Cuanto abarca la Sierra

Extensión de la Sierra Madre Oriental.

La longitud de la Sierra es de unos 1350 kilómetros, con una amplitud promedio de unos 80 kilómetros; geomorfológicamente bien definida con altitudes que rebasan los 3,000 m.s.n.m. (correspondiendo al Cerro del Potosí, el pico más elevado que posee el Municipio de Galeana, Nuevo León, con 3,713 metros), aunque el promedio de altitud puede establecerse en aproximadamente 2,000 metros.

Actualmente la SMOr es una cadena de sierras orientadas al NNW-SSE, que se extienden desde el sur de Texas, en el Parque nacional Big Bend, que conecta hacia el Área Natural Protegida de la Sierra de Maderas del Carmen al Noroeste del estado de Coahuila, que se extiende hacia el SSE, tocando parte del norte del estado de Zacatecas, después atraviesa por la mitad al estado de Nuevo León, domina el SW de Tamaulipas, atraviesa el este de San Luis Potosí en la región de la Huasteca, pasa por la parte Norte del estado de Guanajuato y la Sierra Gorda de Querétaro, de ahí pasa por el Noreste de Hidalgo, para posteriormente avanzar por la Sierra Norte de Puebla, y dominar el occidente del estado de Veracruz, para finalmente chocar literalmente con el eje neovolcánico a la altura del Cofre de Perote.

Anuncios

Descripción litológica del noreste de la Sierra Madre Oriental

Calizas en la zona recreativa “La Huasteca”, Santa Catarina, N. L.
Con base en Padilla y Sánchez (1978) en orden cronológico ascendente:

Formación la Casita, está representada por una secuencia de lutitas, limolitas, areniscas calcáreas y calizas arcillosas en ocasiones ligeramente fosfatadas. Presenta en su parte inferior unos horizontes carbonosos y también esporadicamente horizontes con concreciones calcáreas muy fosilíferas asignables al Kimmeridgiano medio (Jurásico Superior) debido a la presencia de amonites. Se calcula que su espesor es de aproximadamente 200 metros ya que éste es variable como producto de la deformación tectónica que ha soportado esta unidad.

Formación Taraises, se encuentra constituida en su parte inferior por aproximadamente 15 metros de areniscas color pardo rojizo. Sobre estas areniscas se presentan calizas arcillosas de color gris oscuro que intemperizan a gris amarillento, continuando hacia la formación Cupido con calizas de color gris mediano a oscuro y algunas intercalaciones muy escasas de limolitas de color rojizo, así como también escasos nódulos de pirita. El espesor de esta formación es de 250 metros aproximadamente. Presenta además abundante microfauna correspondiente a tintínidos y nannocónidos asignables al Berriassiano-Hauteriviano (Crétacico inferior). Existen reportes de macrofauna en esta formación en el trabajo de Chantaca (1982), la microfauna ha recibido gran interés en los trabajos de Lara (1991) y Peña (1992).

Formación Cupido, está constituida por calizas arcillosas de color gris amarillento de estratificación mediana con escasas intercalaciones arcillosas y margosas, continuando con una secuencia monótona de calizas de estratificación gruesa, color gris, con estilotitas paralelas a la estratificación y abundantes nódulos de pirita, hematita y pedernal gris claro. Su espesor es de 500 metros aproximadamente.

Formación La Peña, está constituida en su parte inferior por calizas de estratificación delgada muy semejante a la caliza Cupido, pero se diferencia de éstas por contener nódulos de pedernal gris oscuro a negro y presentar algunos ejemplares de Inoceramus sp. La parte superior de la formación se encuentra formada por calizas arcillosas y limolitas calcáreas de color café amarillento con algunos ejemplares de Dufrenoyia sp. Su espesor se considera en 55 metros aproximadamente.

