
Contacté a los amables organizadores y los días se me pasaron en la espera, desde agosto que mandé mi trabajo sobre La importancia de la biodiversidad de la Sierra Madre Oriental en la vida cotidiana de las comunidades serranas, en cinco localidades con diferentes tipos de vegetación en la Sierra Gorda de Querétaro y la Huasteca Hidalguense. Una investigación corta que pude realizar cuando viví por allá, pero que deja muy en claro la dependencia humana hacia el uso de la biodiversidad, especial caso hacia las plantas, así que esta fue una magnífica oportunidad de presentar un trabajo de botánica económica, mezclado con etnobotánica (ambas materias optativas de la maestría), además que salí a conocer un sitio nuevo en la sierra y conocí personas maravillosas, tanto que tengo pensado ir al próximo coloquio, solo que esta vez estará dedicado a las representaciones sociales de las Etnias que habitan el Centro de México, sobre todo haciendo énfasis en la famila Oto- Pame. 
Al principio pensé en lanzarme sola, pues Juan estaría en esos días apenas y regresando del Altiplano Potosino rumbo a casa, y mi pequeña granja no se cuida sola, así que a el le tocó esta vez quedarse, pero el dilema de cruzar media huasteca sola me tenía con cuidado, así que no pensé dos veces y me hice acompañar por mi hermana, mi cuñado y mi mejor amigo biólogo. Y el cuarteto partimos en el cochecito que nos ha llevado a mil sitios, no crean que no me preocupa el gasto energético, pero comparado su rendimiento de 13 km por litro, a haber viajado en avión o bus, me deja con mucha menor culpa, y con un solo tanque de 450 pesos, llegamos desde Linares NL. hasta Ixhuatlán de Madero, Veracruz, 9 hermosas horas de viaje cruzando literalmente la divina Huasteca.
El viaje comenzó un día simbólico y soleadito, el 11 de noviembre del 2011, al principio todo relax con nuestros taquitos de harina, de esos que venden en la Gas del entronque de Linares- San Roberto. Unos minutos más adelante llegamos a la “temida” frontera: Bienvenidos a Tamaulipas y Feliz Viaje les desea Nuevo León…llegamos al Libramiento y dejamos atrás a Ciudad Victoria, tan apacible en las faldas de la sierra, pero en cuanto nos fuimos internando a la parte de la carretera que atraviesa Llera, Gonzáles y Estación Manuel, un manto de nubes grises nos sorprendió con una sombría mañana. Ya la vegetación verde intenso, las galanas palmeras y los coposos orejones (Enterolobium cyclocarpum), nos anunciaban la llegada al subtrópico, habiendo dejado atrás hacía poco más de una hora el trópico de cáncer.
Al llegar a Altamira, comenzó el caos. Confieso que soy muy mala manejando, por ello no manejo en ciudad, así que la entrada a la zona metropolitana de Tampico figuró todo un reto, y pensando en lo fácil que sería hallar el puente que cruza a Veracruz, se nos fué toda una hora, entre pedir instrucciones, dar vueltas equivocadas, subir y bajar pasos a desnivel, aguantar semáforos… pero de pronto, aquella muralla azul en el horizonte, plagada de navíos desparramados en una ciudad marítima, nos mostró que estábamos por dejar atrás a Tamaulipas, la mole de agua llamada Río Pánuco, es de lo más impresionante que haya presenciado, tenía apenas 19 años cuando en biología fuimos a un Congreso a Chiapas, entonces lo vi.
Cruzamos el puente y de pronto el simple hecho de cruzar a Veracruz, pareció inyectarle otro verdor al ambiente, el aire se perfumó diferente, y los cielos húmedos se cargaron de nuevo de nubes.
Pasamos por Ozuluama, con sus quesos exquisitos,  después Naranjos Amatlán,  con su zona cirtícola y al horizonte del poniente, la llanura verdísima interrumpida por la Sierra de Otontepec, una isla biogeográfica, donde nacen las aguas del río Tancochin, que desemboca en la Laguna de Tamiahua; posteriormente pasamos por Cerro Azul, con su fila interminable de vehículos evitando raspar en los treinta y tantos topes que hay en esa parte de la carretera.
Pasando Cerro Azul, se llega al municipio de Álamo Tempache, y antes de llegar a la cabecera está la localidad de El Chapopote, de ahí uno toma una carretera secundaria hacia Llano de Enmedio. Al principio un topesito en la carretera justo al frente de una localidad no es algo de cuidado, la seriedad del asunto comienza cuando de uno a uno los topes van sumando cientos!!! sí, cientos!!! y no bordos suaves que uno pasa con suavidad, no!!! verdaderas bardas que le desgarran la panza a tu vehículo. Y ante la desesperación, el hambre, la nublazón que no acababa, pasamos el Río Vinazco y la carretera que conduce a la Sierra Norte de Puebla, oh dichosos los que habitan aquellos rumbos de ensueño. Y con los ánimos casi por los suelos, llegamos a Llano de Enmedio, pero la sorpresa mayor fue perder el mofle y la poca dignidad que nos quedaba, justo al salir del pueblo rumbo a Ixhuatlán… Cuatro norteños de pinta peculiar con un vehículo de placas chilangas atravesando la Huasteca con la tronadera de un coche desmoflado….ya me lo decía un compañero de la maestría que conoce los rumbos: cuidado con las bardas que hay por topes en la zona… Sin mofle y con un estruendo ensordecedor, llegamos por fin a Ixhuatlán.
Encontrar estacionamiento en medio de la plaza a treinta metros de la iglesia, ver esas laderas de selva y un restaurancito abierto, en verdad que no tiene precio, así que  borrón y cuenta nueva. Llegamos a nuestro destino.
En el restaurant no había mucha variedad, pero la comida casera hacía que valiera la pena, y pena fue la que sentimos al ver que ese mismo día por la mañana mientras veníamos de camino, el helicóptero donde viajaba el Secretario de Gobernación Francisco Blake Mora se fue al vacío en una zona montañosa del Estado de México…Ahí conocimos a quién al final de la jornada resultara un magnífico anfitrión representante de la UVI y compañero de parranda agradable…
El Hotel Ixhuatlán Inn, fue la última parada del día. Un día que comenzó soleado y acabó sombrío y gélido, lo único que deseábamos era dormir y agua caliente para descansar el cuerpo.