Unidad Tamaulipas. Este nombre agrupa a la Formación Aurora y la Formación Cuesta del Cura, suele encontrarse en la literatura que se hace referencia a la Formación Tamaulipas Inferior. Se denomina Formación Aurora a una secuencia de estratos de caliza de facies arrecifal y subarrecifal, constituida por calizas de estratificación media y con intercalaciones de arcillas calcáreas. Esporádicamente aparecen nódulos de pedernal de color gris oscuro, así como también escasas concentraciones de hematita. La parte superior de este grupo está constituida por calizas de estratificación mediana, de color gris, que presentan ondulaciones muy características (tipo Boundinage) y abundantes bandas de pedernal de color gris oscuro a negro. Esta parte corresponde a la Formación Cuesta del Cura.

Formación Agua Nueva, está constituida por una secuencia de más de 100 metros de calizas arcillosas, margas y lutitas carbonosas, de estratificación delgada a laminar y cuya coloración es de café grisáceo a gris rojizo. Contiene algunos nódulos de pedernal negro, pero son muy escasos y esporádicos.

Formación San Felipe, se encuentra constituida por una secuencia de 110 metros aproximadamente de calizas arcillosas de color gris con abundantes intercalaciones de lutitas color gris amarillento y en ocasiones, se presentan horizontes de lutitas arenosas. Presenta también intercalaciones de bentonita, causa de los tintes verdosos que se observan en esta formación.

Formación Méndez, se encuentra constituida por lutitas calcáreas de color gris parduzco, que intemperizan a café amarillento y que presentan algunas intercalaciones de margas de color gris verdoso. En el área de Linares presenta un espesor no menor de 2,000 metros.

Litografía de la Sierra Madre Oriental

La litografía, del griego lithos (piedra), es la rama de la geología que estudia el origen y composición de las rocas, especialmente en sus aspectos descriptivos y clasificatorios. Nació como una rama de la mineralogía en el siglo XVIII, adquiriendo enseguida categoría de ciencia independiente gracias a los trabajos de Werner, Humboldt y otros autores. Recientemente, el análisis químico, la observación microscópica y el empleo de la luz polarizada han permitido establecer la clasificación de las rocas y minerales sobre bases verdaderamente científicas.

A continuación se muestran las imágenes litográficas que distinguen cada tipo de rocas a través del tiempo, comenzando con las mas antiguas, hasta llegar a las mas recientes que conforman la sierra:

Rocas del precámbrico, las más conspicuas están en la Formación Novillos al suroeste de Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Al poniente de Ciudad Victoria, en el paraje denominado Cañón el Novillo, se localizan afloramientos de las rocas más antiguas de la Sierra Madre Oriental, llamadas gneises, depositadas desde la era precámbrica y constituidas por rocas metamórficas. Tales gneis han quedado expuestas debido a ventanas erosionales formadas por profundos cañones como los de El Huizachal-Peregrina y El Novillo, dándole asi una oportunidad a los geólogos de asomarse por una ventana a los tiempos mas arcaicos.

Existen además otros afloramientos de rocas antiguas, por ejmplo en Nuevo León las rocas mas antiguas son esquistos del Precámbrico. Hay afloramientos de areniscas y asociaciones de lutitas y areniscas intercaladas pertenecientes al Triásico, en San Luis Potosí están ubicadas en el centro de anticlinales erosionados (Sierra de Catorce) dónde afloran las rocas más antiguas, como las filitas del Triásico, interestratificación de lutita-arenisca.

Rocas del jurásico de color verde en la Gran Sierra Plegada.

Las rocas que precedieron son provenientes del Jurásico Superior, y se hallan dispersas en Nuevo León, dónde hay afloramientos masivos de caliza, de yeso y de yeso asociado con caliza.

Rocas del cretácico en color verde olivo.

Finalmente, aparecen los estratos de rocas sedimentarias marinas (del Cretácico y del Jurásico Superior), entre las que predominan las calizas y, en segundo término, las areniscas y las lutitas, perfilandose como las mas abundantes y gruesas de la Sierra Madre Oriental que además conforman a casi a todas las sierras de esta región tal como puede apreciarse en el mapa anterior.

Fuentes:

La curvatura de Monterrey, ejemplo tangible de su fuerza

Curvatura de Monterrey.

Un ejemplo de la fuerza con la que la Orogenia plasmo la figura de la sierra durante la etapa tardía de la deformación Laramide, es la llamada Curvatura de Monterrey que gracias al esfuerzo de una compresión tectónica con orientación NNE – SSW que fue transformada a una compresión aproximada E -W , deformó el cinturón plegado y cabalgado de la SMOr. Si se observa el mapa regional del área circundante a la ciudad de monterrey, se observa claramente como la SMOr viene orientada del SSE a NNW, no obstante al llegar a Monterrey, sufre una curvatura tremenda que hace que la orientación de la Sierra se desvié hacia el oeste, precipitándose hacia las sierras del sur del estado de Coahuila (Sierra de Parras, Sierra El Pinal, Sierra La Concordia, Sierra de Patagalana) y el norte del Estado de Zacatecas (Sierra de Zuloaga, Sierra El Mascaron, Sierra Las Bocas, Sierra El Astillero, Sierra Santa Rita).

Mapa a detalle de la curvatura de Monterrrey.

En general la orogenia Laramide que es reconocida en México como episodio de deformación geológica que ocurrió en limite Cretacico – Terciario, inicio en el Turoniano y provocó el levantamiento de las plataformas calcáreas que posteriormente emergieron para dar origen a la SMOr.

La deformación fue de tal magnitud que creo toda una provincia geológica compuesta por una cadena montañosa de origen sedimentario marino, formada por una serie de plegamientos alargados paralelos, hechos de roca caliza de origen cálcareo, separados por valles profundos con suelos de origen aluvial, que después de emerger sufrieron el modelado a causa del intemperismo causado por acción del agua y el viento.

Actualmente la SMOr es una cadena de sierras orientadas al NNW-SSE, que se extienden desde el sur de Texas, en el Parque nacional Big Bend, que conecta hacia el Área Natural Protegida de la Sierra de Maderas del Carmen al Noroeste del estado de Coahuila extiendiéndose hacia el SSE, tocando parte noreste del estado de Durango y la parte norte del estado de Zacatecas, después se interna en Nuevo León atraviesándolo por la mitad, domina el SW de Tamaulipas, atraviesa el este de San Luis Potosí, alcanza una porción de la parte Norte del estado de Guanajuato y la Sierra Gorda de Querétaro, de ahí pasa por el NNE de Hidalgo, para posteriormente avanzar por la Sierra Norte de Puebla, y dominar el occidente del estado de Veracruz, para finalmente chocar literalmente con la faja volcánica transmexicana a la altura del Cofre de Perote, dónde finalmente se precipita hacia las zonas costeras, rematando ahí su aparición.

Sierra del Medio Día, Rayones, Nuevo León.

Fuente: Imágenes de Digital Geodata of México Blogspot.

La colosal orogenia que dio origen a la SMOr (Cretácico superior hace 70 ma, hasta la era Cenozoica terciaria hace 40 ma)

Mientras que en el sur, la deformación comenzó hace 93,5 hasta 89,3 millones de años atrás, aproximadamente, la deformación en el noreste fue hace 65 millones de años, en la cual la región dio inicio a un evento tectónico de deformación y convergencia hacia el noreste que se expresó a través de levantamientos y plegamientos del fondo marino, llamado Orogenia Laramide, el cual se prolongó hasta la era cenozoica terciaria hace unos 40 o 50 millones de años, culminando en aquel entonces la formación de la Sierra Madre Oriental.

La llamada Orogenia Laramide, fue un movimiento tectóncio tan violento que provocó una deformación tremenda la cual se manifiestó como un plegamiento y cabalgamiento en la corteza superior con dirección este-noreste del lecho marino. Dicha orogenia provocó consecuentemente la emersión de toda la Sierra Madre Oriental ocasionando las deformaciones, fracturas y fallas (ej. La Falla de San Marcos la cual es un lineamiento estructural regional de mas de 300 Km. de longitud, con un rumbo general WNW que se observa a decenas de kilometros al sur de la ciudades de Monclova y Cuatrocienegas, en la parte central de Coahuila. Se manifiesta como un rasgo topografico sinuoso que coincide con el límite entre el bloque de Coahuila y el Cinturon Plegado de Coahuila, es una falla de basamento con una historia de desplazamiento compleja). Después de la emersión, se volvió a sumergir parte de la meseta central y de la sierra madre oriental debajo del agua con la gran inundación llamada ‘La garra del oso’ (Bear paw). Donde el protogolfo de México se unió a los mares del norte de Europa, ocasionando así los vestigios aun existentes de agua salada y fósiles de animales marinos provenientes de los mares de Europa en el el valle de Cuatrociénegas, tal como lo muestran las imagenes siguientes, dicho lugar es llamado el Valle de la monjas, hace tiempo fue una laguna salda, actualmente es una extensión seca con enormes concentraciones de sal y en cuyas inmediaciónes aún es posible hallar vestigios de pequeñas lagunas salinas dónde habitan crustáceos diminutos llamados Artemias, únicos por su resistencia al calor y la salinidad del agua.

Laguna hipersalina donde habitan los crustáceos llamados Artemias en medio del Gran Desierto Chihuahuense.
Valle de las Monjas, antigua laguna salada, Valle de Cuatrociénegas, Coahuila.

En el sur de la Sierra Madre Oriental la deformación a causa de la orogenia Laramide se llevo a cabo de manera progresiva mientras que en el norte fueron provocadas por la reactivación de estructuras pre-existentes en el basamento en una fase tardía de la deformación.

Mas aún, en el noreste y alrededor de un nucleo de basamento pre-Mesozóico del sur de México, las salientes en el cinturon de pliegues y cabalgaduras fueron influenciadas por el despegue gravitacional de la cobertura sobre estratos blandos (como las llamadas evaporitas o secuencias arcillosas sometidas a grandes presiones). Además de manera general se presentaron complejidades estructurales tales como salientes y vergencias en sentidos diferentes al sentido general de transporte tectónico.

Fuentes:

La SMOr durante la era Mesozóica (251 a 65 millones de años)

Durante el Jurasico superior existían dos supercontinentes: Laurasia y Gondwana, separados por el Mar de Tetis que unía al océano índico con el óceano Atlántico.

 
En aquel tiempo una importante masa de agua se extendía desde las aguas del Polo Norte hasta la península de Yucatán y México, abarcando a su vez la región que ahora abarca la sierra; esto lo demuestra la existencia de fósiles marinos en la zona.

La progresiva separación de los continentes (o de las placas tectónicas por la deriva continental) provocó que el océano Atlántico siguiera ampliándose, este movimiento fue acompañado además por la formación de amplias plataformas y arrecifes que se acumulaban y engrosaban al paso lento del tiempo.

Aunado a lo anterior la velocidad de movimiento con la que incidían las placas oceánicas y continental, en el Pacífico, se incrementó de 6 a 7 cm/año. A la vez, la placa oceánica de Farallón sufrió un cambio en su inclinación a menos de 10° y, como consecuencia, la actividad magmática migró hacia el oriente.

El proceso de lento acumulamiento de capas de material sedimentario que había venido dándose desde el Paleozoico, sufrió hundimientos y levantamientos a consecuencia de estos movimientos tectónicos. En el centro y sur de Mexico, la edad de inicio de la deformación se ligó al cambio abrupto entre la sedimentación carbonatada y siliciclastica (Fms. El Doctor y Soyatal o Morelos y Mezcala) que ocurrio alrededor del Turoniano (En la escala del tiempo geológico, el Turoniano es la segunda época del Cretácico superior, segunda mitad del período Cretácico. Esta etapa se extiende de 93,5 hasta 89,3 millones de años atrás, aproximadamente).